Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

PRETENDÍA ATENTAR EN MADRID

Ingresa en Zuera un etarra que participó en la 'caravana de la muerte'

Igor Martínez de Osaba, que conducía una de las furgonetas, llegó el pasado 29 de julio desde Pontevedra a la prisión zaragozana

Llegada de Igor Martínez a la Audiencia Nacional en 2003 para ser juzgado por sus delitos
Ingresa en Zuera un etarra que participó en la 'caravana de la muerte'
EFE/ÁNGEL DÍAZ

El etarra Igor Martínez de Osaba Aguirre fue 'acercado' el pasado 29 de julio desde la cárcel pontevedresa de A Lama hasta la prisión de Zuera, según confirmaron a Europa Press fuentes penitenciarias. Este individuo era uno de los conductores de una de las dos furgonetas bomba cargadas con 1.700 kilos de explosivos, localizadas en la provincia de Zaragoza en diciembre de 1999 y con las que ETA pretendía atentar en Madrid en la conocida como la 'caravana de la muerte'.

La prisión aragonesa, junto a Villabona, en Asturias, son los dos centros principales donde, al parecer, se mezclan presos contrarios a la 'lucha armada', críticos con la actual dirección de la banda, con otros reclusos de los denominados 'duros'. Un extremo que desde el Ministerio del Interior siempre se ha desmentido.

En los últimos meses, la cárcel de Zuera ha recibido a abanderados del fin de la violencia, caso de José Luis Urrusolo Sistiaga o Carmen Guisasola, ambos expulsados de ETA. La intención de Interior es que las posiciones favorables a acabar con el terrorismo se extiendan entre el colectivo de más de 600 presos de la banda encarcelados en España. Ahí se enmarca la política de acercamientos y alejamientos a cárceles del País Vasco que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconoció el 10 de diciembre de 2008.

Igor Martínez, de 36 años, fue detenido el 9 de noviembre de 2000. La Audiencia Nacional le condenó a 22 años de prisión el 5 de marzo de 2003 tras aceptar un acuerdo de conformidad entre su defensa y la Fiscalía por medio del cual el etarra admitía ser integrante del ‘comando Basurde’ y que el 19 de diciembre se trasladó a Francia junto a los también etarras José María Novoa y Alicia Sáez de la Cuesta.

En el país galo se les entregó una furgoneta Citroën Jumper con 1.300 kilos de explosivos como cloratita, dinamita y amonita, con el sistema eléctrico de ignición. Asimismo, les entregaron una furgoneta Peugeot Boxer con algo más de 1.000 kilos del mismo material explosivo. Ambos vehículos debían estacionarlos al día siguiente en Madrid.

Esta operación, diseñada por la banda tras la ruptura de la tregua trampa de 1998, fue conocida como la 'caravana de la muerte'. Con ella, ETA pretendía un gran atentado en Madrid emulando a la banda terrorista irlandesa IRA, cuando en marzo de 1993 perpetró un ataque de grandes magnitudes en Londres en un momento en el que las negociaciones sobre el conflicto en Irlanda del Norte atravesaban una fase delicada.

En torno a 20 etarras en Aragón

 

En Zuera, Martínez de Osaba _-condenado también a 29 años de cárcel por asesinar en 1998 al guardia civil Alfonso Parada Ulloa- coincidirá con otros miembros de la banda trasladados durante el verano, precisaron las mismas fuentes. Se trata de Aitor Bores Gutiérrez e Iñaki Garcés Beitia, compañeros suyos durante los años noventa en el ‘comando Araba’ de ETA.

En concreto, Bores fue llevado a Zuera el pasado 9 de julio procedente de Murcia. Detenido el 19 de marzo de 1998, fue condenado por el atentado contra la base militar de Araca (Álava) en mayo de 1997 y por constituir en 1996 el ‘comando Araba’, en el que también militó Garcés Beitia, de 45 años. Este etarra se encuentra en la cárcel zaragozana desde el pasado 30 de junio procedente de la prisión de A Lama. Detenido el 19 de marzo de 1998, cumple una condena de 25 años.

Se calcula que los etarras retenidos en la prisión zaragozana superan la veintena, entre los que se encuentran algunos ‘históricos’ como Santi Potros, Iñaki Arakama o Rafael Caride ‘Lutxo’, entre otros.


Etiquetas