Huesca
Suscríbete por 1€

Sellados todos los accesos a un edificio de Huesca ‘okupado’ por un colectivo

El Ayuntamiento ha clausurado, con la autorización de la propiedad, el inmueble del centro histórico donde un grupo autogestionado organizaba actividades sin permiso, tras las denuncias de los vecinos.

Ventanas tapiadas en una de las fachadas del edificio okupado en la calle San Bernardo de Huesca.
Ventanas tapiadas en una de las fachadas del edificio okupado en la calle San Bernardo de Huesca.
Javier Navarro

Cerradas a cal y canto. La puerta y las ventanas del edificio situado en el número 13 de la calle San Bernardo, en pleno centro histórico de Huesca, han quedado selladas para que nadie pueda acceder al inmueble, que está deshabitado y donde hace algo más de un año el colectivo autogestionado La Cuquera había establecido un centro social okupa para desarrollar diferentes actividades alternativas de ocio como charlas o conciertos.

La clausura del edificio, que al parecer es propiedad de un banco, se llevó a cabo el jueves 1 de septiembre. Según han indicado algunos residentes en la zona, el personal de las brigadas municipales se encargó de tapiar todos los vanos de las fachadas, incluso los situados en los lugares más inaccesibles.

Desde el Ayuntamiento de Huesca han explicado que, después de recibir quejas de los vecinos por las molestias que ocasionaban, se detectó que en el edificio se realizaban actividades sin la licencia correspondiente. "Tanto el Juzgado como la propiedad dieron autorización a los responsables municipales para llevar a cabo las acciones pertinentes con el objetivo de evitar la realización de estos actos sin autorización", han señalado las mismas fuente. "En consecuencia se ha procedido a la clausura del edificio", han añadido.  

A través de las redes sociales, La Cuquera ha denunciado la actuación del Ayuntamiento, que ha calificado de "hostigamiento" hacia los movimientos autogestionados, y ha criticado que esta se haya realizado "saltándose cualquier tipo de proceso judicial". "Se ha decidido poner fin a nuestro proyecto, de manera arbitraria y sin previo aviso, sellando todos los accesos y dejando nuestras pertenencias y las de las vecinas de la ciudad atrapadas dentro simplemente porque no le gusta lo que hacemos".

El colectivo, que ha resaltado que el 18% de las viviendas de la ciudad están vacías, ha señalado que "la guerra del alcalde de Huesca contra la okupación comenzó el año pasado, cuando solicitó a la Policía Local un informe para estudiar las medidas que podía tomar al respecto".

A mediados del año pasado, el Ayuntamiento constituyó una comisión mixta para estudiar la ocupación ilegal de inmuebles en la ciudad. Tras analizar las medidas llevadas a cabo en otros municipios, se acordó elaborar un protocolo de actuación centrado en la prevención, las posibles acciones cuando se produzca un hecho de esta naturaleza y el apoyo a los afectados.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión