Despliega el menú
Aragón

POLÍTICA

Joaquín Leguina acusa a Iglesias de querer apropiarse el Ebro

El ex presidente de la Comunidad de Madrid arremete contra el jefe del Ejecutivo aragonés -y su compañero de partido- por su oposición al anterior Plan Hidrológico Nacional y defiende que los trasvases "son de izquierdas".

El ex presidente de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina criticó este jueves al presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, al que acusó indirectamente de querer apropiarse del río Ebro, que es "de todos los españoles" destacando, además, que los trasvases son "de izquierdas" en el sentido de que se "reparte el agua".

En una entrevista con Telemadrid, el socialista señaló que la política hidráulica "se acaba con cualquier plan hidrológico". "El otro día leo en el periódico que cuatro pueblos de Cataluña están sin agua y que el presidente de la Comunidad Aragonesa 'permite' que se les dé agua del Ebro. Pero, ¿es que el presidente es el dueño del Ebro?", denunció.

A su juicio, el dueño del río Ebro "son todos los españoles" y quien puede permitir el trasvase es el Gobierno. "Este gobierno acaba con cualquier posibilidad de plan hidrológico de la mano de no se qué ecologistas y dice que 'los embalses y los trasvases son de derechas y las desoladoras de izquierdas'", criticó.

En este sentido, subrayó que él es de izquierdas y que no ve "ningún defecto en hacer trasvases". "Los trasvases son de izquierdas en el sentido de que reparten el agua, ¿o es que el agua es para donde llueve? El Ebro no es de los aragoneses y mucho menos del presidente de Aragón", concluyó.

Preguntado por la España de las Autonomías, Leguina señaló que el problema que tiene el sistema autonómico español es "doble" y que el primero tiene que ver con los "nacionalistas". "Como diría Ortega en las Cortes: 'Hay que conllevarse' pero, claro, conllevarse quiere decir que nosotros nos llevamos con ellos y ellos con nosotros", afirmó.

Así, aseguró que los nacionalismos han matado "más gente que las bombas atómicas", por lo que se preguntó por cómo no va "a odiar a ideologías asesinas" si bien puntualizó que con esto no quiere decir que todos los nacionalismos lo sean "pero la historia de la humanidad está llena de esto".

El segundo problema, en su opinión, es que los "no nacionalistas están dispuestos a emularles hasta donde lleguen". De hecho, señaló que ya lo dijo un consejero de Andalucía en el debate de las reformas estatutarias: 'Andalucía no es menos que nadie' y "tiene toda la razón", apuntó.

En la misma dirección, apuntó que el nacionalismo tiene su explicación "por el diferencialismo" y el "afán de aislar al adversario", que a él le parece que es el PP, "como sea y con quien sea". Para Leguina es "peligrosísimo" aislar a un partido con 10-12 millones de votos haciendo alusión al franquismo. "Puede ser útil para aglutinar a los tuyos pero (decir) que hay 12 millones de españoles que votan a los franquistas...", añadió.

"Estaríamos perdidos, sería un fracaso histórico", apuntó, al tiempo que criticó la idea de hacer "gobiernos de progreso", de pactar con ERC, con el bloque nacionalista gallego... con gente con la que, afirmó, "no iría ni a misa ni a tomar un café porque es gente que quiere destruir el Estado".

"Nosotros, que somos socialistas y que pensamos que el único recurso que nos permite la libertad y las políticas de izquierdas es el Estado, ¿cómo te vas a aliar con gente que quiere destruir el Estado?", apostilló.

Etiquetas