Aragón
Suscríbete

EN FRANCIA

La completa modernización de la línea ya es visible entre Olorón y Pau

Aquitania y el Gobierno galo invierten 35 millones en esta actuación que se inaugurará a fin de año. La previsión es reabrir después el tramo entre Bedous y Olorón.

La nueva vía de hormigón está ya instalada en Ogeu-les-Bains.
La completa modernización de la línea ya es visible entre Olorón y Pau
F. REBILLARD

Mientras la línea internacional Canfranc-Pau languidece en España, el tramo francés muestra una imagen muy distinta gracias a las obras de modernización en marcha entre Olorón y Pau. El único tramo en explotación en la vertiente gala se está renovando por completo a lo largo de sus 34,8 kilómetros con el objetivo de recortar el viaje entre 30 y 40 minutos. El Consejo Regional de Aquitania, el Gobierno francés y la Red Ferroviaria de Francia (RFF, el homólogo galo del ADIF) han destinado 35 millones de euros a esta inversión, que estará lista a finales de año.

Estos trabajos serán solo un primer paso en el compromiso existente al otro lado de los Pirineos: el presidente de Aquitania, Alain Rousset, está decidido a reabrir el ferrocarril entre Olorón y Bedous, para lo que invertirá el próximo año cerca de 30 millones de euros en el saneamiento de la plataforma y la renovación de la vía. Los trabajos previos, con el desbroce de la maleza del corredor, se acometieron el año pasado y se completaron con sondeos sobre el estado de la infraestructura.

El secretario del Comité francés para la Reapertura de la Línea Olorón-Canfranc (Creloc), François Rebillard, destaca que desde el pasado 20 de julio se ha empezado a sustituir las viejas traviesas de maderas por otras de hormigón, a la altura de Ogeu-les-Bains. La empresa contratista, Colas Rail, cambiará más de 60.000 traviesas, al igual que los viejos raíles, que instaló en los años 30 del siglo pasado la desaparecida Compañía Ferroviaria de Midi. La vía descansará sobre 100.000 toneladas de balasto, aunque se llegará a aprovechar un 30% de la piedra existente en la plataforma ferroviaria, según se recoge en la página web de Creloc.

Mejora de los túneles

Las actuaciones en el tramo suponen también la mejora de los 32 pasos a nivel existentes y el saneamiento de las trincheras y taludes por las que discurre la línea. Además, se remozarán los túneles para que haya gálibo suficiente para la instalación de catenaria de la tensión acordada con España (25.000 voltios, la misma que alimenta las líneas de alta velocidad), lo que garantizará su posterior explotación tras la reapertura del túnel.

Rebillard incidió en que la SCNF (la compañía ferroviaria homóloga a Renfe) explotará el tramo con automotores diésel de Alstom de menos de diez años, capaces de circular a 140 km/h y dotados de aire acondicionado. Este material será más que suficiente para la línea, que tras su renovación permitirá que los convoyes puedan alcanzar los 100 km/h.

El secretario de Creloc apuntó que la región de Aquitania acometerá después la reapertura de la vía entre Olorón y Bedous. Sus 25 kilómetros se cerraron en junio de 1980, una década después del paso internacional tras el descarrilamiento de un convoy. Si se cumple la previsión, estará de nuevo en servicio a finales de 2011, con sus tres grandes viaductos y seis túneles.

Etiquetas