Huesca
Suscríbete

El PP pide una prueba de ADN para confirmar que los restos de la catedral de Huesca son de Félix de Azara

Presentará una iniciativa en las Cortes para que el Gobierno encargue un estudio genético con motivo del bicentenario del Darwin aragonés.

Espacio bajo la cripta donde se encontraron los huesos atribuidos a Félix de Azara.
Espacio bajo la cripta donde se encontraron los huesos atribuidos a Félix de Azara.
Rafael Gobantes

¿Los restos encontrados en la cripta de la catedral de Huesca, enterrados bajo una placa con el nombre de Félix de Azara, son realmente del naturalista fallecido hace dos siglos, considerado el Darwin aragonés? El PP quiere despejar esta incógnita y para ello  presentará una iniciativa en las Cortes. Propone que el Gobierno de Aragón, con ocasión de la celebración del bicentenario del fallecimiento del ilustre personaje, elabore un estudio genético comparándolo con el de sus descendientes y la datación de carbono 14 de los mismos, con la finalidad de confirmar que los huesos aparecidos bajo la cripta de los Lastanosa de la seo oscense son efectivamente de él.

La iniciativa ha partido del diputado popular Fernando Ledesma, después de que este periódico revelara que la identidad está por confirmar, ya que la DGA rechazó la petición realizada por el paleoantropólogo y arqueólogo José Ignacio Lorenzo de realizar un estudio genético cuando hace 15 años aparecieron los huesos atribuidos a Azara. Se metieron dentro de una caja en una hornacina en la pared, que se tapó con una placa con su nombre.

"Los restos están enterrados en la cripta de los Lastanosa en la catedral de Huesca, o no. No existe evidencia científica de la identidad de los huesos inhumados hace 15 años, tras aparecer en un nivel inferior de ese lugar. Se hallaron restos de varias personas, sin confirmación de cada identidad. El análisis de ADN aún está por hacer", explica Ledesma en la proposición. El diputado considera que el bicentenario sería una buena ocasión para poder hacer un análisis genético y compararlo con sus descendientes, que se muestran favorables y se prestarían.

Lorenzo, que ha codirige estos días el estudio de las fosas de Belchite, también cree que habría que hacerlo, porque se sabe que estaba ahí enterrado y extrajo huesos de un adulto, "que posiblemente sea él, pero habría que confirmarlo". El arqueólogo guardó muestras, por lo que ni siquiera habría que exhumarlo.

La documentación histórica dice que sí, que los restos del naturalista de cuyo fallecimiento se cumplieron la semana pasada 200 años reposan allí, junto a los sarcófagos de los ilustres hermanos Vincencio y Orencio Lastanosa, pero no existe evidencia científica. 

El naturalista de Barbuñales, de noble cuna, reclamó su derecho a ser enterrado en la cripta de los Lastanosa, con los que estaba emparentado por línea materna. En 2006, con motivo de la restauración de este espacio, se encontraron en un habitáculo inferior, al que se baja por una estrecha escalera, los restos humanos atribuidos a Félix de Azara. Era habitual el uso de carnarios en las iglesias, lugar donde se echaban los cuerpos hasta descarnarse para luego trasladarlos a osarios, una función que pudo tener el nivel inferior de la cripta. El espacio incluso se usó en la Guerra Civil como refugio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión