Huesca
Suscríbete

La nieve dificulta la circulación por el Pirineo en el regreso de las vacaciones y corta cuatro carreteras

El riesgo de aludes mantiene cerrados Llanos del Hospital, la N-330a, el balneario de Panticosa y la frontera de Portalet

Coincidiendo con el aniversario de Filomena, el Pirineo ha vivido este domingo un nuevo temporal de nieve, de menores consecuencias que el de hace un año pero que ha dificultado el tráfico por las carreteras desde primera hora de la mañana, justo en la operación retorno de las vacaciones navideñas. La nevada ha dejado hasta 30 centímetros de espesor y aunque las previsiones indicaban que caería por encima de 1.300 metros se ha dejado notar también, de forma más leve, por debajo de esta cota. 

El riesgo de aludes ha aconsejado el cierre de cuatro carreteras. Como ya anunció el Gobierno de Aragón el sábado, a partir de las 12.00 de hoy se ha prohibido la circulación por el acceso al recinto hotelero y termal del Balneario de Panticosa (A-2606) y a primera hora de la tarde se ha cortado la carretera del complejo turístico de los Llanos del Hospital de Benasque (A-139). 

La carretera del balneario de Panticosa se ha cerrado al tráfico a las 12.00 de este domingo.
La carretera del balneario de Panticosa se ha cerrado al tráfico a las 12.00 de este domingo.
Verónica

Los clientes del balneario abandonaron el complejo antes de las 11.30 y se canceló la reserva de los que tenían previsto llegar. Arriba se ha quedado un retén de trabajadores de mantenimiento, "para tenerlo todo listo cuando nos permitan volver a operar", comentó el director. Parece que no será hoy, aunque el Gobierno de Aragón reevaluará la situación a diario. Este domingo no ha nevado con intensidad, "pero parece que lo peor está por llegar, durante la tarde y la noche", aclaró González.

Nevando este domingo en Llanos del Hospital.
Nevando este domingo en Llanos del Hospital.
Jorge Mayoral

También debido al peligro de avalanchas en la parte francesa quedó clausurado el paso fronterizo del Portalet (A-136), que en el anterior temporal de nieve, a principios de diciembre, estuvo bloqueado durante 20 días. 

El mal tiempo mantenía interrumpida la circulación de un cuarto tramo carretero. Según la Dirección General de Tráfico, desde las 18.00 eran intransitables dos kilómetros de la N-330a, del 673 al 675, en el antiguo puerto de carretera que conduce a la frontera por Somport.

En cuanto al resto de la red viaria, 20 kilómetros de la autovía de Monrepós (A-23), de Nueno a Lanave, se han visto afectados por la nevada durante la mañana, primero con nivel rojo, que obliga a circular con neumáticos de invierno y prohíbe circular a vehículos pesados, y luego con nivel amarillo, que solo limita el tránsito a los camiones. También hubo restricciones en la A-136 (desde Sallent de Gállego a la frontera); en la N-330-a y N-330 b, en Candanchú; en la A-138, de Bielsa a la frontera, y en la A-139, los últimos kilómetros en Benasque. 

Asimismo, la Dirección General de Tráfico estableció el embolsamiento de camiones y vehículos articulados en Arén, en la carretera N-230, que comunica Lérida con el valle de Arán, debido a la meteorología adversa. 

La Agencia Estatal de Meteorología había activado un aviso naranja y advertido de que el tiempo se iba a complicar en el regreso de las vacaciones de Navidad y Reyes, con acumulaciones importantes de nieve reciente, superándose con facilidad los 30 centímetros a partir de 1.300 metros y pudiendo alcanzar los 50-60 cm e incluso 80 cm por encima de esa cota.

La nieve ha llegado acompañada de fuertes rachas de viento en el Pirineo y la comarca turolense de Gúdar-Javalambre. En Mosqueruela se han medido 105 kilómetros por hora y en Astún, 98. La estación de esquí de Formigal ha visto limitada su actividad a causa del fuerte viento. También Cerler ha condicionado el funcionamiento de sus remontes a esta circunstancia.

Lluvias intensas

Por debajo de 1.300 metros, las precipitaciones han sido en forma de agua, con registros significativos, como los 58 litros de Canfranc. La Aemet mantiene activada para el lunes una alerta por lluvias, con una previsión de 60 litros en 12 horas, que en zonas altas o expuestas al norte, entre hoy y mañana, pueden superar los 100. La Confederación Hidrográfica del Ebro espera crecidas en las cabeceras de los ríos pirenaicos.

Se mantiene para mañana el aviso por vientos de 100 km/h en el Pirineo y 70 km/h en Gúdar y el Maestrazgo, el centro y sur de Huesca, las Cinco Villas, la Ribera el Ebro y el Bajo Aragón.

Persiste también el riesgo fuerte de aludes (4 sobre 5) en todas las comarcas pirenaicas, ya que a los actuales espesores se suman acumulaciones de nieve reciente seca o húmeda de 60 centímetros, además de las lluvias intensas y de la formación de numerosas placas y abundantes ventisqueros en la alta montaña.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión