Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

La factura de los desprendimientos de la N-260 se dispara a 13,7 millones de euros

El coste de las dos actuaciones de emergencia encarece un 40% el presupuesto inicial de las obras entre el Ventamillo y Campo, adjudicadas por 35,7 millones.

Desprendimiento en la N-260
El arreglo de este desprendimiento de la N-260 ha costado casi 9,4 millones de euros. 
P. S.

Los dos graves desprendimientos ocurridos esta pasada primavera durante las obras de la N-260 le han costado muy caro al Ministerio de Transportes. Y es que la ‘factura’ de estas dos actuaciones de emergencia se ha disparado hasta los 13,7 millones de euros con lo que el presupuesto inicial de las obras de mejora integral del tramo entre el Congosto del Ventamillo y Campo, que fueron adjudicadas en su día por 35,7 millones a la empresa Dragados, se ha encarecido ya casi un 40%.

El último Consejo de Ministros acordó tomar razón de la declaración de emergencia de las obras de reparación del deslizamiento de los taludes lateral y frontal del emboquille sur del túnel 1, ocurrido el 20 de abril entre Campo y Seira, que han permitido subsanar la situación de "grave peligro existente". El importe de los trabajos se ha elevado al final a 9.386.521,29 euros.

El arreglo de este desprendimiento obligó a prolongar el cierre de la carretera hasta el pasado 1 de julio, cuando en principio estaba previsto abrirla ya un mes y medio antes, el 14 de mayo. Y es que el deslizamiento de rocas de gran envergadura bloqueó completamente la calzada.

La apertura del tramo, sin embargo, se hizo condicionada ya que dada la naturaleza de los trabajos que quedan por acometer, la velocidad ha quedado limitada de momento a 60 km/h salvo en zonas puntuales en las que será a 40 km/h, por lo que se aconseja máxima precaución a los usuarios ya que los trabajos continúan y habrá cortes ocasionales.

A esta actuación de emergencia hay que sumar otra valorada en 4.350.155,45 euros de la que también tomó razón el Consejo de Ministros a principios de junio por los trabajos de protección y reparación de los daños producidos en propio Congosto del Ventamillo  (entre los kilómetros 389,700 y 390,425) y que también generó un "grave peligro".

Después de casi 70 días de estar ‘casi aislados’ con horarios de paso muy limitados, el 18 de junio los vecinos de Seira pudieron ya volver a circular con normalidad por el tramo hasta El Run.

Este desprendimiento reactivó la histórica reivindicación de los agentes económicos y sociales del valle de Benasque de construir un túnel de 3 km para salvar este congosto. Y es que los trabajos actuales solo contemplan mejorar el firme. Sin embargo, el Ministerio enfrió pronto las expectativas asegurando que cualquier decisión se retrasará al menos hasta 2023, cuando estén finalizadas las actuales obras.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión