Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

La DPH ultima la apertura de una vía alternativa a la N-260 para acceder al valle de Benasque

Los empresarios turísticos aplauden las obras acometidas en la carretera de Espés pero exigen que no sirva de "excusa" al Ministerio para cortar más tiempo el tramo Campo-Ventamillo.

La mejora de la carretera de Espés ha entrado ya en la recta final después de más de dos años de obras.
La mejora de la carretera de Espés ha entrado ya en la recta final después de más de dos años de obras.
DPH

La Diputación Provincial de Huesca ultima ya los trabajos de acondicionamiento de los 11 km de la carretera de Espés, que comunica la A-1605 y la N-260, acortando el recorrido para llegar al valle de Benasque por el Eje del Isábena. Esta vía, que lleva dos años cortada salvo para el paso de los vecinos, aspira a ser una nueva alternativa mientras duren las obras de mejora integral del tramo de la N-260 entre Campo y el final del Congosto del Ventamillo, cuya ejecución se prolongará hasta finales de 2022.

La DPH adjudicó en su día un primer contrato por algo más de un millón de euros a la UTE formada por Hormigones del Pirineo y Horpisa Sobrarbe para actuar en el tramo desde el cruce de la A-1605 hasta Espés Alto. Sin embargo, posteriormente ha tenido que hacer nuevos modificados que han disparado la inversión final hasta cerca de dos millones de euros, como explica Joaquín Monesma, diputado responsable de Obras.

En un primer momento surgieron imprevistos en este tramo inicial de 5,7 km ya que además del ensanchamiento de la plataforma (de 4 a 5 metros) y el asfaltado, tuvieron que reforzar taludes tras dos deslizamientos y realizar unas correcciones de trazado de unas curvas, lo que supuso un sobrecoste de 290.000 euros.

Durante las obras se halló una necrópolis medieval que no implicó la paralización los trabajos, solo desviar unos metros el trazado y realizar nuevas prospecciones arqueológicas.

Blandones aparecidos en las obras de mejora de la carretera de Espés que da acceso al valle de Benasque.
Blandones aparecidos en las obras de mejora de la carretera de Espés que da acceso al valle de Benasque.
DPH

Posteriormente, la DPH adjudicó un contrato menor de conservación para labores de bacheo en algunas zonas puntuales del tramo siguiente de algo más de 4 km hasta la N-260 pero se toparon con grandes blandones que han encarecido los trabajos.

La opción más corta de las cuatro alternativas

Cuando esté en servicio, será la más corta de las cuatro rutas alternativas que existen para ir desde Barbastro a Benasque en caso de que se cierre de nuevo el principal acceso de la N-260, como ocurrió la pasada primavera. La carretera de Espés acorta el posible rodeo en unos 20 km y casi media hora de tiempo.

Además, beneficiará directamente a 11 localidades que no superan los 280 vecinos (Laspaúles, Neril, Suils, Villarrué, Abella, Espés, Espés Alto, Piedrafita, San Feliu de Veri, Buyelgas y La Muria). Todos ellos están acostumbrados a su trazado de alta montaña que discurre por encima de los 1.000 metros con pendientes de más del 12% que obligan a circular con precaución.

De las otras tres alternativas actuales para acceder al valle de Benasque, una discurre por Graus (N-123)-Roda de Isábena (A-1605)-Bonansa (A-1605)-Laspaúles (N-260)-Castejón de Sos (N-260)-Benasque (A-139); otra por Benabarre (N-123a)-Pont de Suert (N-230)-Laspaúles (N-260)-Castejón de Sos (N-260)-Benasque (A-139); y la tercera por Campo-Torre la Ribera/Vilas del Turbón (HU-V-9601)-Bonansa (A-1605)-Laspaúles (N-260)-Castejón de Sos (N-260)-Benasque (A-139). En todos los casos, se trata de sumar entre 30 y 45 minutos al trayecto habitual.

"Te evitas dos puertos y una vuelta bastante importante"

El presidente de la Asociación Turística del Valle de Benasque, José María Ciria, aplaude esta actuación de la DPH "porque la carretera de Espés permite esquivar dos puertos, el de Bonansa y el de Col de Espina, y además te evitas una vuelta bastante importante". "Es una ruta más larga que la normal pero no se hace tan pesada como las que hay ahora así que nos irá bien", valora.

No obstante, Ciria también hace hincapié en que esta mejora no puede servir de "excusa" al Ministerio de Transportes para hacer cierres más prolongados de la N-260, el principal acceso. "Lo que tienen que hacer es cerrar lo mínimo posible porque eso supone estrangular la economía del valle y bastante tiempo hemos estado cortados ya", se queja.

Y es que cabe recordar que el tramo entre Campo y Seira estuvo cerrado casi tres meses -del 6 de abril al 1 de julio- por culpa de dos desprendimientos en el Congosto de Ventamillo y en Seira que retrasaron su apertura. Las obras de urgencia costaron cerca de 14 millones de euros. "Suponemos que habrán aprovechado para adelantar mucho la obra y que cortarán ya lo mínimo posible", manifiesta Ciria.

Actualmente, los vehículos que circulan por la N-260 ya suelen sufrir paradas intermitentes de hasta 20 min por los tres semáforos que hay repartidos en distintos tramos de las obras. 

RUTAS BARBASTRO-BENASQUE

    1. Ruta más directa (N-123/N-260/A-139/N-260/A-139): 88 km y 95 min.
    2. Por Espés (N-123/A-1605/camino de Espés/N-260/A-139): 113 km y 128 min.
    3. Por el Turbón (N-123/N-260/HU-V-9601/A-1605/camino de Espés/N-260/A-139): 124 km y 130 min.
    4. Por Bonansa (N-123/A-1605/N-260/A-139): 127 km y 136 min.
    5. Por Benabarre (N-123a/N-230/N-260/A-139): 144 km y 145 min. 
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión