Huesca
Suscríbete por 1€

La DGA restaurará las arquerías del claustro románico de San Juan de la Peña

El contrato ha salido a licitación por 81.000 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses. Entre otras muchas afecciones, presenta suciedad, lascas, fisuras y desgaste de la policromía.

Claustro del monasterio viejo de San Juan de la Peña.
Claustro del monasterio viejo de San Juan de la Peña.
Laura Uranga

El departamento de Cultura ha sacado a licitación las obras de restauración de las arquerías del claustro románico del monasterio antiguo de San Juan de la Peña, ubicado en el término municipal de Jaca y considerado como la cuna del Reino de Aragón. El contrato tiene un presupuesto inicial de 81.000 euros -financiado con los fondos europeos Next Generation- y un plazo de ejecución de cuatro meses para solventar problemas de suciedad superficial, lascas, fisuras y desgaste de la policromía, entre otras muchas afecciones. 

El monasterio está declarado Monumento Nacional desde 1889, además de Bien de Interés Cultural, y fue el lugar de entierro de algunos de los primeros monarcas aragoneses. En 1675, un incendio obligó a abandonar este edificio y erigir un nuevo cenobio en el cercano llano de San Indalecio, cuya construcción finalizó en 1714. 

El claustro románico tiene un gran interés histórico-artístico y una dimensiones aproximadas de 160 metros cuadrados. Actualmente solo conserva en pie las arquerías de dos de sus frentes (norte y oeste), mientras que las otras dos desaparecieron casi en su totalidad tras el mencionado incendio. En su lugar se ubican ahora algunos capiteles, fustes y basas recuperados y colocados de forma arbitraria. Su construcción tuvo lugar entre los siglos XII y XIII. Originalmente, los capiteles estaban policromados en color rojizo y negro.  

Según el proyecto redactado por Pilar Cano Paredes -por encargo de la Dirección General de Patrimonio Cultural-, presenta un estado de conservación desigual y un deterioro lento pero activo debido a su ubicación al aire libre, su exposición a las condiciones meteorológicas y al envejecimiento natural de la propia piedra. La galería norte es la zona más deteriorada.  

En el siglo XX se realizaron dos intervenciones destacadas, la primera en 1935 y la segunda en 1999. Ya en este siglo se llevó a cabo otra actuación de emergencia en 2019 para consolidar algunos capiteles, y otra en 2021 para solucionar los principales problemas de humedad

Ahora, la intervención en los elementos pétreos contempla pruebas de limpieza, consolidación y entonado de morteros de integración; eliminación de eflorescencias salinas; revisión y eliminación de cementos, morteros disgregados y limpieza de juntas; aplicación de un tratamiento biocida; limpieza; sellado de fisuras, lascas y ampollas; y reintegración volumétrica y cromática. Además, se prevé actuar sobre los elementos de madera con la limpieza, desinsectación, consolidación, recolocación y reintegración volumétrica y cromática igualmente. 

Paralelamente se limpiarán y consolidarán las piezas almacenadas en la masadería y la restauración de los elementos pétreos del claustro que se exhiben en el museo del monasterio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión