Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El acceso al valle de Benasque de la N-260 volverá a cerrar por obras el 18 de octubre y reabrirá en el puente de la Constitución

La carretera sufrirá otros tres cortes entre semana en diciembre y enero, pero estará en servicio durante toda la Navidad para afectar lo menos posible al inicio de la temporada de esquí.

Obras actuales en el tramo de la N-260 entre Campo y El Run.
Imagen de archivo de las obras dsee la N-260 entre Campo y El Run.
Pablo Segura

El principal acceso al valle de Benasque por la N-260 volverá a cerrarse desde el 18 de octubre para poder avanzar con las obras de mejora integral del tramo entre Campo y el congosto del Ventamillo. Así se lo han comunicado este miércoles los máximos responsables del Ministerio de Transportes a los alcaldes y empresarios de la zona en una reunión técnica celebrada en Campo. 

En concreto, el calendario diseñado por el Ministerio con la empresa Dragados que ejecuta las obras establece que la carretera estará cerrada del 18 de octubre al 2 de diciembre para reabrir de cara al puente de la Inmaculada y la Constitución, cuando se espera que pueda dar comienzo también la temporada de esquí. Además, están previstos otros tres cortes entre semana en los meses de diciembre y enero (del 13 al 16 y del 20 al 22 de diciembre y del 17 al 20 de enero) para intentar afectar lo menos posible al turismo de nieve. A petición de la Asociación Turística del Valle de Benasque, se ha aceptado reabrir la carretera el 20 de enero en lugar del 21 inicialmente propuesto. Así las cosas, estará cortada al tráfico 57 días. 

Rafael López Guarga, jefe de la demarcación de carreteras del Estado en Aragón, ha explicado que las obras van en plazo y que por tanto está previsto que acaben a mediados de 2023. De hecho, ha anunciado que el Ministerio ha habilitado una partida extra para poder acelerar el ritmo de los trabajos durante estos períodos de corte. Con todo, ha advertido de que el próximo año serán necesarios nuevos cierres en primavera y en otoño. 

El alcalde de Castejón de Sos, José Manuel Abad, se ha mostrado "resignado" con el calendario impuesto. "Todos somos conscientes de que no se puede circular por la misma zona en la que se está trabajando ya que por ejemplo ahora hay un tramo entre Seira y el Ventamillo en el que actualmente solo hay un paso de tres metros y ya hubo un accidente hace unos días", ha asegurado. No obstante, ha mostrado su malestar y su queja por el retraso y la falta de información "porque desde finales de agosto hay mucha gente que está pendiente de saber estas fechas para planificar sus puestos de trabajo, sus traslados... y nos han informado con muy pocos días de margen", ha lamentado. Y es que ha insistido en que pese a ser conscientes de la necesidad de realizar cortes, "tienen que afectar lo menos posible". Con todo, considera que tener el principal acceso al valle durante cinco meses al año es "una barbaridad"

En la reunión se han trasladado algunas peticiones individuales. Así, por ejemplo, el alcalde de Seira, Daniel Larramona, ha pedido que se flexibilicen los horarios de corte que afectan a este pueblo, el más perjudicado por las obras ya que los vecinos tienen severas restricciones para entrar y salir. Además, desde la estación de Aramón Cerler también han solicitado que se cambie la regulación de los semáforos para no provocar atascos especialmente los viernes y los domingos por la tarde, los momentos de mayor circulación de esquiadores. 

Por su parte, la subdelegada del Gobierno, Silvia Salazar, ha anunciado que la carretera de Espés se abrirá por fin al tráfico la próxima semana. La Diputación Provincial de Huesca ha invertido cerca de dos millones de euros en el acondicionamiento de los 11 km de esta vía que comunica la A-1605 y la N-260, acortando el recorrido para llegar al valle de Benasque por el Eje del Isábena.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión