Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Brusca caída de las reservas de nieve del Pirineo: "Se ha adelantado más de un mes"

La falta de precipitaciones y el ascenso térmico han acelerado la fusión un 30% en las dos últimas semanas. Aun así, los expertos insisten en que hay que llevar crampones y piolets para rutas de alta montaña.

Un guarda del refugio de Respomuso realizando la medición diaria en la estación meteorológica.
Un guarda del refugio de Respomuso realizando la medición diaria en la estación meteorológica.
David Abajo

"Este año parece que la fusión de la nieve se ha adelantado más de un mes". Esta impresión de David Abajo, guarda del refugio de Respomuso (Sallent de Gállego), viene corroborada por la evolución de la reserva nival del Pirineo aragonés, que ha comenzado a derretirse a pasos agigantados con la llegada de la primavera. De hecho, en las dos últimas semanas el volumen de hectómetros cúbicos de agua equivalente ha caído un 30%, pasando de 625 a 566 entre las subcuencas de los ríos Aragón, Gállego, Ara, Cinca y Ésera. Eso supone la mitad de reservas que hace un año y un 40% menos que el promedio de los últimos cinco.

José Ramón Sánchez, del área de Hidrología de la Confederación Hidrográfica del Ebro, atribuye este "importante bajón" de las reservas a las altas temperaturas de las dos últimas semanas y a la ausencia de precipitaciones del mes de marzo. Y también reconoce que una fusión de estas características suele producirse habitualmente más de cara a finales de abril o principios de mayo.  

Gráfico de la evolución de la reserva nival de las temporadas 2020-2021 (rojo) y 2019-2020 (azul) y el promedio de los últimos cinco años.
Gráfico de la evolución de la reserva nival de las temporadas 2020-2021 (rojo) y 2019-2020 (azul) y el promedio de los últimos cinco años.
CHE

Sin embargo, también destaca que si bien hay una clara diferencia en las reservas nivales de esta temporada respecto a años anteriores, no ocurre lo mismo con las aportaciones a los embalses ya que desde el 1 de octubre las cinco subcuencas del Pirineo aragonés han dejado 1.999 hectómetros cúbicos, un 33% menos que hace un año (2.987) pero un 7% más que la media de los últimos cinco (1.870).  

Con todo, José Ramón Sánchez descarta que este rápido deshielo pueda provocar problemas por crecidas en los ríos. "Normalmente se generan cuando hay nevadas importantes en cotas bajas y se combinan los fenómenos de fusión de grandes superficies con lluvias, pero en estos momentos la nieve que queda está en altura y no ocasiona problemas", destaca.

Respomuso, a 2.200 metros de altura, es uno de los pocos refugios del Pirineo aragonés donde aún tienen nieve 'en la puerta de casa'. De hecho, la última medición realizada este miércoles daba 80 cm de espesor (en los Ibones de Bachimaña también quedan 11 cm). Las temperaturas de la pasada semana fueron altas llegando incluso a los 11 grados de máxima, pero en los últimos días han vuelto a bajar hasta los 4,5 bajo cero de mínima.

Por la experiencia del guarda David Abajo, la fusión de la nieve está más avanzada este año y aunque queda todavía bastante espesor en las caras norte, "en las de sur la cota está muy alta para estas alturas del año y se parece más a la situación que habría a finales de mayo". En este sentido, pone como ejemplo el camino de acceso al refugio "porque no hay apenas nieve hasta llegar a la presa y desde allí sigue siendo escalonada, algo que no suele ocurrir hasta mitad de mayo". 

Pese a este descenso de espesores, este experto sigue insistiendo en la necesidad de ir equipado con crampones y piolet para realizar rutas de alta montaña "porque todavía queda nieve, y mucha gente se piensa que cuando hace calor abajo ya no hay nada aquí y se sorprenden al llegar". Además, los aficionados al esquí de travesía tienen que portear el material hasta los refugios. "De aquí para arriba ya puedes ir con los esquís puestos", señala.

Nivel 2 de riesgo de aludes por encima de 2.300 metros

Ante esta situación, desde la Agencia Estatal de Meteorología sitúan el riesgo de aludes en nivel 1 sobre 5 (débil) en todo el Pirineo aragonés por debajo de los 2.300 metros de altitud y en nivel 2 (limitado) por encima, aunque evolucionando durante el día a nivel 1. No obstante, advierte de que sigue habiendo algunas capas débiles que, ante una sobrecarga repetitiva, podrían colapsar provocando aludes pequeños, preferentemente en las horas centrales del día. De cara al fin de semana podrían volver las nevadas aunque débiles y en cotas altas.

También la Aemet reconoce que debido a la escasez de precipitaciones, el espesor del manto sigue en retroceso, registrando valores por debajo de lo esperado para la época del año, especialmente en vertientes sur, donde la nieve es escasa y se aprecian abundantes afloraciones de árboles y arbustos. En cotas altas los espesores son mayores, irregularmente distribuidos y únicamente se alcanza o se supera ligeramente el metro en ventisqueros y zonas propicias a la acumulación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión