Huesca
Suscríbete

El Ministerio enfría las expectativas sobre el túnel del Ventamillo y retrasa la decisión a 2023

Afirma que "lo recomendable" es esperar a que se acaben las actuales obras de la N-260 entre Campo y Seira para verificar su adecuada integración en el entorno y con "datos reales", valorar luego las alternativas viables.

Actualmente se están colocando unas mallas y unas pantallas para proteger el Congosto del Ventamillo frente a posibles nuevos desprendimientos.
Actualmente se están colocando unas mallas y unas pantallas para proteger el Congosto del Ventamillo frente a posibles nuevos desprendimientos.
Heraldo

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha enfriado las recientes expectativas que se habían generado entre los alcaldes, empresarios y la sociedad civil en su conjunto del valle de Benasque en particular y de la comarca de la Ribagorza en general para reactivar la aspiración de construir un túnel de 3 km para salvar el conflictivo Congosto del Ventamillo. Un tramo de la N-260 entre Seira y El Run con frecuentes desprendimientos y cuya estrechez impide en muchos puntos que se crucen dos vehículos pesados.

Actualmente se están realizando actuaciones de seguridad vial en el congosto para proteger a los usuarios de la carretera de eventuales desprendimientos como el ocurrido el pasado 28 de febrero, que obligó a instalar semáforos para dar paso alternativo. La solución pasa por colocar en esta garganta de roca calcárea de más de 200 metros de altura unas mallas de cables y unas pantallas dinámicas como protección frente a la posible caída de rocas. También se repondrá la calzada dañada por las piedras y se construirán unos voladizos y un pequeño sobreancho que servirá como apartadero para vehículos pesados en caso de aglomeraciones.

Fuentes ministeriales han dejado claro a HERALDO que cualquier decisión sobre retomar o no este proyecto se retrasará al menos hasta 2023, cuando estén finalizadas las actuales obras de acondicionamiento de los 12 kilómetros entre Campo y Seira. Precisamente otro desprendimiento ocurrido durante estos trabajos ha obligado a retrasar hasta finales de junio la apertura de este tramo, que es el principal acceso al valle de Benasque.

Transportes recuerda que en su día ya se segregó el tramo del Congosto del Ventamillo de la mejora integral de la N-260 por condicionantes ambientales, "por lo que lo recomendable en la situación actual sería analizar el comportamiento del tramo que se está acondicionando y verificar su adecuada integración en el entorno". "A partir de ahí, y con datos reales, por parte del Ministerio se tendrán en cuenta todas las alternativas viables a nivel legal, ambiental, técnico y funcional", subrayan.

Necesitaría una nueva Declaración de Impacto Ambiental

Desde el Ministerio recuerdan que las actuales obras de la N-260 incluyen la construcción de dos túneles de longitud 265 y 540 m y que están avaladas por una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) publicada en el BOE de 31 de enero de 2014. Sin embargo, advierten de que el acondicionamiento del trazado del Ventamillo implicaría la iniciación de un nuevo expediente que debería ser sometido a información pública con otra DIA, lo que alargaría su tramitación varios años.

Con todo, este planteamiento ministerial sí deja una puerta abierta a replantear el proyecto. Y supone un cambio de criterio respecto a la última respuesta oficial dada por el Gobierno de España el 8 de abril tras una pregunta presentada en el Senado a instancias de CHA. En ella aseguró que "durante las fases iniciales de la tramitación ambiental del tramo Congosto del Ventamillo-Campo se desistió de la construcción del túnel, no estando previsto retomar esta actuación".

Las esperanzas del valle de Benasque resurgieron hace unas semanas a raíz de unas declaraciones de Rafael López Guarga, jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado en Aragón y máximo representante del Ministerio en la comunidad, que en una visita a las obras de la N-260 aseguró que sería factible hacer un túnel para salvar el Congosto del Ventamillo y que por su parte estarían "encantados" de hacerlo, al tiempo que animó a la sociedad a "empujar" en ese sentido.

Los vecinos de Seira piden acelerar las obras

Por otra parte, este martes se suprimirá de forma excepcional la franja de paso de 5.30 a 6.00 entre Seira y El Run por el Ventamillo para poder adelantar con las obras. El miércoles se volverá a habilitar. El alcalde, Daniel Larramona, ha conseguido que se amplíen estas franjas para dar más facilidades a los vecinos. Ahora pueden pasar de 5.30 a 6.00, de 8.00 a 9.00, de 14.00 a 14.30 (30 min más que antes), de 17.30 a 18.30 y de 20.30 a 22.00 (también 30 min más). Y los fines de semana, a partir de las 14.00 los sábados y domingos.

No obstante, Larramona sigue reclamando que se aceleren los trabajos para reabrir este tramo de la N-260 sin limitación horaria ya que aunque de lunes a viernes apenas superan el medio centenar de residentes fijos, los fines de semana se dispara la población con la ocupación de muchas de las más de 200 segundas residencias. De momento, la previsión es acabar las obras en torno al próximo 10 de junio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión