Huesca
Suscríbete por 1€

Las navatas de Huesca ya son Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco

El transporte fluvial de madera ha obtenido este reconocimiento tras la candidatura conjunta presentada por España, Alemania, Austria, República Checa, Letonia y Polonia. 

Construccion y descenso de navatas en el Gállego
Construccion y descenso de navatas en el Gállego
Heraldo.es

La maderada, el un transporte fluvial de la madera, ha sido declarada este jueves por la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, tras la candidatura conjunta de España, Alemania, Austria, República Checa, Letonia y Polonia. Esta actividad tiene su origen en la Edad Media, cuando se utilizaban balsas para transportar madera, mercancías y personas utilizando las corrientes naturales de agua. 

Esta tradición está muy arraigada en la provincia de Huesca, donde existen tres asociaciones que organizan otros tantos descensos por los ríos en primavera: Asociación de Nabateros de la Galliguera, Asociación de Nabateros de Sobrarbe y Asociación de Navateros de La Val D'Echo. La cultura de las navatas (nabatas en aragonés) fue declarada recientemente como Bien de Interés Cultural Inmaterial por el Gobierno de Aragón

El consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, acompañado por la directora general de Patrimonio Cultural, Marisancho Menjón, recibe este jueves a las asociaciones de navateros para comentar la resolución de la Unesco emitida hace solo unas horas acerca de la candidatura internacional del transporte fluvial de la madera, Timber Rafting, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

España participa en este proyecto internacional liderado por Polonia, representada por portadores de cinco comunidades autónomas (Aragón, Cataluña, Castilla-La Mancha, Navarra y Valencia), que han trabajado estrechamente con el Ministerio de Cultura y Deporte en la elaboración del expediente. Con esta declaración se reconoce la importancia que tuvo el transporte de la madera por los ríos desde un punto de vista cultural, económico, medioambiental y social.

El Gobierno de Aragón ha felicitado a través de las redes sociales a  las asociaciones de navateros por este reconocimiento, que supone un homenaje a la difícil actividad desarrollada durante generaciones por los madereros del Pirineo hasta bien entrado el siglo XX para transportar la materia prima. Las embarcaciones bajaban por los ríos Aragón, Gállego y Cinca en busca del Ebro, cauce que también recorrían hasta su desembocadura en el Mediterráneo. Los comerciantes vendían su madera principalmente para la construcción de viviendas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión