Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Dos niñas de 2 años logran salvar la escuela de Paúles de Sarsa

El centro estaba abocado al cierre por la marcha al instituto de tres de sus seis alumnos, pero ha logrado sobrevivir con la apertura el próximo curso de un aula para los más pequeños. 

Los responsables municipales y de Educación, con algunos de los alumnos de la escuela de Paules de Sarsa.
Los responsables municipales y de Educación, con algunos de los alumnos de la escuela de Paules de Sarsa.
Heraldo

La escuela de Paúles de Sarsa, en la comarca del Sobrarbe, estaba condenada al cierre.  La marcha al instituto de Aínsa, el próximo mes de septiembre, de tres de sus seis alumnos ponía en jaque a este centro, que se mantiene abierto desde 1969, siempre luchando por su supervivencia. Pero una vez más logrará sortear su desaparición, como destaca el Ayuntamiento de Aínsa, esta vez gracias a la apertura el próximo curso de un aula para escolares de 2 años, que ya tiene dos candidatas. Laura y Ohana, de Paules de Sarsa y Arcusa, harán posible el milagro. 

Esta escuela ha sido un símbolo de la España vacía, luchando por mantenerse abierta curso tras curso, y al mismo tiempo un rayo de esperanza, ya que se ha alimentado sobre todo con nuevos pobladores, muchos de ellos extranjeros. La mayoría de los alumnos procedían de familias que se mudaron al Sobrarbe desde puntos tan dispares como Escocia o Australia. Llegó a superar una docena de matrículas, sobre todo por las familias extranjeras, como ha destacado el que durante 20 años fue su director, José María Santos, quien ha vivido el ir y venir de alumnos siempre bajo la amenaza de cierre. Los tres niños matriculados actualmente mantienen esa tendencia, ya que sus padres son de origen australiano, inglés y francés.

“Que el colegio permanezca abierto es fundamental para combatir la despoblación. Es una noticia importante y esperamos que poco a poco se vayan incorporando más niños”, ha dicho el alcalde de Aínsa-Sobrarbe, municipio al que pertenece el colegio. Enrique Pueyo agradece el esfuerzo del Gobierno de Aragón, ya que será necesaria una inversión que acondicione las aulas y el patio de recreo e incorporar un técnico de educación infantil. La directora provincial de Educación, Olga Alastruey, ha visitado las instalaciones para estudiar las necesidades de equipamiento y de plantilla.

De la anticipación de la escolarización y las facilidades para conciliar, destacadas por Alastruey, se beneficiará Milagros Solanilla, una madre de Paúles de Sarsa que actualmente lleva a su hija a la escuela infantil de Aínsa, "con el madrugón y las molestias que supone". "Será bueno para todos, también para ella. Y para Paúles es una alegría oír a los críos cuando hacen gimnasia y cuando corren... le dan vida”, dice. 

"Mi hija, de 24 meses, ya no se tendrá que levantar a las 6 de la mañana. La llevo conmigo a trabajar a Aínsa. Hacemos 25 kilómetros y la dejo en la escuela infantil", explica Milagros, que tiene otro hijo, Miguel, que el próximo curso dejará las aulas de Primeria para ir al instituto. La segunda niña es de una familia de Arcusa, donde también hay otro bebé que garantiza la continuidad.  

Milagros fue la que empujó para abrir el aula infantil. Conduce el camión de residuos de la comarca y vio el ejemplo en Saravillo. Habló con el alcalde de Plan, del que depende este centro, y con el maestro de Paules de Sarsa. A partir de ahí se implicaron las instituciones. 

El colegio, en su estructura actual, mantiene sus puertas abiertas desde el año 1969. Da servicio a 13 núcleos del municipio de Bárcabo y de la zona sur de Aínsa-Sobrarbe. Es una paradigma de la lucha de los habitantes del territorio y las instituciones locales por mantener la escuela. El Ayuntamiento de Aínsa llegó a convocar una línea de ayudas para tener casas disponibles y facilitar la llegada de familias con hijos en edad escolar, ya que el principal problema en la zona es la escasez de viviendas. 

Santos acaba de pasarle el relevo a la nueva directora, Patricia Laín. Asegura que asentar población pasa inexcusablemente por contar con un centro educativo en la zona, algo que de momento está garantizado, pero que no será suficiente si el acceso a la vivienda sigue siendo tan complicado. El consistorio, que comparte la reflexión y afronta el reto buscando soluciones, se muestra optimista y confía en que las oportunidades y los servicios que también brinda la zona sur del municipio faciliten el camino.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión