Huesca
Suscríbete

El Festival Enclaves de la Hoya de Huesca lleva la música este verano a iglesias, plazas... y una chopera

La música antigua sonará del 9 de julio al 6 de agosto en los municipios de Belsué, Sesa, Almudévar, Ortilla, Casbas, Bolea y Triste, además de la Iglesia de Santo Domingo y el Teatro Olimpia de Huesca.

Foto de la Colegiata de Bolea
Foto de la Colegiata de Bolea
Laura Uranga

El Festival de Música y Patrimonio Enclaves vuelve este año con fuerza con nueve conciertos, frente a los dos que tuvieron lugar la pasada edición. Las actuaciones tendrán lugar en sitios emblemáticos de la Hoya de Huesca, pasando por Belsué, Sesa, Almudévar, Ortilla, Casbas de Huesca, BoleaTriste y Huesca, desde el día 9 de julio hasta el 6 de agosto.

Desde el año 2013, el festival “aspira a enriquecer la oferta cultural del medio rural de la Hoya de Huesca”, según Beatriz Calvo, consejera de Cultura y Deportes de la comarca, de manera que se une la música con el patrimonio cultural para crear un evento lleno de proyectos, con artistas residentes, naturales o formados en el Alto Aragón.

Como actividad complementaria, se presentará un proyecto fotográfico, de la mano de la artista Sol Montenegro, en torno a la mujer en el ámbito rural, adaptándose a la premisa de Enclaves ya que relaciona a ésta con la música. Estas obras podrán observarse en algunos muros de Huesca, Sesa, Bolea, Ortilla o Almudévar.

El festival dará comienzo el día 9 de julio en la Chopera de Belsué (Nueno), donde se encuentra una de las piezas más emblemáticas del escultor portugués Alberto Carneiro. El violinista Raúl Márquez será el encargado de la parte musical, con un espectáculo nacido de la pandemia.

El 10 de julio continuará en la localidad de Sesa, en la Casa Ramonico, un edificio de arquitectura civil renacentista de gran valor cultural. La actuación musical será de Gavarnie Emsemble, un grupo formado en París en 2017, donde tienen representación las hermanas altoaragonesas Ana y Carmen Mainer Martín, que interpretarán la banda sonora de la película de Charles Chaplin ‘The Kid'.

El siguiente concierto será el día 17 de julio en Almudévar, en el Castillo de la Corona, unos restos de la antigua fortaleza que constituyó un bastión de referencia en las tierras de la Hoya. La formación aragonesa El Trovar, basada en investigaciones sobre las fuentes, su contexto temporal y el uso de instrumentos de la época, interpretará los madrigales y canciones del XVI al XX de Dowland a Quilter.

El día 19 de julio la Iglesia de Santo Domingo y San Martín de Huesca acogerá el siguiente acto musical. Antonio Falcón creó una de las iglesias más relevantes del estilo barroco clasicista romano en la comunidad de Aragón. El grupo Chiavette presenta un programa con obras de autores españoles del XVI y aragoneses del XVII como Tomás de Victoria o Antonio de Cabezón, entre otros.

El siguiente concierto se llevará a cabo el 23 de julio en la Casa Paco, en Ortilla, con una heráldica plantada en el XVIII en la fachada coincidiendo con el reconocimiento de su hidalguía. Actuará la Ópera Omnia, compuesta por la voz de la soprano Manon Chauvin, acompañada de Sara Águeda al arpa barroca y Calia Álvarez a la vihuela de arco. Interpretarán canciones del Siglo de Oro español de cuatro compositores de la época: Hidalgo, Navas, Durón y Valls.

El Monasterio de Casbas, en Casbas de Huesca, será el refugio del concierto del 24 de julio. Este conjunto monástico se trata de uno de los monumentos cistercienses más importantes del Alto Aragón. El dúo musical Zaruk, con la chelista Iris Azquinezer y el guitarrista alemán Reiner Seiferth, acompañados por el percusionista David Mayoral, interpretarán unas melodías en las que confluye la tradición con la música clásica y el jazz.

El día 30 de julio está programado un concierto en Bolea, en la Colegiata de Santa María la Mayor, una obra renacentista levantada en el solar de una fortaleza medieval. En ella se podrá escuchar a Concerto 1700, fundado en el año 2015 por el violinista Daniel Pinteño. Interpretarán piezas de Cayetano Brunetti, un músico de la cámara del futuro Carlos IV y embajador en España de las novedades musicales nacidas en París o Viena.

La Iglesia de la Asunción, en Triste, acogerá el 31 de julio otro de los conciertos donde se descubrieron unos restos altomedievales que datan de los siglos X y XI. La actriz Victoria Crespo junto con dos músicos, Eva Laliena y David Lobera, mezclarán música e interpretación en una fábula fundamentada en leyendas del Alto Aragón.

Para finalizar el festival, el día 6 de agosto el Teatro Olimpia, el espacio escénico más emblemático de la ciudad de Huesca, construido en 1925 y remodelado en 2008, será el escenario del grupo Katharsis. Once músicos con presencia de intérpretes aragoneses ofrecen un espectáculo singular en torno a la celebración con obras de Poulenc, Hindemith o Johan Strauss (hijo).

La entrada a todas estas actuaciones será gratuita, salvo la última en el Teatro Olimpia, hasta que se complete el aforo. De esta manera, en determinados conciertos se establece un sistema de reserva previa de invitaciones para poder controlar el aforo.

Ramón Lasaosa, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Huesca, ha indicado que “una de las cosas que nos planteamos fue ir a diferentes sitios. De esta manera, ponemos en valor otros edificios y otros ámbitos, y que no fueran solo medievales, sino de otras épocas”. Por su parte, Sofía Avellanas, diputada provincial, anima al público a acudir al festival, ya que “encontrarán actuaciones que parecen hechas para cada lugar y, además, podrán disfrutar de un entorno incomparable”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión