Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

2011, EL AÑO QUE NOS VIENE

Las familias notarán más la crisis por la subida de los precios y los recortes sociales

El encarecimiento de la energía o el transporte agravará en 2011 los problemas de las economías familiares, que además verán cómo se reducen las ayudas públicas.

Si alguien quiso ver en 2011 el año en que los brotes verdes empezarían a asomar, se habrá dado de bruces con una realidad económica que solo invita al pesimismo. Los severos ajustes en materia social y las acusadas subidas de precios que caerán en cascada en cuanto los aragoneses superen la medianoche del viernes, auguran un año en el que las economías familiares sufrirán más aún si cabe una crisis que sigue alimentando el desempleo y la contención (cuando no recorte) en materia salarial. 2011 será un año en el que habrá que pagar más con menos.

El susto mayor para el consumidor lo dio el lunes el secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, que anunció que a partir del sábado la luz subirá un 9,8%. Provocó una auténtica rebelión entre las asociaciones de consumidores, que calificaron el porcentaje de auténtico “despropósito”. En total, 17 millones de usuarios en España, 625.000 en Aragón, se verán afectados por la medida, que se suma a los incrementos que ha sufrido la electricidad en los últimos años. Las asociaciones de consumidores dan datos: en 2011 se pagarán 220 euros anuales más por la luz que en 2007.

Pero el ciudadano medio no solo se tendrá que apretar el cinturón para afrontar la nueva tarifa eléctrica: el gas se eleva un 3,9%, el AVE se encarece un 2,3% y los cercanías, un 3,l%. Y el precio de la gasolina está llegando a niveles máximos. En el caso de vivir en Zaragoza capital, el incremento del precio del autobús urbano, de un 4,5% de media, o del taxi, un 3,5%, agravarán aún más las dificultades de la economía familiar. De la mayoría de los precios de servicios públicos, solo las autopistas (1,44%) o el transporte interurbano (1,7%) han optado por la contención en tiempos de crisis.

Pero al roto que van a provocar los precios en las economías familiares hay que sumar los drásticos recortes sociales que está poniendo en marcha el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero para luchar contra el déficit público y calmar a los mercados. 2011 llegará con duros ajustes: los funcionarios verán cómo se congelan sus salarios después del recorte del 5% que sufrieron en junio, se suprimirá el cheque-bebé de 2.500 euros o se eliminará de la ayuda de 426 euros para los parados que hayan agotado su prestación.

Además, no habrá más ayudas fiscales por la adquisición de la vivienda y las administraciones públicas cercenarán en buena medida sus programas inversores. Por lo tanto, 2011 empezará cuesta arriba, con el cinturón tan ajustado que, de momento, no habrá margen para brotes verdes.

Etiquetas