Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

AGUA

La CHE plantea dotar de abastecimientos alternativos a los municipios con problemas

El suministro de agua de boca de calidad sigue sin estar garantizado en muchos pequeños núcleos de la cuenca

La Confederación Hidrográfica del Ebro considera que el abastecimiento de agua de boca a los grandes núcleos de población de la cuenca pueden considerarse, con carácter general, "plenamente garantizado". No obstante, también reconoce que un número "relativamente elevado" de pequeñas localidades siguen teniendo problemas de cantidad y de calidad, sobre todo en épocas de sequía. Para estos municipios, la CHE recomienda buscar fuentes de suministro alternativas mediante captaciones subterráneas.

"Al depender de captaciones en pequeños manantiales o acuíferos de escasa potencia, los pequeños núcleos de la cuenca son bastante vulnerables a las condiciones de sequía -explican los técnicos de la Confederación en el documento preparatorio del nuevo Plan Hidrológico del Ebro-. Por ello, durante la reciente sequía de 2005, 120 núcleos sufrieron fuertes restricciones y 60 tuvieron que ser abastecidos mediante camiones cisterna".

En cuanto a los problemas de calidad del agua de boca, el esquema de temas importantes de la cuenca detalla que la situación es "muy variable". En la demarcación pueden encontrarse desde sistemas que suministran caudales subterráneos sin ningún tipo de tratamiento hasta grandes núcleos -como los del eje del Ebro- que deben someter sus aguas a fuertes procesos de potabilización que reduzcan parámetros como la salinidad, los niveles de nitratos y plaguicidas...

No obstante, la CHE recuerda que, de las 146 captaciones de agua destinadas a abastecer a núcleos de 500 o más habitantes que existen en la demarcación, el 16% necesitan mejorar su calidad. "Esta situación cambiará, previsiblemente, en cuanto entre en funcionamiento el nuevo abastecimiento a Zaragoza y su área de influencia -auguran los técnicos-. Sin contar esa zona, el porcentaje (de aguas de mala calidad) baja al 3%".

El documento preparatorio del nuevo plan de cuenca expone que en la demarcación del Ebro viven 3.050.000 habitantes, de los cuales casi dos millones se integran en alguno de los grandes sistemas de abastecimiento que proveen de agua a agrupaciones de más de 20.000 vecinos.

Grandes sistemas y soluciones

Esos grandes sistemas cuentan con "amplias" garantías de suministro, según la CHE, con la excepción del que abastece a Vitoria y al Gran Bilbao gracias a un trasvase desde el Zadorra. El esquema de temas importantes de la demarcación recuerda que ese sistema entra en crisis "cíclicamente". El documento también subraya que Huesca ha padecido episodios de sequía en los últimos años, aunque las medidas adoptadas "parecen haber alejado los riesgos de desabastecimiento". Por último, la CHE cita otro trasvase, el del Campo de Tarragona, que empieza a padecer insuficiencias de caudal en verano debido a la elevada demanda estacional.

El objetivo que se marca el futuro Plan Hidrológico del Ebro es satisfacer todas las demandas de abastecimiento urbano de forma sostenible prestando especial atención a las de los pequeños núcleos que siguen teniendo problemas, todo desde una perspectiva de sostenibilidad en los usos del agua.

Para lograrlo, la Confederación plantea terminar diversos abastecimientos que ya están en obras o en fase de tramitación. Entre todos ellos destaca la traída de aguas de Yesa a Zaragoza y su entorno, pero también se citan el suministro a la Mancomunidad de Lérida desde Santa Ana, el de Alcañiz desde Calanda, el de Huesca desde Montearagón, el de las poblaciones del Bajo Jiloca desde el Lechago...

A esas grandes inversiones se les unen las pequeñas actuaciones llevadas a cabo por las distintas administraciones para crear tomas alternativas y complementarias que mejoren las garantías de suministro.

Aprovechar los acuíferos

Además, el documento preparatorio del plan de cuenca expone la necesidad de buscar fuentes alternativas de suministro con aguas subterráneas para aquellas localidades con problemas de cantidad o de calidad en su abastecimiento.

"A priori, a falta de realizar estudios concretos, se considera recomendable estudiar los abastecimientos alternativos para aquellos conjuntos de municipios que hayan tenido problemas en recientes épocas de sequía -añade el esquema de temas importantes-. De forma general, deberían considerarse las zonas del Alto Jalón, el Campo de Borja y Tarazona, la Litera, el Maestrazgo, el Guadalope, el Guadalopillo, el Aguas Vivas, el Alhama, el Cidacos, el Alto Tirón...".

Para aquellas localidades que se abastecen con agua de baja calidad por su alta concentración de nitratos también se propone analizar posibles suministros alternativos procedentes de acuíferos calcáreos. En este caso, la CHE solo cita el Jiloca y el Bajo Oja.

De las 2.500 captaciones de agua que abastecen a las poblaciones de la cuenca del Ebro, 1.800 son superficiales, pero solo absorben el 10% del consumo. Del resto de medidas propuestas por la Confederación destacan la creación de reservas estratégicas para nuevos desarrollos urbanos y el fomento de planes de abastecimiento mancomunado.

Etiquetas