Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Hallados restos de una de las 99 torres de la muralla de Huesca en una obra del Coso

Los vestigios de la ciudad fortificada medieval quedarán integrados en el edificio de viviendas que está proyectado en este solar.

Los restos hallados forman una estructura cuadrangular de grandes sillares.
Los restos hallados forman una estructura cuadrangular de grandes sillares.
Rafael Gobantes

La muralla medieval de Huesca ha salido de nuevo a la luz. En esta ocasión, los vestigios han emergido en un solar del Coso Alto que hasta principios de este mes de mayo ocupaba un edificio en el número 76 de esta calle. El hallazgo no ha sorprendido. Los sondeos previos al derribo, a los cuales obliga Patrimonio debido a la ubicación, ya fueron positivos y arrojaron la existencia de una estructura cuadrangular junto a la acera.

Los sillares quedaron al descubierto solo unos días después de del inicio de la demolición. Jorge Vivas, de la constructora Covijal, explicó que los restos localizados parecen ser los cimientos de uno de los torreones que había a lo largo de la muralla islámica. Los arqueólogos están analizando los sillares para determinar la importancia y la datación exacta de esta torre.

La muralla llegó a tener un perímetro de dos kilómetros y recorría las calles Ronda de Montearagón, Joaquín Costa, Coso Alto y Coso Bajo. La fortificación llegó a contar con 99 torres de defensa, separadas entre sí 22 metros. La única que se conserva, aunque remodelada, es la conocida como torreón del Amparo.

El proyecto arquitectónico integrará los restos hallados en el edificios de viviendas que va a construirse sobre este solar. No es la primera vez que esta empresa oscense trabaja con material delicado, ya que muchas de sus obras se realizan en el casco histórico de Huesca. De hecho, las verjas de los balcones de la casa que se derribado en el número 76 del Coso Alto, se han desmontado para reutilizarlas.

Desde Patrimonio indicaron que el edificio proyectado tiene la autorización de la Dirección General y que los trabajos que se llevan a cabo cuentan con control arqueológico, como corresponde en cualquier actuación que se realiza en los cascos antiguos. Una vez que se estudien los restos, se valorará cuál es la adecuación que se realiza.

1,5 metros de separación

Junto a esta intervención, en el número 74 y donde hasta hace unos años estaba la autoescuela Salvador, se construyen dos viviendas unifamiliares. Este solar está enmarcado entre dos torres "desmochadas e incompletas" cuya altura quedó seccionada, según explica el historiador Antonio Naval.

Estas viviendas tendrán tres alturas, más la planta calle, donde se acondicionará el garaje. Las prescripciones impuestas por Patrimonio para este proyecto son que se guarde una distancia de metro y medio entre las casas y la muralla y que esta se restaure, algo que se están llevando a cabo según avanza la obra, indicaron los promotores.

La presencia de la muralla es continua en esta zona. Los últimos restos hallados pueden verse en el hotel Sancho Abarca.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión