Huesca
Suscríbete por 1€

Un accidente deja incomunicado durante hora y media al valle de Benasque

El choque de una furgoneta y un turismo entre el Coll de Fadas y Renanué ha provocado filas kilométricas. El alcalde de Castejón de Sos lamenta las afecciones que sufren a diario los usuarios habituales por las obras de la N-260.

El accidente de la N-260 se ha producido entre Renanue y el Coll de Fadas y ha cortado el acceso al valle de Benasque durante hora y media.
El accidente de la N-260 se ha producido entre Renanue y el Coll de Fadas y ha cortado el acceso al valle de Benasque durante hora y media.
J. M. A.

Los vecinos del valle de Benasque se han quedado incomunicados este viernes durante una hora y media aproximadamente por un accidente de tráfico entre el Coll de Fadas y Renanué en el que se han visto involucrados una furgoneta de reparto y un turismo. Y es que se ha tenido que cortar la única alternativa de acceso que existe ahora ya que el principal por el Congosto del Ventamillo está cerrado desde el pasado 21 de abril y permanecerá así  "varias semanas" por las obras de mejora que se están acometiendo. Una decisión que ha provocado críticas de alcaldes y agentes sociales por los efectos que va a generar en la economía del territorio.

Según ha explicado el alcalde de Castejón de Sos, José Manuel Abad, uno de los afectados por este corte, el siniestro se ha producido en torno a las 10.30 y aunque por fortuna no ha habido que lamentar consecuencias graves, los vehículos implicados han quedado en medio de la calzada y al ser una carretera estrecha, ha estado cerrada hasta que se han podido retirar sobre las 12.00. "La entrada y salida del valle se ha quedado completamente aislada durante todo ese tiempo", ha asegurado. Entre los afectados, había vecinos que tenían que ir al aeropuerto o a una cita médica. 

"Es algo que puede pasar en las actuales condiciones. Pero también hay que hacer una reflexión porque en este valle llevamos dos años con la carretera cortada por obras entre cuatro y seis meses. Y aunque estamos de acuerdo en que avancen los trabajos, eso no afecta solo a los turistas sino principalmente a la actividad cotidiana de los vecinos que somos usuarios habituales y de los que la gente se olvida muchas veces", ha manifestado.

Dada las condiciones de la propia carretera, llena de curvas, los servicios de emergencias han tardado bastante tiempo en llegar, algo que José Manuel Abad entiende porque "es imposible que la Guardia Civil, los bomberos y la ambulancia lleguen al momento teniendo las infraestructuras que tenemos", afirma. 

A este respecto, ha lamentado que el departamento de Sanidad no haya atendido su petición para mantener las dos ambulancias que tenían hasta hace dos o tres meses (una de soporte vital básico y otra convencional para desplazamientos que no requieren técnicos). Ahora solo disponen de una para emergencias "y eso nos afecta porque si hay un traslado desde cualquier centro de salud o consultorio hasta Barbastro aunque no sea de una urgencia extrema nos quedamos ya sin ambulancia". Además, resalta que ahora cualquiera de las tres alternativas de acceso por la N-230 (Pont de Suert), por la A-1605 (Bonansa) o la carretera de Espés alargan mucho más los recorridos "y un viaje de ida y vuelta hasta el hospital puede tardar varias horas".

El alcalde de Castejón de Sos ha recordado que no es la primera vez que sufren un corte de estas características ya que hace unos años coincidieron dos desprendimientos en el Ventamillo y cerca de Bisaurri que también dejaron aislado al valle. 

José Manuel Abad valora que los trabajos de la N-260 van a buen ritmo y que en algunos momentos puente haber más de 150 trabajadores al mismo tiempo. Pero también lamenta que "no es normal que ahora para hacer 40 kilómetros de Graus a Castejón de Sos te cueste en condiciones normales casi hora y media porque eso pasa ya en muy pocos lugares en el siglo XXI"

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión