Huesca
Suscríbete por 1€

Rosa Sabés: "Ser de pueblo te hace más sociable y ayuda a emprender"

Natural de San Esteban de Litera y vecina de Sena, es la primera mujer que ha creado su propia empresa de esquileo en España (Esquiladores Los Monegros). Se estrena con 30 trabajadores y más de 300.000 ovejas.

Rosa Sabés, en una explotación de ovino de Sena, con la que trabajará en su estreno como empresaria.
Rosa Sabés, en una explotación de ovino de Sena, con la que trabajará en su estreno como empresaria.
Patricia Puértolas | Ainhoa Valladolid

¿Cómo llegó a crear su propia empresa de esquileo?

Durante tres años, trabajé como administrativa en una empresa dedicada al esquileo, que cesó su actividad de forma temporal. Aunque me quedé sin empleo, varios clientes todavía contactaban conmigo por asuntos pendientes y algunos me animaban a intentarlo por mi cuenta. A uno de ellos, ante su insistencia, le respondí que estaría dispuesta si me conseguía 100.000 ovejas. Solo fue un comentario, en tono casi de broma, lanzado al aire y sin pensar. Pero, una semana después, me llamó y me dijo que ya las tenía. Y, aunque tenía mis dudas, me lancé.

Su estreno como empresaria en Esquiladores Los Monegros tendrá lugar esta primavera. ¿Cómo afronta su primera campaña?

Hay nervios, pero controlados. Tengo experiencia y además, conozco a los trabajadores que voy a dirigir, así que estoy segura de que realizarán una gran labor y los clientes quedarán satisfechos.

¿Solo dirige o también esquila?

Nunca he esquilado una oveja. He tenido la tentación, pero es una tarea compleja, que requiere de formación y destreza. Nosotros esquilamos sin atar a la oveja. Si se realiza de forma inadecuada puedes hacer daño al animal o causarle un episodio de estrés.

¿A cuántas personas emplea?

Para esta primera campaña, voy a contratar a 30 esquiladores. Todos procedentes de Uruguay.

¿No hay esquiladores nacionales?

En España, es un oficio en retroceso. Hay muy pocas personas que se dediquen al esquileo. En Uruguay, es una profesión más, como aquí ser electricista o fontanero. La gente recibe formación y adquiere experiencia. Allí esquilan casi todo el año. Aquí es más complicado acceder a una buena preparación y además, es un trabajo muy sacrificado, por su dureza y temporalidad. Hay pocas personas que puedan o quieran desplazarse de un lugar a otro, dejando atrás su casa y su familia.

¿Se va a desplazar más allá de Aragón?

Sí, principalmente voy a trabajar en Extremadura y Huelva. Allí hay un mayor número de cabezas de ganado. También trabajaré en algunas zonas de Aragón. Haré parte de la cabaña de ovino de Los Monegros y la Ribagorza.

Todos sus trabajadores son hombres y sus clientes, también. ¿Ha sido fácil hacerse un hueco en un sector tan masculinizado?

No he tenido dificultades. Soy una persona conciliadora y empática, a la que le encanta el trato con la gente, lo que resulta fundamental cuando empleas a personas que deben desplazarse desde muy lejos. Hay que saberse poner en el lugar del otro. También en el del ganadero. No es fácil sobrevivir en este sector, donde faltan ayudas, a pesar de la gran labor que realizan como productores y cuidadores del entorno. Son una pieza clave del medio rural.

A la hora de emprender, ¿ayuda o perjudica vivir en un pueblo?

Ayuda. Ser de pueblo te hace más sociable y ayuda a emprender. Desde niños, nos relacionados de una forma natural con gente de todas las edades. Las cuadrillas están compuestas por personas de diferentes generaciones. Hablamos y convivimos con abuelos y vecinos. Y, además, somos personas muy dispuestas e involucradas. Aquí todo el mundo ayuda y colabora. Si quieres actividad y vida en tu pueblo te tienes que implicar.

¿Y cómo se lucha desde dentro contra la despoblación?

Para empezar, hay que comprar en la panadería, la tienda o la carnicería de tu pueblo, animar y apoyar al que se arriesga para dar un servicio. También compartir y valorar las bondades de vivir aquí, desde el contacto diario con la gente al entorno natural o la tranquilidad de poder dejar que tus hijos entren y salgan con libertad.

Por cierto, ¿ha llegado a las 100.000 ovejas prometidas?

Serán más de 300.000, aunque la competencia es muy dura y todavía tengo que cerrar algunos contratos. Arranco con muchas ganas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión