Despliega el menú
Aragón
Suscríbete
última HORA horaAragón confirma 51 contagios, veinte más que hace siete días antesAragón confirma 41 contagios, 11 menos, sin fallecidos

el dinero público

La DGA pretendió blindar a la gestora que fracasó con las firmas participadas antes de denunciarla

Coello fichó a un compañero para diseñar la estructura societaria de capital riesgo de Savia y luego lo contrató para gestionarlaTras el revés, planteó sin éxito contratarlo para administrar la sociedad heredera.

La DGA pretendió  blindar a la gestora que fracasó con las firmas participadas antes de denunciarla
La DGA pretendió blindar a la gestora que fracasó con las firmas participadas antes de denunciarla

El Gobierno de Aragón quiso blindar a la gestora de capital riesgo Möbius ante cualquier reclamación por el descalabro en las seis empresas participadas bajo su control, aunque esto no fue impedimento para que un año después le reclamara sin éxito 23,5 millones de euros en concepto de daños y perjuicios. Justo por lo que pretendía exonerarle antes de liquidar Savia Capital Atracción, en la que la DGA tenía el 41,75% de las acciones y que presidía el ex consejero delegado de la Corporación de Empresas Públicas de Aragón, Santiago Coello.

Un laudo arbitral no solo evidencia la ocultación de la quiebra de parte de las firmas participadas por esta sociedad mixta, sino la actitud demostrada por la Administración y, especialmente, por Santiago Coello. En los 87 folios de la resolución, fechada el pasado 19 de noviembre, se hace constar que Coello fichó a un compañero, José Luis Cayuela, con el que estudió Económicas en Zaragoza y más tarde trabajó en una consultora, para diseñar la estructura societaria de Savia y más tarde lo contrató para gestionar directamente una de las 'divisiones': Savia Capital Inversión.

Y tras el fracaso empresarial, que supuso perder los 18,8 millones de euros invertidos en las empresas CAG, Vitro Teruel, Poliamidas, Athenia, Aegis y Zitralia entre 2005 y 2008, planteó de nuevo contratar a Cayuela. Esta vez como administrador único de Inverzona, la sociedad creada tras la liquidación de Savia Capital Atracción. Y se destaca la "relación personal" de Coello con el consejero delegado de Möbius "al ser compañeros de Universidad y de trabajo durante un periodo de tiempo en Ernst & Young". Este diario intentó ayer sin éxito hablar con Coello.

El primer contrato entre Cayuela y la DGA se remonta al año 2003, cuando el entonces secretario general técnico de la Consejería de Economía, Santiago Coello, le fichó, a través de Intuitio Group, para asesorar al Gobierno "con el diseño e implantación de un programa de capital riesgo en Aragón". Y con la base del informe de Cayuela y de su equipo, la DGA creó la estructura de Savia Capital Inversión, con sus distintas sociedades, entre ellas Savia Capital Atracción.

Sin experiencia en capital riesgo

Un año después, el 16 de diciembre de 2004, se decidió contratar de nuevo los servicios de Cayuela, en esta ocasión ya como consejero delegado de Möbius, para captar empresas estratégicas a través de Savia Capital Atracción. El laudo no deja lugar a la duda de que los accionistas de Savia (la DGA, Ibercaja, CAI, Multicaja, Cajalón y Caja Rural de Teruel) y su consejo de administración eran "conocedores" de la experiencia de los gestores de Möbius, aunque como empresa de reciente creación (en 2003) la de Savia iba a ser "su primera experiencia en capital riesgo".

Entre 2005 y 2008 se suceden las polémicas inversiones en las seis sociedades participadas, que acaban con unas pérdidas millonarias, desviaciones y presuntas estafas y desfalcos. Los consejeros delegados de dos de las empresas, Vitro Teruel y Athenia, acabaron en los tribunales acusados por distintos delitos.

El descalabro acabó con la liquidación, quiebra o desinversión en todas las empresas y por tanto "el agotamiento o fin del objeto del contrato". Ya no quedaban sociedades que gestionar en 2008, y se responsabiliza a la sociedad de las decisiones tomadas. "Pese a los esfuerzos de la demandante (Inverzona, la sociedad heredera de Savia) por intentar acreditar lo contrario, resulta palmario que no acordó resolver el contrato de gestión por incumplimiento de Möbius", incide el laudo.

Solo consta, en el consejo del 22 de febrero de 2008, las "desavenencias" de los consejeros de Ibercaja con unas gestiones de Möbius, aunque nunca se habían puesto 'peros' a su labor durante tres años.

De hecho, en el escrito de conclusiones de Möbius destaca que con la prueba practicada quedó acreditado "con contundencia" que Coello negoció la extinción del contrato en un acuerdo amistoso por el que renunciaban ambas partes a exigir responsabilidades. Y Möbius sostuvo que se negoció "durante semanas", en la que también se trató la propuesta de que su consejero delegado, José Luis Cayuela, asumiera la administración única de la sociedad heredera, Inverzona, "a través de una sociedad constituida ad hoc".

Ambas cuestiones se trataron en el consejo de administración celebrado el 6 de mayo de 2008, cuya acta fue aportada al litigio arbitral, aunque finalmente el blindaje de Cayuela y su posterior fichaje, el tercero con el Gobierno de Aragón, no salió adelante.

De hecho, el laudo firmado por el abogado madrileño Ernesto Benito apunta que la "no oposición" de Möbius a la resolución del contrato que mantenía con Savia Capital Atracción pudo deberse al hecho de que Coello, "al parecer, iba a proponer al propio señor Cayuela para continuar como administrador único de Inverzona".

Etiquetas