Huesca
Suscríbete

Un segundo robot se suma a la búsqueda del militar desaparecido en El Grado

La máquina ha sido cedida por una empresa de Murcia y dispone de una tecnología más avanzada para rastrear las zonas más profundas del embalse.

Los GEAS han montado el operativo cerca de la prensa, por donde se busca a Mario Quirós.
Los GEAS han montado el operativo cerca de la prensa, por donde se busca a Mario Quirós.
Rafael Gobantes

La Guardia Civil incorporará este sábado un segundo robot al operativo de búsqueda de Mario Quirós, el militar desaparecido en aguas del embalse de El Grado cuando realizaba un curso de buceo de asalto el pasado día 12. La máquina, que ha sido cedida por una empresa de Murcia, dispone de una tecnología muy avanzada, y reforzará el trabajo realizado en las cotas más profundas por el otro robot de la unidad de Madrid del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS).

Después de cuatro días de rastreo, la jornada del viernes concluyó sin rastro del militar y se retomará a primera hora de la mañana. Los componentes del GEAS han batido ya toda el área marcada hasta 50 metros de profundidad, cota a la que pueden llegar los submarinistas. A partir de aquí, y hasta los 72 del embalse, utilizan cámaras subacuáticas y robots. Hoy estos dispositivos seguirán trabajando por una zona repartida en calles para no dejar ningún trozo sin batir entre la orilla y la presa, donde se le busca, indicó el sargento Jesús Fernández, jefe del GEAS de Huesca, quien confía en que la máquina incorporada al operativo permita dar con el paradero del submarinista.

Mario Quirós, malagueño de solo 22 años y destinado en el Regimiento de Ingenieros número 8 de Melilla, realizaba unas prácticas de buceo nocturno en el embalse de El Grado cuando se perdió su pista en la madrugada del martes.

La profundidad del embalse está marcando el trabajo de los buceadores de la Guardia Civil. A favor juega el hecho de tener buena visibilidad, aunque se trate de un pantano con lodos en el fondo. El operativo está formado por seis miembros del Grupo de GEAS de Huesca y dos operadores de máquina y seis componentes del equipo de buceo técnico de la unidad de Madrid. 

Los primeros realizan inmersiones periódicas en un área delimitada de unos 80 metros por 60, desde la orilla a la presa, en el espacio donde supuestamente se encontraba el suboficial Quirós. Los segundos manejan las cámaras subacuáticas y el robot que rastrea el fondo. Y los últimos serán los encargados de sumergirse por debajo de los 50 metros en caso de aparecer el cuerpo, ya que su trabajo se realiza en condiciones especiales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión