Huesca
Suscríbete por 1€

El niño perdido en Tierz y miles de servicios humanitarios más en los 125 años de la Cruz Roja en Huesca

Desde la epidemia de la gripe a la pandemia del covid, la ONG ha estado presente en numerosas crisis y en el día a día de los más desfavorecidos. Ahora muestra su labor social con un programa de exposiciones entre el 11 de noviembre y el 10 de diciembre. 

José Luis Cabrero, con el niño perdido en Tierz al que encontró bajo un árbol.
José Luis Cabrero, con el niño perdido en Tierz al que encontró bajo un árbol.
Víctor Ibáñez

En 1863, Jean Henry Dunant fundó en Ginebra la Cruz Roja para auxiliar a las víctimas de la guerra. A España llegó en 1864 de la mano de un noble, un médico y un general, y no pasó mucho tiempo hasta que afrontó por primera vez un hecho de sangre, la Tercera Guerra Carlista. Tres décadas después, el 4 de julio de 1896, se firmó el acta que dio lugar a la Cruz Roja de Huesca, que este mes celebra sus 125 años con exposiciones, proyecciones de películas, conciertos, conferencias y un sorteo de regalos que recuerda las antiguas tómbolas de recaudación de fondos.

Desde finales del siglo XIX, 50.000 voluntarios han trabajado en la provincia para atender miles de servicios humanitarios. La imagen elegida para la conmemoración, que cuelga en una gran pancarta en la sede de Cruz Roja con el lema "125 años contigo", es la de un soldado con un niño en brazos que se perdió en el municipio de Tierz.

Corría el año 1984 y José Luis Cabrero realizaba el servicio militar como voluntario de Cruz Roja. "Se organizó un gran despliegue. Peinamos todos los caminos. Había gente del pueblo, soldados... Empezaba a oscurecer cuando el grupo con el que yo iba encontramos al niño debajo de un árbol. No lloraba, estaba tranquilo", recuerda casi 40 años después. "Más que verme a mí, en esa foto veo a todo el voluntariado de Cruz Roja, es muy representativa de la labor humanitaria que realiza". Él pertenecía a un grupo especial de rescate urbano preparado para atender a las víctimas de un incendio o de un derrumbe, pero aquel día se movilizaron todos los efectivos para encontrar al niño. 

Desde 1896, mucho ha variado la actividad y la relación con el ciudadano. como ha recordado este lunes Juan Rodrigo, presidente provincial, en la presentación de los actos conmemorativos. La ONG nació para atender a los repatriados de la guerra de ultramar y desde entonces ha sido testigo de dos pandemias, la de la gripe en 1917 y la del covid en 2020. Entre medias, asistió a los heridos en el levantamiento republicano de Jaca y, por supuesto, a los de la Guerra Civil. "Hemos estado siempre en primera línea". 

En 1967, se creó la red de puestos de socorro en carretera y empezaron a colaborar los soldados del servicio militar obligatorio. Otros hitos en la entidad fueron las unidades de voluntarios (1971), la Cruz Roja del Mar y los primeros grupos de rescate en montaña (1982), la primera asamblea general de asociados y la ampliación del cometido de las emergencias a la actividad social  (1988). "Queremos agradecer a la sociedad el apoyo que nos ha dado", ha señalado Juan Rodrigo. 

Este agradecimiento se traduce en un programa conmemorativo del 10 de noviembre al 10 de diciembre, que recuerda el pasado, el presente y el futuro de la entidad. El próximo jueves se inaugurará en el Casino Oscense (19.00) la exposición "Cruz Roja en la historia de Huesca" con una conferencia de Ramón Guirao que detalla los primeros cien años. Incluye una recreación en el frente de Huesca de la Guerra Civil, prendas que reflejan la evolución del vestuario, distintos materiales y documentos, como el acta fundacional o el mandil Landa, precursor de las actuales camillas, de 1850, formado por un listón de madera, un toldo y unas correas. 

Otros espacios de la ciudad, como el Centro Cultural Manuel Benito Moliner, acogerán dos exposiciones más, de las que ha dado detalles Vicente Lachén, coordinador de las actividades junto a Ramón Tardón. Una dedicada a la historia de la ONG en datos, en la que se repasa el papel de las distintas secciones de salud, empleo, inclusión, formación, cooperación, socorros o desarrollo territorial. El público podrá conocer cómo a raíz de la riada de Biescas nació la atención psicosocial a las víctimas de las emergencias, o que los primeros servicios preventivos en las fiestas de San Lorenzo datan de 1909. También que en 1995 se firmó el convenio para el auxilio en carretera, y el transporte sanitario urgente se extendió hasta 2001. Con el covid se retomó para atender a los pacientes positivos. Una de las últimas acciones incorporadas ha sido el voluntariado en el Parque Nacional de Ordesa, donde en verano se instaló un puesto avanzado de atención.    

En la exposición se mostrarán además las 13 sedes actuales de la provincia, ubicadas estratégicamente, derivadas de los 20 puestos de socorro que había en las carreteras. Actualmente, Cruz Roja tiene 2.487 voluntarios, 15.465 socios y un presupuesto anual de 4,5 millones de euros. Atiende a más de 20.700 personas al año y el área de empleo ha podido insertar a 1.589 personas.

La otra exposición en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner, titulada "La humanidad en guerra", mostrará el archivo fotográfico del comité internacional de Cruz Roja sobre los conflictos en los últimos 150 años, desde la Guerra de Secesión americana hasta los presentes en este siglo.

La última exposición, a inaugurar el 1 de diciembre, en una sede aún por concretar, se ha dedicado al voluntariado, como muestra de reconocimiento a su labor. Además, se proyectarán dos películas: "Las chicas de la Cruz Roja" (16 de noviembre, en el Casino, a las 18.30) y "Tres de la Cruz Roja" (el 18, en el mismo lugar y a la misma hora).Y habrá una proyección de fotografías de Víctor Ibáñez, comentada por el autor (día 25, Casino, 19.00) y otra de Álvaro Calvo, que retrató de forma magistral la cara más humana de la pandemia (9 de diciembre, Casino, 19.00). 

El programa se completa con una actuación de la Banda de Música de Huesca (28 de noviembre, Palacio de Congresos, 19.00), la proyección del documental sobre el origen  de la Cruz Roja (Casino, 2 de diciembre, 18.30) y tres exposiciones sobre la ONG en los sellos (se podrá ver en la oficina de Correos), en los carteles de la lotería (en administraciones de Huesca y provincia) y sobre el envejecimiento activo (vestíbulo de acceso del Hospital Universitario San Jorge). Por último, los comerciantes colaboran con la donación de regalos a los clientes, recordando las tómbolas con las que en los años 20 se financiaba la entidad.     

El presidente provincial ha reconocido que la pandemia ha supuesto un reto importantísimo para la ONG. "Ha vuelto a poner en actividad a todo el voluntariado y ha creado nuevas necesidades". Otros objetivos de futuro pasan por las campañas en los colegios contra el coso o la atención a los refugiados, víctimas de los otros conflictos que recuerdan que Cruz Roja ha estado presente en los escenarios de las guerras más violentas.  

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión