Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

LA JUGADA MÍNIMA SERÁ DE UN EURO

Las empresas de apuestas tendrán que depositar una fianza de un millón para establecerse en Aragón

Aprueba una norma que legaliza la apuesta presencial y por internet sobre deportes, competiciones y casi cualquier actividad.

Las empresas de apuestas tendrán que depositar una fianza de un millón para establecerse en Aragón
Las empresas de apuestas tendrán que depositar una fianza de un millón para establecerse en Aragón

Cualquier aragonés podrá apostar legalmente en estadios, pabellones deportivos y locales autorizados sobre cualquier competición y casi cualquier actividad, a excepción de la política, la religión o acción delictiva o que atente contra derechos de la persona. Así se establece en el reglamento que aprobó ayer el Gobierno de Aragón, que pone fin al limbo legal de las apuestas que, además de generar pingües beneficios a empresas radicadas en paraísos fiscales, no garantizan la máxima seguridad jurídica, fiabilidad y transparencia que dará la norma.

La Comunidad sigue el ejemplo de Madrid, País Vasco y Navarra, las únicas que han regulado el sector, aunque su reglamento es más restrictivo al impedir las apuestas en los bares (como sí se autorizó a los hosteleros vascos y navarros) y más garantista con los menores y las personas que se han prohibido jugar, apuntándose a un registro oficial que les impide el acceso a salas de juego.

El objetivo es regular fundamentalmente las apuestas deportivas, que están en auge y atraen a unos 340.000 jugadores en España, según fuentes del sector. El juego 'on line' (como el póquer) no se ha incluido, aunque un anteproyecto de ley nacional, cuyo periodo de exposición pública terminaba ayer, sí lo hace. Para ello, el gobierno PSOE-PAR se ha acogido a las competencias exclusivas en la materia que le otorga el Estatuto para regular la actividad que se desarrolle "exclusivamente en Aragón".

Cualquier empresa que pretenda operar en Aragón deberá disponer de una autorización y cumplir para ello estrictos requisitos, entre los que destaca la necesidad de contar con un capital social mínimo desembolsado de un millón de euros y depositar una fianza de otro millón. Además, deberá garantizar su solvencia técnica, económica y financiera. "Le hemos dado mucha importancia a la solvencia técnica, porque se trata de apuestas a través de sistemas interactivos y electrónicos que requieren de un servidor central conectado con terminales", explicaron fuentes de la Consejería de Política Territorial, Justicia e Interior.

Cualquier aragonés podrá jugar desde un mínimo de 1 euro en más de 50 deportes que una de las empresas implantadas en España y que pretende hacerlo en Aragón, Sportium, permite apostar con 250.000 combinaciones diferentes. Y en el caso de que las firmas lo ofrezcan, podrán hacer su 'quiniela' sobre los resultados de Eurovisión o el color del vestido que lleve la princesa Letizia en la boda de Guillermo de Inglaterra.

Los boletos o resguardos deberán ser indelebles al agua y llevar impreso, entre otra información, la hora, el día y año de formalización de la apuesta, así como el premio o importe a percibir. Para su cobro se dispondrá de un plazo de tres meses y los datos del ganador se comunicarán a la Administración en el caso de superar los 3.005 euros.

Los jugadores tendrán la posibilidad de apostar por internet o acudir a los centros autorizados. Y como tales se entienden los salones de juego, los bingos y casinos ya implantados en la Comunidad, las casas de apuestas que se abran a partir de ahora y los recintos en los que se celebren acontecimientos deportivos o de competeción. Así, el estadio de la Romareda podría disponer de un área habilitada con terminales para apostar mientras juega el Real Zaragoza, como ya permite el Real Madrid en el Bernabéu. Pero siempre con la precetiva autorización de la DGA, que velará por que se cumplan todos los requisitos establecidos.

La lista es larga y detallada y establece desde el número de terminales (cinco por local y en el caso de recintos deportivos, uno cada 500 plazas de aforo) hasta la instalación de pantallas o paneles electrónicos que permitan conocer el estado de las apuestas y el seguimiento de los acontecimientos objeto de las mismas.

Las casas de apuestas deberán tener una superficie mínima de 50 metros cuadrados y la posibilidad de ofrecer servicios de restauración. Además de un número máximo de terminales también limitará a dos las máquinas recreativas que se puedan instalar. Y no se permitirá que abran dos locales a una distancia igual o inferior a 300 metros.

Las citadas fuentes de la Consjería de Política Territorial indicaron que han limitado las zonas de apuestas para garantizar mejor que los menores no puedan acceder, al igual que las personas que lo tienen prohibido. "En principio, supone un mayor control. A diferencia de los bares del País Vasco y Navarra, para acceder habrá que identificarse y registrarse como se hace en los salones de juego, bingos y casinos", destacaron.

Abiertos 18 horas ininterrumpidas

El horario de apertura será muy amplio, de diez de la mañana a cuatro de la madrugada, aunque en los recintos de competición se limitará al horario durante el que se celebre el acontecimiento.

En todos los locales y zonas de apuestas se deberá instalar en un lugar visible del servicio de admisión que la práctica abusiva puede crear adicción. Y la misma advertencia constará de forma redudante en los terminales.

En el caso de las apuestas 'on line', las empresas permitirán a los jugadores formalizarlas mediante el empleo de la firma electrónica o mediante otros medios análogos que sirvan para acreditar la identidad. Y como en el caso de las jugadas presenciales, los operadores tendrán la obligación de establecer un registro que garantice "en todo caso" que los menores y las personas inscritas en los registros que les prohibe jugar. Además, los portales electrónicos deberán incluir "de forma clara" las citadas prohibiciones de participación.

El Gobierno de Aragón pretende que esta actividad sea lo más segura posible, al realizarse en soporte electrónico, por lo que las empresas tendrán la obligación de homologar "los sistemas, los elementos y material de juego de las apuestas" previa a la puesta en funcionamiento.

Las citadas fuentes oficiales hicieron especial hincapié en los requisitos técnicos que deberán cumplir, como la necesidad de contar con un servidor central de apuuestas con una conexión informática "segura y compatible" con los sistemas informáticos de la DGA.

Este último requisito es esencial para la supervisión de la actividad, ya que los inspectores tendrán potestad de hacer un control y seguimiento en tiempo del real "del desarrollo de las apuestas, de las cantidades apostadas y de los premios otorgados". Este mismo personal podrá acceder sin ningún tipo de limitación a los locales.

Etiquetas