Despliega el menú
Aragón

INFRAESTRUCTURAS

Iglesias se aliará con La Mancha para "buscar soluciones" a la A-40

El presidente rompió su silencio una semana después y anunció que se reunirá con los agentes sociales turolenses y su homólogo Barreda para garantizar una conexión a Madrid

Tras varios días fuera de combate, el presidente aragonés, Marcelino Iglesias, rompió ayer su silencio en relación al carpetazo recibido por la autovía Teruel-Cuenca y anunció que su gobierno luchará por garantizar la conexión de la capital turolense con Madrid, "sin renunciar a que tenga también una con Cuenca". Forzado a mover ficha por la presión social y por sus socios del PAR, que la víspera habían reclamado "soluciones políticas", el socialista anunció que mantendrá el lunes una reunión con los agentes sociales turolenses para buscar alternativas y que tratará de elaborar "una estrategia común" con el Ejecutivo de Castilla-La Mancha.

En un breve encuentro con la Prensa, Iglesias recordó que la conexión entre Teruel y Cuenca, descartada por Fomento por su impacto ambiental negativo, está recogida en "el plan de infraestructuras" y aseguró que su "obligación es buscar soluciones". Para ello, avanzó, ha citado el lunes en Zaragoza a representantes de los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, de la Confederación de Empresarios y de la Cámara de Comercio, así como al presidente de la DPT.

"Quiero hablar con ellos para explicarles lo que pensamos y lo que vamos a hacer", afirmó. Tras el anuncio, los populares lamentaron que el Ejecutivo les dejara fuera y criticaron que excluir al principal partido de la oposición es "un mal comienzo". Iglesias se reunirá además, posiblemente el martes o el miércoles de la próxima semana, con el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, para "buscar soluciones" al informe negativo, que consideró un "obstáculo importante". Barreda ya anunció esta semana que pedirá a la UE la construcción de la A-40.

Visiblemente molesto por las críticas que ha recibido en los últimos días por no plantar cara a Madrid, aseguró que la conexión con la capital española es "un compromiso" que su Ejecutivo quiere garantizar. "Quiero que lo sepa todo el mundo", insistió, al tiempo que subrayó que "la provincia de Teruel es un compromiso que no está en la estratosfera". "Son nuestros compromisos", concluyó.

El PSOE turolense también rompió su mutismo para anunciar que trabajará para buscar alternativas que posibiliten la autovía Teruel-Cuenca, pero advirtiendo que estarán condicionadas al cumplimiento de la legislación medioambiental. El consejero de Presidencia, Javier Velasco, recalcó, además, que, al fijar las prioridades provinciales, la A-40 ocupa un modesto cuarto lugar, tras la A-23, la A-68 y la mejora del ferrocarril.

Javier Velasco señaló que "a priori no hay que descartar la A-40, que está recogida en el PEIT. No nos podemos quedar atascados y hay que buscar las alternativas posibles". El consejero aclaró, no obstante, que si se tratara únicamente de unir Teruel con Madrid la proyectada autovía Monreal del Campo-Alcolea (Guadalajara) sería suficiente, pero reconoció que la A-40 "abre más posibilidades al generar un nuevo corredor estatal". Velasco se mostró cauteloso sobre las posibilidades de la autovía a Cuenca, porque atraviesa un "área muy sensible medioambientalmente", pero dijo que el PSOE turolense "puede y debe" seguir trabajando en esta infraestructura.

El secretario general del PSOE de Teruel, Vicente Guillén, reconoció que existe "inquietud social" a raíz de la declaración de impacto ambiental negativa de la A-40, pero aclaró que, tras la finalización de la A-23, "ahora le toca al Bajo Aragón mejorar sus comunicaciones". Guillén indicó que la "voluntad política" no es suficiente para realizar la A-40 porque "tiene un límite, que es la legislación, tanto nacional como europea". El dirigente socialista, como contrapunto al parón de la A-40, puso "fecha" al inicio de tres infraestructuras que afectan a la provincia: la mejora de la N-330 entre Teruel y Valencia en 2010, la A-68 en 2011 y la autovía Monreal-Alcolea, también en 2011.

Etiquetas