Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

¿Qué se sabe de las grandes nubes de insectos grabadas en Los Monegros?

Los vídeos han despertado la curiosidad de los expertos, que explican que son nubes de apareamiento y expansión de algún tipo de díptero y que surgieron tras una eclosión masiva. Frente a lo supuesto por algunos, ni son mosquitos comunes ni pulgones.

Nubes de insectos en Huesca
Nubes de insectos en Huesca
Heraldo

"Las nubes de insectos no son raras, pero nunca había visto unas tan impresionantes como las grabadas en Los Monegros". La frase es de Miguel Carles-Tolrá, doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad de Barcelona, que, al igual que otros expertos, se muestra fascinado por una serie de imágenes que desde hace ya varios días circulan por las redes sociales y saltan de whatsapp en whatsapp.

Hay dos vídeos diferentes, que fueron grabados hace unos quince días en el mismo lugar, las inmediaciones de la ermita de Santa Elena, dentro del término municipal de Torralba de Aragón. El templo está situado en un alto de la sierra de Alcubierre, lejos de grandes balsas de agua o explotaciones ganaderas.

"Desde lejos, me pareció humo y me acerqué. De haber sabido que eran insectos, ni siquiera lo habría hecho"
Los vídeos han despertado la curiosidad de los expertos, que explican que son nubes de apareamiento y expansión de algún tipo de díptero y que surgieron tras una eclosión masiva. Frente a lo supuesto por algunos, ni son mosquitos comunes ni pulgones.

Los autores de las grabaciones son vecinos de la zona y ambos confundieron las nubes de insectos con un incipiente incendio. "Desde lejos, me pareció humo y me acerqué. De haber sabido que eran insectos, ni siquiera lo habría hecho, ya que iba con mi hijo y nunca sabes cómo pueden reaccionar», explica el sargento de la Guardia Civil del Puesto de Tardienta, Salvador López Armenteros, que grabó el pasado 29 de mayo uno de los vídeos más difundidos. "Nunca había visto algo así", añade.

El agricultor y ganadero José María Alcubierre, natural de Torralba de Aragón, llegó incluso a llamar al parque de bomberos ubicado en Almudévar, ya que, según explica, «estaba convencido de que había un incendio en la sierra». De hecho, se acercó hasta el lugar, llegando a colocarse junto a la nube de insectos, "aunque al poco rato tuve que irme, ya que se colaban por todas partes, incluso por debajo de la mascarilla, y resultaban muy molestos". "Eran como pequeñas polillas y no picaban", apostilla Alcubierre.

Nubes de apareamiento y expansión

Los dos vídeos, junto a varias imágenes, casi todas de ciclistas que durante estos días han recorrido la sierra de Alcubierre y han acabado cubiertos de pequeños insectos, tras toparse con nubes similares, aunque de menores dimensiones, también han circulado de experto en experto. Y ya tienen algunas respuestas.

"Para tranquilidad de la gente, lo primero que hay que decir es que no son nubes de mosquitos comunes (familia Culicidae), es decir, de los que más abundan en la zona; ni tampoco pulgones o polillas. Se trata sin duda de dípteros (insectos alados) y dentro de ellos, una vez que sabemos que no pican, podemos descartar las familias Ceratopogonidae y Simuliidae (mosca negra). Unos buenos candidatos serían los Chironomidae (llamados vulgarmente mosquitos no picadores), ya que en las zonas hay algunas balsas de pequeño tamaño y por lo tanto, podrían haberse desarrollado con facilidad y en grandes cantidades. Sin embargo, al haber abundante vegetación, y posiblemente zonas húmedas, tampoco se pueden descartar totalmente a los Cecidomyiidae, Sciaridae e incluso Scatopsidae", indica Carles-Tolrá.

Todas estas familias tienen una gran capacidad reproductiva y una breve vida adulta. De hecho, su única función es el apareamiento y puesta de huevos. Y, por lo tanto, lo que vemos son «nubes de apareamiento y expansión», indica el experto, que se forman tras una eclosión masiva, es decir, después de «un nacimiento sincronizado, que tiene lugar en determinados grupos», precisa, citando ejemplos muy conocidos que tienen relación con este fenómeno como las plagas de langostas o, entre las más recientes, la de cigarras en Estados Unidos.

A diferencia de estas últimas, Carles-Tolrá aclara que los dípteros contemplados entre las opciones posibles, además de inofensivos para las personas, no causan afecciones sobre los cultivos. "Las imágenes, junto a las manifestaciones de los testigos, nos dan algunas pistas, pero solo podemos llegar a determinadas suposiciones, ya que es imposible saber con exactitud de qué insecto concreto se trata sin disponer de una imagen mucho más nítida o de un ejemplar", añade.

Las nubes grabadas en Los Monegros no son las únicas vistas en la zona. De hecho, unos quince días antes, se dio otro caso en la cercana 'güega' entre Almudévar y Lupiñén. Dado que la situación se viene repitiendo, Carles-Tolrá, que ha centrado sus estudios en unas 100 familias de dípteros, hace un llamamiento final: «por desgracia, no se ha podido asegurar nada al 100%, por lo tanto, si alguien vuelve a encontrarse con estas nubes, pido encarecidamente que coja algún ejemplar y de este modo, se podrá estudiar mejor y ofrecer respuestas más concretas".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión