Huesca
Suscríbete por 1€

Alquileres de 800 euros en el Pirineo para trabajadores turísticos que cobran 1.200

UGT advierte de que la escasez de vivienda y los altos precios llevan a algunas personas a rechazar empleos de temporada. El sindicato ha mantenido un encuentro con las comarcas pirenaicas a la que ha asistido su secretario general, Pepe Álvarez. 

Asamblea celebrada en la sede de UGT con trabajadores del sector turístico.
Asamblea celebrada en la sede de UGT con trabajadores del sector turístico.
Heraldo

No es Málaga e Ibiza, pero la escasez y los altos precios de la vivienda también están suponiendo un lastre para los trabajadores del sector turístico del Pirineo, hasta el punto de que algunos se ven forzados a rechazar un empleo al no tener dónde alojarse. Los ayuntamientos y empresarios llevan advirtiendo de esta situación en los últimos años, inquietud que comparte la Unión General de Trabajadores

El sindicato ha presentado este viernes un informe sobre los problemas de alojamiento de los trabajadores de temporada del sector turístico de la provincia de Huesca, tras mantener una reunión con representantes de las comarcas de la Jacetania, Sobrarbe, Alto Gállego y Ribagorza. A la misma ha asistido el máximo responsable nacional del sindicato, Pepe Álvarez, acompañado del secretario regional, Daniel Alastuey. Este ha advertido de que la situación es tan grave que puede "ahogar" el crecimiento del turismo en los valles del Pirineo al no encontrar mano de obra. Por su parte, el secretario general de UGT asegura que la tensión del sector de la vivienda en el Pirineo es similar a la de Málaga o Ibiza. 

En las comarcas pirenaicas trabajan en la hostelería 4.932 asalariados, según datos de julio de este año, muchos de ellos llegados de fuera. Cuando acuden a hacer la temporada se encuentran escasa oferta de pisos de alquiler y unos precios claramente al alza debido a la proliferación de viviendas turísticas que acaparan el mercado. 

Según el sindicato, "algunas personas están rechazando empleos de temporada porque no encuentran alojamiento y si lo encuentran, no lo pueden pagar". El salario medio en las categorías más bajas es de 1.200 euros en hostelería en Huesca o en las estaciones de esquí de Aramón. O sencillamente no les compensa aceptarlo, porque tienen que ir a turnos partidos si la vivienda está a 30 o 40 km, para que sea más asequible. 

En Panticosa se han llegado a pedir 800 euros al mes por pisos de 50 metros cuadrados, precios que se pueden generalizar a Benasque o el valle de Tena, mientras que en el valle del Aragón la mayor oferta hace que sean algo más económicos, según datos de UGT. 

Al mismo tiempo son escasos los hoteles que pueden facilitar alojamiento. Uno de ellos es el balneario de Panticosa. En otros casos, como en Aramón, se les abona el desplazamiento cuando pueden demostrar que tienen un contrato de alquiler. Solo en las estaciones de esquí trabajan cada año más de 900 personas.

El precio medio de un piso de alquiler por metro cuadrado en Jaca ha subido un 12,70% respecto al año anterior, y desde abril a julio, un 11,5%, según las cifras de El Idealista recogidos por el sindicato. Así, alquiler en esta ciudad un piso de 70 metros supone 602 euros al mes. 

Ante esta situación, UGT propone a las administraciones locales y autonómicas incentivar un parque público de viviendas de alquiler en los valles. Los ayuntamientos de Panticosa, Aínsa, Biescas, Canfranc o Sallent de Gállego se han lanzado a construir pisos para trabajadores ante la dificultad de alojarlos. También persigue este objetivo el plan diseñado por el Gobierno de Aragón con fondos de programa de Recuperación, Transformación y Resiliencia. 

La temporada turística se alarga cada vez más, hasta los ocho meses en algunos casos, "ya no son los tres o cuatro de la nieve", ha afirmado Alastuey. "Se genera un empleo cada vez más estable, pero choca con la falta de alojamiento para los trabajadores". La causa es en buena medida el auge de las viviendas turísticas, que sacan muchos pisos del mercado de alquiler y provocan un alza de los precios. La solución, en su opinión, está en la intervención pública para generar viviendas de alquiler para trabajadores, y los fondos de Recuperación europeos son una oportunidad. El sindicato organizará unas jornadas para estudiar en profundidad esta problemática. 

"Es una cuestión de dignidad humana", ha señalado el secretario general de UGT en Aragón. "No se puede consentir que se apiñen en el sótano de un hotel, una habitación con literas para ocho personas o en autocaravanas". 

Por su parte, el secretario general, Pepe Álvarez, se ha referido al debate que hay en España respecto a la falta de mano de obra, sobre todo en la hostelería y la construcción. "Tenemos en un país con casi 3 millones de desempleados y entre ellos hay personas para cubrir esa demanda. Lo de que falta mano de obra es una falacia", ha declarado. Eso sí, los trabajadores requieren formación, salarios, condiciones laborales y en algunos casos alojamiento. Según Pepe Álvarez, algunas empresas de hostelería han tenido este año menos empleados, lo cual merma la calidad del servicio, "y eso tiene que ver con los problemas de alojamiento".

El hecho de facilitar que estos empleados se queden más de cuatro meses y se establezcan en el territorio ayudaría a combatir la despoblación, porque el reequilibrio territorio no se consigue pensando en la instalación de una gran industria, ha añadido el líder sindical. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión