Huesca
Suscríbete por 1€

El Bajo Cinca remata una "desastrosa" campaña de fruta en kilos y contrataciones

La producción ha bajado un 80% y los contratos, un 35%. UAGA y Asaja piden a la DGA ayudas directas por la caída de la rentabilidad pese al ligero repunte de precios.

Esta finca de Fraga con 14 trabajadores recoge estos días los últimos melocotones amarillos.
Esta finca de Fraga con 14 trabajadores recoge estos días los últimos melocotones amarillos.
Digital Fraga TV

La comarca del Bajo Cinca, principal zona productora de fruta de hueso de Aragón (melocotón, paraguayo y nectarina mayoritariamente), apura estos días una campaña que ha sido "desastrosa" en kilos por culpa de las fuertes heladas de abril. En el campo apenas queda por recoger un 10% de la producción.

Además, ha dejado un 35% menos de contrataciones temporales. Los 20 principales municipios productores de Bajo Cinca, La Litera y Cinca Medio firmaron entre mayor y julio, los meses de más faena, 4.666, un 35% menos que en 2021 (7.246). Los años anteriores también cayeron de 10.232 en 2019 a 9.310 en 2018 y 7.580 en 2020.

Más de la mitad se hicieron en Fraga (2.526), donde hubo una bajada del 20% (-620), a mucha distancia de Torrente con 552 (-28), Zaidín con 444 (-352) y Belver con 263 (-136). Las mayores pérdidas de empleo se dieron en Ontiñena (de 447 a 218), Esplús (de 249 a 11), Alcolea (de 236 a 14), Ballobar (de 162 a 33) y Velilla (de 160 a 70).

El hecho de recoger solo 60 de los 280 millones de kilos que tiene de tope el Bajo Cinca ha traído un repunte de precios en torno al 10%. Aun así, UAGA y Asaja aseguran que no es suficiente para mantener la rentabilidad de muchas explotaciones por lo que insisten en pedir ayudas directas.

Óscar Moret, representante de fruta de UAGA Aragón, cifra el descenso de kilos en un 80% en la fruta de hueso y un 35% en la de pepita. "El balance es desastroso", resume. La única "punta" de trabajo llegó con la cereza, "que ha tenido una producción aceptable", pero en el resto, ha habido un 60% menos de trabajadores en el campo y un 70% en los almacenes. "Y eso supone una falta de riqueza para el territorio", subraya.

"Los almacenes, muy parados"

Y aunque calcula una subida de precios de unos 10 céntimos por kilo de media hasta los 70 u 80 en almacén y más de 1 euro en el mercado, "eso no va a suplir la merma de rentabilidad entre lo que se cobre del seguro, que lleva un 30% de franquicia, y de la poca fruta que ha quedado en el campo", advierte. Además, llama la atención sobre la situación de los almacenes "que han estado muy parados y les va a ser muy complicado cubrir los gastos fijos con el encarecimiento de la energía".

Al respecto, Moret insiste en pedir ayudas directas "porque al sector no le cabe más endeudamiento". Y confía en que la consejería de Agricultura cumpla su compromiso y las articule a partir de septiembre "para hacer cuentas y saber dónde estamos productivamente, y ver si se continúa o no el año que viene ya que habrá gente que probablemente se plantee dejarlo", se teme.

Y es que es la segunda temporada seguida con bajas producciones (en 2021 ya hubo una merma del 70% en melocotón y del 18% en peral). "En el campo, si tienes seguro, al menos puedes tapar algún agujero, pero en las centrales transformadoras llevan dos años sin pasar producto y es muy difícil mantener esa economía de escala y pagar lo que se debe", dice.

"Se ha trabajado menos días"

También Ramón Portolés, responsable de fruta dulce de Asaja, califica la campaña de "escasa" en volumen tras estimar una caída en torno al 75 u 80%. "Las heladas redujeron la cantidad pero también afectaron a la calidad", afirma. A su juicio, las cifras oficiales de contrataciones no reflejan la reducción real constatada en fincas y almacenes "porque se ha trabajado muchos menos días y horas".

Los precios sí han dejado "contentos" a los productores ya que se han situado por encima del euro, "algo bastante insólito". Una circunstancia que atribuye a la escasez de kilos y a que se ha exportado menos ya que en Francia e Italia sí han mantenido sus niveles de producción. "Les habíamos quitado el dominio de Europa en los mercados de exportaciones pero este año han recuperado", lamenta.

Portolés también demanda ayudas ya que los seguros que mayoritariamente se contratan cubren solo la mitad de un siniestro total. "Estamos intentando mejorarlo pero no va a ser fácil después de años con una siniestralidad tan alta en el valle del Ebro, la zona frutícola más importante de España entre Aragón y Cataluña con dos tercios de la producción de melocotón", indica. Ello está provocando la masiva desaparición de fincas de menos de 25 hectáreas por su baja rentabilidad, alerta.

Mientras, Ignacio Gramún, director de Merco Fraga, asegura tajante que "no creo que haya ningún profesional del sector que haya conocido una campaña con tan poca producción". "Pensábamos que podía ser como la de 2021, pero ha sido mucho peor", añade.

En este mercado de pequeños productores, los precios han repuntado entre un 8 y un 10% cotizando el melocotón, paraguayo y nectarina a 1,20 euros de media. Pese a ello, destaca que "se multiplica por muy pocos kilos por lo que peligra la viabilidad de muchísimas explotaciones ya que el seguro no es suficiente para cubrir todos los gastos necesarios". Por ello, se une a la petición de conceder ayudas directas y mejorar los tramos de los seguros "porque es un sector que vertebra todo el territorio", recalca el responsable de Merco Fraga.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión