Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Investigadores aragoneses crean un museo inteligente guiado por un robot

Un equipo del Instituto de Ingeniería I3A ultima el prototipo de esta galería del futuro.

Investigadores aragoneses crean un museo inteligente guiado por un robot
Investigadores aragoneses crean un museo inteligente guiado por un robot
RAFAEL GOBANTES

Un museo inteligente que se adapta a las características de cada visitante, con personajes virtuales que guían por las salas y con obras de arte capaces de responder a las dudas que les plantean quienes las observan. Esta es la pinacoteca del futuro y su nacimiento se gesta en Huesca. En el Parque Tecnológico Walqa, un equipo multidisciplinar de investigadores del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) trabaja desde hace un año en el diseño y desarrollo de esta galería inteligente (llamada e-Museum) que combina las más avanzadas tecnologías de la información y la comunicación con la robótica y las realidades virtual y aumentada.

El proyecto se encuentra en su fase inicial y se prevé tener un prototipo operativo a mediados de este año. Cuando sea una realidad, permitirá al turista llegar a un museo y que este se adapte a sus características para ofrecerle una visita a la carta. ¿Cómo lo hará?

Cuando la persona entre en la galería, se topará con un mostrador en el que le darán un localizador, que permite al museo inteligente saber dónde se encuentra el visitante (gracias a unos sensores instalados por las salas). En este punto, el interesado podrá elegir si prefiere una visita guiada o por libre. Si opta por la primera, se le acercará un robot con una pantalla en la que aparecerá la cara de personaje virtual. Este avatar se presentará y le preguntará dónde quiere ir o qué obra quiere ver. Bastará con decirle un lugar para que el robot le lleve. Se le podrán hacer también preguntas sobre otras localizaciones dentro del museo.

La máquina dejará al visitante frente a la obra de arte solicitada. Allí, junto al cuadro o a la escultura, la persona verá una pantalla con otro avatar. Este personaje será un experto en la materia y responderá cualquier pregunta sobre la obra, el autor, el estilo...

Tanto el robot como el avatar experto en arte tienen instalados sistemas de reconocimiento de voz que procesan lo que el visitante dice y lo traducen en comandos que a su vez se convierten en órdenes.

El visitante tendrá la oportunidad también de disfrutar de las ventajas de la realidad aumentada, que consiste en añadir información sobre una imagen real para enriquecer al usuario. Por ejemplo, si a una escultura le falta la cabeza o un brazo, se podrá ver una recreación en tres dimensiones de esa parte que no tienen.

Será extensible a otros proyectos

En todos estos elementos trabajan cuatro grupos de investigación: Robótica, Percepción y Tiempo Real; Tecnologías de las Comunicaciones; Tecnologías Fotónicas, e Informática Gráfica Avanzada. "En Walqa se integran todas estas tecnologías y se trabaja en crear un prototipo para el e-Museum. Es un proyecto de colaboración que será extensible a otros proyectos", explica Luis Montano, responsable de los laboratorios del I3A en Walqa e investigador principal del grupo de Robótica, Percepción y Tiempo Real.

La financiación de la I+D corre a cargo de la Consejería de Ciencia, Tecnología y Universidad y del Instituto Aragonés de Fomento. Además, los grupos participantes aportan financiación de otros proyectos nacionales e internacionales, que sustentan también las líneas desarrolladas en Walqa. En total, se destinan unos 3 millones de euros en el periodo 2008-2010. Ese dinero no cubre solo el e-Museum, sino que se destina también a otros proyectos desarrollados por los investigadores del I3A en Walqa. El objetivo es desarrollar las líneas de investigación en las que allí se trabaja y, a largo plazo, crear un laboratorio de Inteligencia Ambiental.

El robot guía. Si el interesado elige hacer una visita guiada, le buscará y acompañará un robot (el de la imagen no es el definitivo) con una pantalla en la que aparecerá la cara de un personaje virtual. El visitante puede preguntar al robot sobre la ubicación de los cuadros o cualquier cuestión de localización. Este le responderá y llevará hasta allí.

El equipo. De pie y de izda. a dcha., Toni Valdovinos, Vanessa Bataller, Jesús Aísa, Guillermo Blasco, Juan Diego Rosas, Antonio Muñoz, Luis Montano, Eduardo Viruete, Javier Lafuente, Asier Villafranca, María Muñoz, Francisco Javier Sierra, Juan Barberán, Daniel Lite, Miguel Cabezón, Adolfo Arguedas y José Luis Villarroel. Agachados, de izda. a dcha., Juan Chóliz, Cruz Almolda, Diana Ruiz y María Gil.

El avatar experto en arte. Al lado de cada cuadro o escultura habrá una pantalla, en la que un personaje virtual resolverá las dudas artísticas que se le presenten al visitante. En este dispositivo se pueden ampliar partes de la imagen o dar información adicional, emitiendo documentales o vídeos relacionados con el autor, por ejemplo.

Etiquetas