Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El aumento de casos en Lérida pone en alerta al Bajo Cinca

En los últimos días está habiendo un goteo de positivos en la zona sanitaria de Fraga y también en la comarca de la Litera. 

Centro de salud de Fraga.
Centro de salud de Fraga.
Patricia Puértolas

El incremento de positivos de covid-19 registrado en la zona sanitaria de Lérida preocupa en Aragón y en especial, en la comarca del Bajo Cinca, por sus estrechos lazos laborales y comerciales con la comarca del Segriá. Durante las dos últimas semanas, los casos han subido un 40% en el lado catalán y finalmente, el departamento de salud de la Generalitat ha optado por organizar un cribado masivo en la capital leridana.

La situación mantiene "en alerta" a los profesionales de la zona de salud de Fraga, donde ya han vivido repuntes vinculados con el constante flujo de personas entre ambos territorios. Y más atendiendo al goteo de nuevos casos de los últimos días. La cifra más alta se dio este miércoles, con 10 positivos, lo que eleva a 29 los alcanzados en la última semana. Los casos todavía están en estudio. No obstante, y según fuentes sanitarias, algunos de los afectados mantienen vínculos laborales con la comarca del Segriá.

También se han registrado nuevos casos en otras comarcas de la zona oriental de Aragón. En los últimos siete días, la zona sanitaria de Binéfar acumula 16 positivos y la de Tamarite de Litera, 14. En esta última, son casos aislados de índole familiar y repartidos en varios municipios, como Albelda, Altorricón y Tamarite.

En Fraga, también están dispersos entre diferentes poblaciones que forman parte de esta zona de salud. Y, de momento, aunque es la única comarca que ya registra la presencia de algunas cuadrillas de trabajadores del campo, ninguno de los nuevos casos se corresponde con temporeros.

De media, el Bajo Cinca recibe entre 5.000 y 6.000 trabajadores estacionales. No obstante, las últimas heladas, que acabaron con la mitad de la cosecha de fruta dulce, harán bajar de forma drástica la necesidad de mano de obra en las labores agrícolas y también en los negocios relacionados con la recolección.

Durante el pasado verano, la zona sufrió un importante repunte vinculado con el desarrollo de la campaña agrícola. Y es que por sus condiciones de vida y su imperiosa necesidad de trabajo, los temporeros fueron los más vulnerables ante el coronavirus.

Menos trabajo este año

Desde el Ayuntamiento de Fraga, se insiste en que este año van a tener «muy complicado» encontrar trabajo en esta zona y se recomienda buscar otro destino laboral. Aunque espera que su mensaje sea escuchado (también el Gobierno de Aragón quiere atajar el efecto llamada), al igual que hiciera el pasado año, y siempre que haya necesidad, el consistorio tiene previsto habilitar el pabellón del Sotet como albergue para temporeros sin techo, con el fin de sacarlos de la calle en plena pandemia y darles un alojamiento digno. Para ello, ha reservado una partida de 150.000 euros en sus presupuestos. La gestión volverá a correr a cargo de Cruz Roja.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión