Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El Parque Nacional de Ordesa restringirá la acampada nocturna a partir del 2022

El vivac se limitará a Góriz, con 50 personas previa reserva y solo cuando el refugio esté lleno. La dirección admite que la medida es impopular pero "se verá beneficiada la conservación". 

Tiendas instaladas en el entorno del refugio de Góriz, donde ahora se puede vivaquear sin limitación.
Tiendas instaladas en el entorno del refugio de Góriz, donde ahora se puede vivaquear sin limitación.
Refugio de Góriz

El verano del 2021 será el último en el que los montañeros podrán vivaquear en el valle de Ordesa. El Parque Nacional ha iniciado los trámites administrativos para restringir la acampada nocturna en esta parte del espacio protegido, donde actualmente se permite pernoctar al aire libre por encima de 2.500 metros y en el entorno del refugio de Góriz (2.200 m), sin limite de tiendas, con la única condición de plantarlas al caer el sol y levantarlas al amanecer.

A partir de enero de 2022, estará totalmente prohibido a cualquier cota. Solo habrá una excepción: un cupo de plazas para 50 personas en Góriz, previa reserva y con una tarifa aún por determinar, siempre que el refugio tenga su aforo interior completo y dentro de un perímetro acotado. La regulación acabará con la imagen de hasta 200 tiendas de campaña en los alrededores del albergue.

La medida se quería poner en marcha ya este año, pero la larga tramitación ha obligado a aplazarla, ya que se trata de un cambio sustancial que requiere modificar el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG). Solo afectará al sector Ordesa, el más frecuentado. La regulación de la pernocta se quedará como está en los otros tres (Añisclo, Escuaín y Pineta), zonas donde no existen refugios de altura como el de Góriz para cobijar a los montañeros.

La dirección del Parque reconoce que la medida es impopular pero necesaria. "Se generaba basura y veíamos tiendas que se quedaban instaladas de día, así como sacos y esterillas", señala su responsable, Elena Villagrasa. Incluso en las zonas de reserva, como la Ribereta Catuarta y Arrablo, donde no solo está prohibido acampar sino entrar. A pesar de ello se han llegado a contabilizar hasta 20 tiendas plantadas en Catuarta. "Queda mucho Pirineo para los montañeros que quieran dormir al aire libre", añade.

Según la directora, cuando Ordesa planteó la medida en el Consejo de la Red de Parques Nacionales incluso se extrañaron de que todavía se pudiera vivaquear. En Aigüertortes, el más cercano, está totalmente prohibido, solo se permite pernoctar en refugios.

Casi 100 sanciones al año

Es, de hecho, el principal motivo de sanción en Ordesa. Sin contar el 2020, excepcional por la pandemia, en 2019 se interpusieron 100 denuncias (66 por acampar y 34 por dormir en el vehículo, que tampoco está permitido) de un total de 289 infracciones a la normativa del Parque. En 2018, la acampada no autorizada o fuera de zonas habilitadas generó 95.

"Regulando el uso público siempre se ve beneficiada la conservación. Tener a los visitantes concentrados en un punto donde se recoge la basura y hay unos baños es bueno para todos. Incluso para Góriz, que trabajará con reservas", declara la directora del Parque de Ordesa y Monte Perdido. "En el exterior "se han llegado a concentrar 200 tiendas". La depuradora del refugio (del que hacen uso los acampados) no está dimensionada para tanta gente y el día que hay un problema los residuos llegan a la cascada de la Cola de Caballo", advierte.

La nueva zona con capacidad para 50 personas ya está delimitada y falta por concretar la tarifa que se cobrará. El refugio ya advierte a sus clientes de que a partir del 2022 habrá un cupo y será necesario reservar antes de subir y pagar.

La normativa actual viene definida en el PRUG. Restringe el vivac a los terrenos situados por encima de determinadas cotas, según los sectores: 1.650 m en Añisclo (Fuenblanca); 1.800 en Escuaín (La Ralla); y 2.550 en Pineta (Balcón de Pineta). Se estableció una particularidad en el del valle de Ordesa: la cota se fijó en 2.500 m pero se permitió un periodo transitorio en el entorno de Góriz, a 2.200, hasta la terminación de la renovación del refugio.

Ahora que puede disponer del total de las plazas previstas (80) y se han culminado las autorizaciones administrativas para habilitar una zona de acampada aledaña, se ha empezado a tramitar el cambio normativo, que arrancó en el verano del 2020 con el inicio del procedimiento para modificar el punto del Plan Rector que regula la pernocta. Ya ha recibido el visto bueno del Patronato del Parque Nacional, de la Junta Rectora y del Consejo de la Red de Parques Nacionales. Este último, el pasado 26 de abril. Faltarán el Consejo de Protección de la Naturaleza y la Comisión de Ordenación del Territorio.

"Estamos todos de acuerdo en que lo ideal sería ponerlo en marcha ya, pero requiere una larga tramitación", justifica la directora, quien anuncia que el Parque va a empezar a informar de los cambios con la colocación de señales en Góriz y a través de las redes sociales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión