Huesca
Suscríbete

Binéfar actualiza el IBI después de diez años con escasas modificaciones

El incremento en algunas ordenanzas fiscales es del 2,9 por ciento, correspondiente el IPC de junio. El resto se congelan y se mantienen todas las bonificaciones introducidas en pandemia. 

Imagen del pleno del Ayuntamiento de Binéfar.
Imagen del pleno del Ayuntamiento de Binéfar.
Ayuntamiento de Binéfar

El Ayuntamiento de Binéfar ha aprobado este jueves en pleno ordinario, con los votos favorables del PSOE y Cs y en contra de PP, Cambiar Binéfar, Podemos y Vox, la revisión de las ordenanzas fiscales para 2022, que introduce algunos cambios con respecto a ejercicios anteriores, ya que se modifica el tipo de gravamen del IBI que sube 0,022 por ciento, quedando en 0,765 por ciento, después de diez años de mantenimiento de este impuesto. 

También suben otros impuestos y tasas, a los que se aplicará el IPC de junio –el más bajo de los últimos meses-, lo que supone un 2,9 por ciento al alza. El resto de tasas, impuestos y precios públicos, en su mayoría, se mantienen tal como estaban, incluidas las bonificaciones que se crearon el pasado año con motivo de la pandemia.

El alcalde de Binéfar, Alfonso Adán, ha justificado esta actualización de las ordenanzas fiscales por la necesidad de mantener la buena calidad de los servicios, que también han experimentado subidas en los costes de los mismos. "La gestión municipal siempre va dirigida a la buena administración de los recursos públicos y la subida introducida en el IBI, que no tendrá una repercusión sustancial, no es por afán recaudatorio, sino para la actualización de los precios y su armonización con el mantenimiento de los servicios", ha señalado. Asimismo, ha insistido en que "siempre que sea posible, en siguientes revisiones, mantendremos impuestos y tasas sin cambios".

El resto de tasas, impuestos y precios públicos se mantienen como en 2020. Además, en la ordenanza de precios de la Escuela Infantil se introduce una bonificación para familias numerosas.

Por otro lado, se incrementan un 2,9 por ciento, además del impuesto de vehículos y el IBI, la tasa por la prestación de enseñanza en las escuelas deportivas, por prestación de los servicios de piscinas municipales, por ocupación de la vía pública con materiales de construcción, por la utilización del estacionamiento de vehículos pesados y la tasa del cementerio municipal, entre las más importantes.

Tanto del grupo del PSOE como Cs han apoyado estas modificaciones, "necesarias por el incremento de los precios al consumo y las subidas de costes de personal y porque, en su gran mayoría, los precios públicos, impuestos y tasas no se actualizaban desde 2012. En esta ocasión, el incremento es el IPC para las que se modifican, pero otras se congelan y se mantienen las bonificaciones", explicaba el portavoz del PSOE, Juan Carlos García.

José Miguel Burillo, portavoz de Cs, ha recordado que la inflación en estos momentos es del 5,5 por ciento y “proponemos una subida del 2,9”. Burillo ha añadido que “no tiene sentido tirar de remanentes, lo lógico es subir poco a poco los precios públicos, tasas e impuestos actualizándolos, para tender al equilibrio presupuestario, ya que no se puede gastar más de lo que se ingresa”. El concejal de Cs ha dado su voto favorable “por responsabilidad y por la prudencia con que se lleva la gestión y por los presupuestos”.

Sin consenso

Por su parte, el grupo del PP ha votado en contra, según ha explicado su portavoz, Pilar Bernad, porque el equipo de gobierno "no ha hecho el esfuerzo necesario para explicar la subida", por lo que se han alineado al resto de grupos que se han opuesto. En el mismo sentido han votado Cambiar Binéfar, cuya portavoz Elsa Morillo ha señalado que "no se han escuchado las propuestas que hicimos de bajadas de IBI y de congelación de otros impuestos y porque no hay pérdidas económicas que justifiquen la subida”. 

También el portavoz de Podemos, Carlos Arroyos, ha explicado su voto en contra porque "se ha roto el consenso de 2020 para que los ciudadanos no paguen más impuestos" y porque "tenemos solvencia económica y superávit, por lo que no está justificado el incremento. Para nosotros valía mantener congeladas las ordenanzas”. Beatriz Oliván, la portavoz de Vox, ha dicho que “no está justificado un mayor esfuerzo fiscal” y que “no es el momento de una subida de los impuestos municipales”, por lo que se ha sumado al voto en contra.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión