Huesca
Suscríbete

Panticosa da el paso para construir uno de los toboganes de montaña más grandes del mundo

El Ayuntamiento pide autorización ambiental a la DGA para una infraestructura con un recorrido de 3,4 kilómetros que costaría más de 4 millones de euros.

Será un tobogán monorraíl como el de la imagen, que corresponde al de Mountain Coaster ‘Revelstoke’ de Canadá. Este es de menores dimensiones: 1,4 km y una velocidad de hasta 42 kilómetros.
Será un tobogán monorraíl como el de la imagen, que corresponde al de Mountain Coaster ‘Revelstoke’ de Canadá. Este es de menores dimensiones: 1,4 km y una velocidad de hasta 42 kilómetros.
I+C

El Ayuntamiento de Panticosa ha dado los primeros pasos para contar con un atractivo exclusivo que ayude a captar turistas no solo los meses de verano y en la temporada de esquí sino la práctica totalidad del año. Animado por el éxito de las pasarelas sobre el río Caldares, con 65.000 visitantes en apenas seis meses, ha iniciado los trámites ambientales para construir el tobogán de montaña más grande del país y uno de los más largos del mundo, con un recorrido de 3.377 m, una pendiente media del 21% y un desnivel de 711 m entre la estación de esquí, con la que no interfiere, y el pueblo. 

La idea, lanzada el pasado mes de abril, va tomando cuerpo. El consistorio del valle de Tena contrató una empresa de ingeniería que ha redactado un estudio de impacto ambiental, en información pública desde hace unos días. En él se justifica como un elemento dinamizador de la economía local y comarcal, diferenciadora de la oferta turística y que permite desestacionalizar el sector.

"Esperaremos a ver qué dice el informe ambiental, que es básico, y luego buscaremos la financiación", explica el alcalde, Jesús María Úriz. Esto último no será fácil. El tobogán tiene un coste de 1,9 millones de euros, pero hay que añadir la obra civil y el IVA. En total, 4,5 millones. Otra cuestión fundamental será la colaboración con Aramón, ya que utilizaría la telecabina que da servicio a las pistas.

Panticosa da el paso para construir uno de los toboganes más grande del mundo

Sería un tobogán pionero en España, por su longitud y desnivel, el primero en  una estación pirenaica y "uno de los mayores del mundo hasta la fecha", asegura Gregorio Clemente, director gerente de I+C Ingeniería, empresa aragonesa especializadas en transporte por cable de personas, que ha realizado el proyecto. Solo existen dos en el país, pero de menores dimensiones, uno en el parque de aventuras Senda Viva (Navarra) y en una zona de ocio para no esquiadores en la estación de Sierra Nevada (Granada).

La principal dificultad que plantea la obra es su adaptación al sistema de transporte, que se ha pretendido que sea la telecabina de Panticosa, "con idea, tanto de aprovechar todo el año esta infraestructura existente, como la de evitar más construcciones en la montaña". El recorrido se iniciará, en su parte superior, desde la misma estación de llegada, teniendo su final en la de salida. Los vehículos, al igual que los usuarios del tobogán, subirán por la telecabina, una vez finalizado el descenso, hasta la parte superior.

Loading...

Otra dificultad a resolver es el cruce de la instalación por encima del río, el cual se sobrevolará mediante una vía elevada sobre pilares, "no afectando en ningún momento ni al cauce ni a su entorno próximo", indica el director gerente de I+C. Bajo esta marca se encuentran dos empresas especializadas en la ingeniería y equipamiento de estaciones de esquí, ocio y montaña, que desarrollan proyectos que van desde la comercialización de vehículos especiales en nieve, proyecto e instalación de pistas artificiales de esquí, diseño de parques de nieve infantiles, hasta sistemas de transporte por cable. Entre estos destaca el primer teleférico de uso turístico del Perú, donde I+C llevó a cabo la supervisión del proyecto de ingeniería, de su construcción y montaje, y actualmente se encarga del proceso de operación y mantenimiento.

Responsables municipales ya han conocido otras instalaciones similares inauguradas en Europa, como el Lou Bac Mountain, en los Angles (Francia), que se estrenó el pasado verano, de 2,5 km y 450 m de desnivel. "Había dos horas de cola para subir", afirma el concejal de Turismo, José Pueyo, que estuvo visitándolo.  

El de Panticosa sería, como este, un sistema de tobogán monorraíl, de más fácil montaje, bajo mantenimiento y menor coste. Incluye curvas de distinto tipo, túneles, saltos y zonas rectas y rápidas. Funciona por gravedad del mismo modo que una montaña rusa. El trineo corre sobre rieles y no puede salirse de la pista. El cliente puede ajustar manualmente la velocidad y da opción, según dice el proyecto, a tener una experiencia "de alta adrenalina para los más osados y más calmada para quienes lo prefieran". No puede pasar de 40 km/h, y llegado el vehículo a la parte inferior del recorrido, se detiene en una zona especial de frenado automático.

La fase de ejecución del tobogán se estima en 14 semanas, y contará con al menos 10 técnicos especializados. En fase de explotación será necesario la contratación de al menos cuatro personas. Según los cálculos iniciales del proyecto, la afluencia media de público podría ser de unas 5.000 personas al mes, con un pico de mayor afluencia en verano.

Este tobogán de montaña en Les Angles, en el Pirineo francés, es parecido al que se quiere construir en Panticosa.

"La idea es desestacionalizar el turismo", dice el alcalde. De hecho, permitiría mantener abierto el telecabina 10 meses, "y también se beneficiaría Aramón", como empresa  propietaria de la estación de esquí y del transporte por cable.

Panticosa quiere repetir el éxito de las pasarelas, por las que han pasado desde marzo 65.000 personas, a punto de cerrar la primera temporada tras el puente de Todos los Santos. Solo en el puente del Pilar recibieron a 2.500 visitantes, recuerda el concejal de Turismo. "Esto nos motiva a trabajar ahora con el proyecto del tobogán", añade el edil, quien menciona que el cambio climático puede afectar al sector de la nieve y es necesario diversificar. El alcalde insiste en este argumento. "Otros años los bares que hay junto a la telecabina cerraban el 30 de julio, este año siguen abiertos a finales de octubre, y eso significa empleo", concluye Úriz.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión