Huesca
Suscríbete por 1€

Francia pide ayuda para encontrar al fugitivo de Tarbes sin saber si está "vivo o muerto"

La búsqueda sigue activa en ese país y también por caminos y montes de varios pueblos de Jaca. La autoridades francesas apelan a la colaboración ciudadana para dar con alguna pista del acusado del doble crimen.

Dos imágenes de Cédric Tauleygne, que cruzó a España la tarde noche del crimen desde la ciudad francesa de Tarbes.
Dos imágenes de Cédric Tauleygne, que cruzó a España la tarde noche del crimen desde la ciudad francesa de Tarbes.
Heraldo

La búsqueda desesperada de Cédric Tauleygne, cuyo paradero sigue siendo un misterio cinco días después de que cometieron un doble crimen en la ciudad francesa de Tarbes, ha llevado a las autoridades judiciales de ese departamento a hacer un llamamiento a la colaboración ciudadana buscando testigos que faciliten alguna pista.

Su rastro se pierde en la carretera de Jaca a Bernués, donde dejó abandonada su motocicleta durante la noche, después de que en la tarde del lunes, sobre las 18.00, asesinara a tiros a su mujer, una profesora de 32 años, y a un compañero de ella, de 55, en la casa de este.

La procuradora de Tarbes, Cécile Gensac, emitió este viernes un comunicado de prensa a través de la red social Twitter donde informó de que la búsqueda sigue activa tanto en territorio francés como en el español, en el marco de los convenios penales internacionales. El tribunal de Pau tiene abierta una investigación por asesinato con premeditación contra Tauleygne.

Las autoridades de Tarbes hicieron un llamamiento para encontrar testimonios del paradero del asesino. La Gendarmería difundió dos retratos del fugado e información sobre sus características físicas y la ropa que vestía cuando cometió los hechos. Cédric Tauleygne tiene 35 años, va rapado, su aspecto es atlético y lleva gafas. Mide 1,75 metros. En el momento del crimen vestía una cazadora de cuero oscura y un pantalón de color azul. Con la ficha se facilita un teléfono del grupo encargado de la investigación en Toulouse.

No hay pruebas que determinen la suerte que ha podido correr. Según el comunicado, nada permite presuponer que esté "vivo o muerto". En las primeras horas, la Gendarmería mantuvo contacto telefónico con él y les advirtió de que quería suicidarse. Sin embargo, el miércoles, los responsables judiciales franceses señalaron que el diálogo está suspendido. "Contacto hubo, pero ya no lo hay. No sabemos si quiere quitarse la vida o simplemente eludir sus responsabilidades", indicaron.

La Guardia Civil sigue buscando por los montes de Bernués y Atarés, aunque su presencia era ayer más discreta. Los coches patrulla se adentran por los caminos, mientras que los agentes van preguntando en los pueblos si alguien ha visto movimientos sospechosos en edificios semiabandonados como pajares o casetas de campo.

Un coche patrulla en Atarés este viernes.
Un coche patrulla en Atarés este viernes.
Javier Navarro

El caso se investiga como un crimen machista. Cédric Tauleygne y su mujer, Aurélie Pardon, de 32 años, con dos hijos de 3 y 5, se estaban separando. En los registros del domicilio familiar se incautaron varias armas de fuego. El autor del doble crimen había sido reservista de la Gendarmería y luego del Ejército y practicaba tiro deportivo. Se le considera un hombre "muy peligroso" que está armado, lo que ha llevado a la Guardia Civil a extremar las precauciones en su búsqueda por el monte.

Su motocicleta, marca Suzuki con matrícula francesa, fue encontrada en la cuneta de la carretera A-1205, a medio camino entre Jaca y Bernués, a unos 150 kilómetros del lugar del crimen. Estaba allí aparcada y la vieron varios conductores hasta que uno de ellos extrañado dio el aviso. Al comprobar la matrícula, se supo que correspondía al vehículo con el que el fugitivo huyó del lugar del crimen, sobre el que ya habían dado aviso a España las autoridades de su país.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión