Despliega el menú
Aragón

NUEVA LEGISLATURA

Iglesias se juega hoy la influencia del PSOE aragonés en el nuevo Gobierno

Reivindicó sus logros ante Zapatero para pedir un Ministerio. Los nombramientos ya anunciados dificultan conseguirlo.

El líder del PSOE aragonés, Marcelino Iglesias, se enfrenta hoy a su primera gran prueba tras las elecciones del 9 de marzo: el presidente José Luis Rodríguez Zapatero anunciará esta mañana los miembros de su Gobierno y se podrá verificar si ha atendido o no la petición de Iglesias de situar a un aragonés en el Consejo de Ministros. Para el empeño, el PSOE aragonés puso tras las elecciones sobre la mesa de Zapatero tres posibles nombres: Víctor Morlán, Eva Almunia y Carlos Ocaña.

Desde esta formación se mostraba ayer hasta media tarde cierto optimismo respecto a lo que podía ocurrir hoy. Frases como "tenemos cierta esperanza", "tenemos algún candidato muy bien situado" se mezclaban con otras más prudentes -"como mínimo tenemos garantizado de nuevo mantener la secretarías de Estado que ya tenemos"- y otras que quitaban importancia a estar o no en el Consejo de Ministros. Sin embargo, conforme avanzó el día y se conocieron algunos nombramientos, el discurso se centró en que Aragón tiene garantizado mantener las secretarías de Estado que ya ostenta. Eso sí, nadie cerró del todo la puerta.

¿Morlán, Almunia o nada?

En la quiniela que se ha mantenido durante todos estos días de aragoneses con capacidad de acceder a un Ministerio se situaba en primer lugar a Víctor Morlán. Actualmente secretario de Estado de Infraestructuras, desde el PSOE aragonés se ha trabajado para que sea el próximo ministro de Fomento. Aunque no sea un comentario políticamente incorrecto, la frase que más se ha comentado es que "si tuviese faldas lo tendría asegurado". En su caso, Iglesias tiene claro que si no opta a ministro de Fomento no compensaba sacarlo de la Secretaría de Estado que ya controla si la opción fuese un ministerio de segundo nivel.

Si prácticamente la mitad de las apuestas se centraban en él, la otra mitad tenían como destinataria a Eva Almunia. Actual consejera de Educación y responsable federal de la Ejecutiva del PSOE en ese área, es la otra apuesta de Iglesias para entrar en el Gobierno. En su caso, tendría a favor la cuota femenina (se anuncian más cambios de mujeres en el Gobierno que de hombres), pero en contra que ella es experta en un área que ya tiene titular. Así, todo indicaba ayer que Mercedes Cabrera seguirá como ministra de Educación y nada hace prever cambios en Cultura.

A media tarde de ayer se explicó que no había ningún alto cargo aragonés que hubiese recibido la llamada del presidente del Gobierno. Aunque aún se mantenía cierta incógnita, se dio ya por casi imposible ya que fuese Almunia y aún se mantuvo alguna posibilidad en Víctor Morlán.

La última vez que Aragón tuvo un representante en el Ejecutivo fue con Juan Alberto Belloch, que rigió los Ministerios de Justicia e Interior durante el último mandato de Felipe González.

Etiquetas