Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Septiembre no frena el aluvión de rescates en el Pirineo con 9 salvamentos en las últimas horas

Dos de los accidentes se han producido en el Aneto, donde está en marcha un operativo para auxiliar a un ciudadano francés con heridas en brazos y piernas por una caída. 

Muchas personas suben al glaciar del Aneto sin el equipamiento adecuado.
El glaciar del Aneto, uno de los puntos negros del verano en la montaña.
Guardia Civil

El fin de las vacaciones no ha puesto freno al aluvión de rescates que la Guardia Civil realiza en la temporada estival. En este segundo fin de semana de septiembre, todavía con buen tiempo y calor, se llevan contabilizados nueve accidentes, siete de ellos el sábado y dos que estaban en marcha en la mañana del domingo: la evacuación de una corredora de la prueba deportiva Canfranc-Canfranc, por malestar físico, y la de un montañero francés en el pico Aneto

Este último formaba parte de un grupo de nueve personas. Sufrió una caída y presentaba heridas en brazos y piernas. A la zona han acudido miembros del Greim de Benasque, el helicóptero con base en esta localidad y un médico del 061.

No ha sido el único rescate del fin de semana en el techo de los Pirineos. El sábado, un vecino de Lérida de 39 años y otro de Barcelona, de 30, sufrieron una caída mientras ascendían a la cumbre. Uno tenía un golpe importante en la pierna. El helicóptero trasladó a los especialistas a una zona cercana para que se aproximaran hasta ellos a pie. Se decidió evacuarlos para tratar al herido en la helisuperficie de Benasque. Sus lesiones no aparentaban gravedad, aunque al final fue trasladado al Hospital de Barbastro

En la zona de Monte Perdido, el tercer pico más alto del Pirineo aragonés, también se produjeron dos accidentes el sábado. Desde el refugio de Góriz (Fanlo) se dio aviso de la presencia de dos montañeros lesionados en sendos accidentes. Uno de ellos, un malagueño de 31 años se cayó subiendo a la cima y sufrió un esguince de tobillo. Pudo llegar al albergue pero cuando se enfrió la lesión ya se sentía incapaz de caminar. Se le trasladó a  la Pradera de Ordesa donde esperaba una ambulancia para llevarlo al Hospital de Barbastro.

El otro, un guipuzcoano de 34 años, tenía el hombro posiblemente dislocado por una caída después de pasar las cadenas del lago Helado pero había podido llegar hasta el refugio. El médico le redujo la luxación y también lo llevaron a la Pradera para que luego una ambulancia lo trasladara Barbastro.

Además, la Guardia Civil estuvo buscando a dos seteros barceloneses, de 56 y 69 años, extraviados en Benasque. Los localizaron en  un barrido aéreo en la zona alta del pinar de Belarta, pero como ya caía la noche y el helicóptero no podía seguir volando, se decidió hacer el rescate a pie. A las 21.20 dos especialistas del Greim salieron en su ayuda. Comprobaron su buen estado de salud, se les abrigó y se les dio de comer y beber, para posteriormente realizar el recorrido de vuelta y acompañarles hasta su domicilio en la localidad de Cerler.

En el resto de intervenciones, la Guardia Civil evacuó al Hospital de Jaca a un inglés de 55 años que se encontraba en el refugio de Respomuso (Sallent de Gallego) con un fuerte dolor abdominal; a una mujer de 79 años, vecina de Valencia, afectada por un golpe de calor en las pasarelas de Panticosa; y a una barranquista de Pamplona de 38 años que sufrió una lesión en el tobillo a mitad de recorrido en el descenso del barranco de Estiviella (Valle de Hecho).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión