Despliega el menú
Aragón

VIVIENDA- ARAGÓN

La DGA dobla la reserva mínima de VPO para gran parte del entorno de Zaragoza

Una veintena de municipios del área metropolitana, junto a un número similar en las provincias de Huesca y Teruel, deberán guardar un 30% del suelo urbanizable para este fin.

Gran parte del entorno de Zaragoza deberá reservar un 30% como mínimo de su suelo urbanizable para vivienda protegida. Así lo marca la orden del Gobierno de Aragón con la que se aplica la Ley del Suelo estatal aprobada en mayo del año pasado. El documento ofrece además una lista de las localidades consideradas de relevancia territorial, casos especiales que al menos tendrán que guardar un 10,10% para VPO pese a tener menos de 3.000 habitantes.

Esta cifra de población es una de las fronteras que marcan la ley: todos los que la superen deberán reservar el 30% de suelo edificable para pisos protegidos, 10 puntos por debajo de lo que se obliga a las tres capitales.

Sin embargo, hay excepciones, sobre todo en el área metropolitana de la capital. Así, Alfajarín, Cadrete, Cuarte, El Burgo, Fuentes, La Joyosa, La Muela, La Puebla de Alfindén, María de Huerva, Pastriz, Perdiguera, Pinseque, San Mateo, Sobradiel, Torres de Berrellén, Villamayor y Villanueva de Gállego deberán atenerse al 30% mínimo. Por contra, se quedan fuera localidades como Nuez o Villafranca, también próximas a Zaragoza.

En las otras dos provincias, además de los municipios que superan los 3.000 vecinos tendrán que respetar el límite marcado Almudévar, Chimillas, Igriés, Quicena, Tierz, Vicién -en Huesca- y Albarracín -en Teruel-.

En principio, la nueva ley marca que las localidades de menor tamaño tienen libertad para fijar las cuotas de vivienda protegida, pero deja a las administraciones autonómicas la capacidad de establecer una declaración de relevancia territorial para determinados casos. En Aragón, hay una treintena de municipios obligados a reservar al menos el 10,10% del suelo urbanizable para VPO. En estos puntos, se juntan dos factores: la ausencia de una demanda de vivienda protegida muy elevada y la dificultad de los habitantes actuales para encontrar pisos asequibles, generalmente por su atracción turística o por su proximidad a la capital.

Estas localidades son: Ateca, Calatorao, Daroca, Figueruelas, Gallur, Jaraba, Maella, Mequinenza, Novallas, Nuez, Pina, Quinto y Ricla en la provincia de Zaragoza; Ansó, Benasque, Borau, Canfranc, Castejón de Sos, La Puebla de Castro, La Sotonera, Laspaúles, Panticosa, Sahún, Sallent de Gállego, Seira, Villanúa y Yésero en Huesca; y Albalate del Arzobispo, Alcalá de la Selva, Monreal del Campo y Valderrobres en Teruel.

Los cambios de la Ley del Suelo

La Ley del Suelo entró en vigor en julio del año pasado. Introduce importantes modificaciones respecto a la legislación de 1999, más allá del incremento en la reserva mínima de VPO. Destaca la obligación de los ayuntamientos de ofrecer un modelo claro de evolución urbana en los planeamientos que impulse, incluso los vigentes, para desarrollar suelo urbanizable no delimitado. Y se rompe con la filosofía del "todo urbanizable".

Se crean por otro lado unos sectores de suelo concertado, en los que el acuerdo entre las administraciones local y autonómica y la iniciativa privada servirá para agilizar los procesos de planificación y gestión urbanística, una demanda de los ayuntamientos. También se acelerarán los plazos en los procedimientos expropiatorios.

Etiquetas