Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Consejo de Gobierno de Aragón

La cultura de las navatas, Bien de Interés Cultural Inmaterial

El Ejecutivo aragonés protege y reconoce una actividad tradicional que constituye parte esencial del patrimonio etnológico aragonés que sigue viva mediante la celebración anual de descensos de navatas.

Europa Press. Zaragoza Actualizada 19/02/2013 a las 16:44
0 Comentarios

El Consejo de Gobierno ha declarado Bien de Interés Cultural Inmaterial la cultura de las navatas, vinculada al transporte fluvial de la madera en Aragón. El Ejecutivo reconoce y protege de esta forma una actividad tradicional que constituye parte esencial del patrimonio etnológico aragonés, que sigue viva mediante la celebración anual de descensos de navatas. 

Aragón cuenta a partir de este momento con tres bienes de interés cultural inmaterial declarados: la trashumancia, la Contradanza de Cetina y la cultura del transporte fluvial de madera. El Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte inició el expediente el pasado mes de julio, sin que se hayan presentado alegaciones.

Dentro del esfuerzo de protección y promoción, la Dirección General de Patrimonio Cultural se ha adherido además al proyecto de candidatura de la cultura del transporte fluvial de la madera para que sea incluida en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Se trata de una candidatura compartida con Navarra, Cataluña y Castilla La Mancha.

Históricamente en Aragón los 'navateros' han transportado la madera de los bosques del Pirineo por el cauce de los ríos hasta Tortosa o Xerta. Aprovechaban el deshielo para llevar los troncos unidos en plataformas --las llamadas navatas-- hasta el Ebro y a través de él hasta la desembocadura.

Las rutas fluviales de la madera han sido la del río Aragón, desde Ansó a través de los ríos Veral, Hecho y Aragón Subordán, la del río Gállego, desde Murillo y Santolaria, y la del Cinca, desde Laspuña y Escalona.

Las navatas se formaban entrelazando los maderos con ramas de sarga trenzada y estaban compuestas por hasta tres tramos que se enlazaban y que los navateros conducían río abajo con la ayuda de remos.

Las últimas navatas llegaron a Tortosa en 1949. No fue hasta los años 80 cuando en el Sobrarbe se comenzó a recuperar esta actividad y a organizar descensos por el Cinca, entre Laspuña y Ainsa, que se han ido extendiendo a otros ríos.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo