Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Buscan con cámaras subacuáticas y un robot al militar desaparecido en El Grado

"No sabemos el lugar exacto del embalse donde se perdió", afirma el jefe del GEAS de la Guardia Civil en Huesca. Este jueves se ha reanudado la búsqueda con la incorporación de un equipo de buceo técnico de Madrid para bajar a más de 50 metros de profundidad.

Las labores de búsqueda se centran en la zona del embalse cercana a la presa.
Las labores de búsqueda se centran en la zona del embalse cercana a la presa.
Verónica Lacasa

Los buceadores de la Guardia Civil que buscan desde el pasado martes a un submarinista del Ejército desaparecido en el embalse de El Grado están utilizando cámaras subacuáticas y un robot debido a la profundidad, de hasta 72 metros en algunos puntos. Este jueves se ha reanudado la búsqueda con la incorporación de llegados desde Madrid. El operativo se está viendo también dificultado por no saber el lugar exacto dónde se perdió.  

El desaparecido es el suboficial Mario Quirós Ruiz, de 22 años y natural de Málaga,  destinado en el Regimiento de Ingenieros número 8 de Melilla. Su rastro se perdió durante la noche, cuando estaba realizando en el pantano una práctica programada de un curso de Buceador de Asalto. 

La formación la imparte el Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros nº 12, con base en el cuartel de Monzalbarba, en Zaragoza, e incluye recorridos subacuáticos diurnos y nocturnos, inmersiones profundas o uso de explosivos bajo el agua. Los militares tienen desplegados vehículos y material de pontoneros tanto en la zona de coronación de la presa como en unas naves cercanas y prohiben el acceso a cualquier persona ajena al operativo.

La noticia de la desaparición no trascendió hasta el miércoles por la tarde, a través de una nota de prensa de la Comandancia General de Melilla, aunque se produjo la madrugada del pasado martes. Esta es la tercera jornada de búsqueda para los buceadores del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de Aragón y Cataluña, que de momento no han encontrado indicios de su paradero bajo las aguas del embalse de El Grado. 


Buceo nocturno

Aunque el Ejército de Tierra no ha dado detalles sobre las circunstancias de la desaparición, se supone que el suboficial realizaba buceo nocturno, dada la hora en que se comunicó su pérdida. Exactamente fue a las 3.00 del martes cuando la Guardia Civil recibió el primer aviso. Desde la Central Operativa de Servicio (COS) de la Comandancia de Huesca se activó al GEAS de Aragón, con sede en la capital oscense, que dos horas después ya estaba en el embalse con un primer equipo de cuatro especialistas.

El primer día se realizaron cuatro inmersiones hasta que las condiciones de visibilidad, por falta de luz solar, obligaron a interrumpir la búsqueda para reanudarla el miércoles a primera hora. La segunda jornada volvió a concluir sin resultado. Además de los cinco miembros del GEAS de Huesca están participando otros tres de Barcelona.

El principal problema al que se enfrentan los submarinistas de la Guardia Civil es la profundidad, de hasta 72 metros en algunas zonas del embalse. Solo pueden descender hasta 50 metros en buceo con aire. Por debajo de este nivel están utilizando cámaras de visión subacuáticas y un robot, que rastrean el fondo siguiendo un trazado para ir acotando la zona que se peina.

La zona de la presa ha sido acordonada y se impide acercarse al área de búsqueda.
La zona de la presa ha sido acordonada y se impide acercarse al área de búsqueda.
Verónica Lacasa

Hoy se incorporarán al operativo dos expertos de buceo técnico del Grupo de Actividades Subacuáticas desplazados desde Madrid, que disponen de equipos específicos para descender por debajo de esos 50 metros.

"No sabemos el lugar exacto donde desapareció"

"No tenemos referencia exacta de dónde pudo haber desaparecido. En un momento dado se perdió y no sabemos el punto concreto", ha señalado el sargento Jesús Fernández, jefe del GEAS en Huesca. De ahí que se esté realizando una batida desde la orilla hacia el interior del pantano, con una capacidad de 400 hectómetros cúbicos y en este momento al 70% del volumen máximo. Sí se sabe que fue cerca de la presa, que es donde se está centralizando el trabajo.

El responsable del operativo del GEAS ha aclarado que se están utilizando los medios técnicos a su alcance, como cámaras subacuáticas y un robot, "para no poner en peligro a nuestros buceadores". "Más allá de 50 metros no nos podemos aventurar. No podemos meterlos a 72 metros para hacer una búsqueda". La visibilidad, ha añadido, no está resultando un problema, pese a ser aguas pantanosas y a los lodos del fondo. Sí condiciona el frío, ya que a esas profundidades la temperatura descienden a 4 o 5 grados.

De ahí que se haya pedido ayuda a Madrid. "En caso de que localizásemos algún indicio o al desaparecido, ya serán ellos los encargados de recuperar el cuerpo. Vienen con material específico, con una mezcla de gases y ellos tienen conocimientos de buceo técnico", ha asegurado Fernández.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión