Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El cierre del principal acceso al valle de Benasque se prolonga hasta final de junio

Las obras para estabilizar un desprendimiento ocurrido junto a la boca de uno de los futuros túneles obliga a retrasar la apertura del tramo de la N-260 ente Campo y El Run.

Un desprendimiento afectó a la N-260 ente Campo y El Run
Trabajos para estabilizar el desprendimiento ocurrido en la N-260 
Pablo Segura

La N-260 entre Campo y El Run, principal acceso al valle de Benasque, no se abrirá este próximo viernes 14 de mayo como estaba previsto sino que se retrasará hasta finales de junio. Para entonces se espera tener ya limpio y estabilizado el desprendimiento ocurrido junto a la boca de uno de los futuros túneles para permitir de nuevo el paso de vehículos con total seguridad.

Visita a las obras en la N-260
Visita a las obras en la N-260
Pablo Segura

Así lo ha anunciado este martes el Ministerio de Transportes tras una visita realizada a las obras por la subdelegada del Gobierno, Silvia Salazar, el jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado en Aragón, Rafael López Guarga, y los alcaldes de Campo y Seira, Eusebio Echart y Daniel Larramona, y el presidente de la Comarca de la Ribagorza, Marcel Iglesias, junto a técnicos de la empresa adjudicataria, Dragados.

Rafael López Guarga ha explicado en detalle la complejidad de los trabajos que se van a acometer en las próximas semanas, que todavía no están presupuestados aunque ya ha advertido de que “no saldrán baratos”.

El desprendimiento se produjo el 20 de abril en el kilómetro 399 de la N-260 y enterró una máquina que por suerte no estaba ocupada en ese momento ya que el operario había parado para ir a comer. La directora de obra, María del Carmen Lacasa, ha recordado que en esta misma zona ya cortó la carretera en octubre y noviembre de 2020 para realizar voladuras como tareas previas al inicio de la construcción del túnel. Y ahora la máquina sepultada estaba acabando de excavar el desmonte y acondicionando una pista. "Pero la geología y la geotecnia de la zona ha sido imprevisible y ha caído en el momento en que estábamos a punto de colocar la protección. Afortunadamente ha ocurrido cuando la carretera estaba cortada y solo ha habido que lamentar daños materiales, pero desde diciembre podría haber sucedido algo así", ha explicado. 

El desprendimiento se produjo el pasado 20 de abril
El desprendimiento se produjo el pasado 20 de abril
Pablo Segura

La magnitud del derrumbe impide utilizar maquinaria pesada “porque todo lo que queda se podría venir abajo también”, ha asegurado López Guarga. Tras realizar tres informes distintos y comparar sus conclusiones, el pasado viernes comenzaron los trabajos desbrozando vegetación con medios manuales. También se han saneado unos bloques que corrían serio peligro de caer y se está colocando una malla como sujeción provisional que impedirá pasar piedras de más de 8 cm.

El siguiente paso será demoler una visera que ha quedado colgada utilizando cemento expansivo y mantas de caucho. Y finalmente se adecuará una plataforma para realizar un anclaje definitivo de la ladera y que pueda entrar entonces maquinaria pesada para retirar los bloques. También se hará una escollera para dejar expedita la carretera y que se pueda dar paso al tráfico.

Aunque se habían planteado abrir un solo carril con paso alternativo, López Guarga ha señalado que han preferido esperar un poco más y adecuar los dos carriles “porque pasar así el verano hubiera sido peor para el valle”.

Las rocas caídas sepultaron una máquina que trabajaba en la vía
Las rocas caídas sepultaron una máquina que trabajaba en la vía
Pablo Segura

Paralelamente se sigue trabajando en el otro desprendimiento ocurrido unos kilómetros más arriba, en el Congosto del Ventamillo. Allí se están colocando unas pantallas para evitar que caigan piedras a la carretera. Además se construirá un voladizo y se aprovechará para realizar un pequeño sobreancho para facilitar el cruce de dos vehículos pesados. También esperan terminar todos estos trabajos a finales de junio.

La directora de obra ha asegurado que los esfuerzos de la adjudicataria se van a concentrar en el punto del desprendimiento para poder abrir cuanto antes la carretera, aunque ha recalcado que están trabajando en el resto del trazado "todo lo que podemos y nos permiten las condiciones actuales". Y es que al cortarse la carretera, la maquinaria ha quedado dividida también a ambos lados. Actualmente hay unos 100 operarios trabajando entre esta obra y la del Congosto del Ventamillo.

El jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado espera que pese a estos inconvenientes se cumpla el plazo de entrega de las obras, previsto para finales de 2022. Aún así también ha advertido de que para ejecutar un proyecto tan complejo serán necesarios nuevos cortes en otoño y el año que viene, aunque podrían ser de menor duración que los efectuados hasta ahora.

La subdelegada se ha congratulado de que el desprendimiento se produjera con la carretera ya cortada “porque podría haber sido una desgracia”. Y ha pedido “comprensión” a los habitantes del valle de Benasque “que ya sabemos que lo están pasando muy mal”, ha reconocido. Silvia Salazar negociará ahora con el Gobierno de Aragón para seguir garantizando la cobertura sanitaria de toda la zona a través del 061 y del 112 mientras dure el corte de la carretera. Este miércoles presidirá una reunión con todos los agentes implicados, alcaldes y asociaciones de hosteleros y empresarios de la zona, para explicarles la situación.

Los alcaldes piden celeridad, alternativas y más flexibilidad horaria

El alcalde de de Campo ha lamentado este retraso y aunque ha admitido que la solución técnica es complicada, ha insistido en pedir al Ministerio "celeridad" y que aprovechen este cierre para que se trabaje "lo máximo posible" en el resto del tramo en obras "para que el corte sea lo más productivo posible". Eusebio Echart ha destacado que esta incidencia llega en un mal momento para todo el valle "después de todo lo que se ha sufrido por la pandemia". También espera que la DPH acelere las obras de mejora de la carretera de Espés, que puede ser una alternativa para ahorrar tiempo de viaje.

Por su parte, el alcalde de Seira, Daniel Larramona, se ha mostrado muy molesto con la prolongación de este cierre y ha exigido que se solucione "lo antes posible". También ha pedido una mayor flexibilidad horaria para que los vecinos puedan salir del pueblo en dirección a Castejón de Sos a través del Congosto del Ventamillo ya que ahora tienen unos horarios muy limitados (de 8.00 a 9.00, de 14.30 a 15.30, de 17.30 a 18.30 y de 20.30 a 21.30).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión