Huesca
Suscríbete por 1€

Huesca rehabilitará el puente modernista de San Miguel, construido en 1912 y BIC

Las obras, con un coste de casi 140.000 euros, cuentan con ayuda estatal a través del 1,5% Cultural para la recuperación y puesta en valor del patrimonio histórico.

El puente de las Miguelas está en la salida de Huesca hacia la carretera de Sabiñánigo.
El puente de las Miguelas está en la salida de Huesca hacia la carretera de Sabiñánigo.
Rafael Gobantes

El Ayuntamiento de Huesca ha licitado la redacción del proyecto para la rehabilitación del puente de San Miguel de Huesca, construido en 1912 y declarado BIC (Bien de Interés Cultural) en 2006. La intervención, para restaurar la ornamentación y la estructura, contará con financiación del Estado, a cargo del 1,5% Cultural, para la recuperación y puesta en valor del patrimonio histórico. El presupuesto total asciende a 139.712 euros y el gobierno central aportará el 75%.

A principios de 2020, el Ayuntamiento de Huesca presentó al programa ‘1,5% Cultural’ convocado por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) tres propuestas para conseguir financiación: el casino, el puente de San Miguel y la muralla.

El 14 de diciembre se hizo público que la elección del Mitma y del Ministerio de Cultura y Deporte fue el puente. Está situado sobre el río Isuela en la salida del casco urbano hacia la carretera de Sabiñánigo. También se le denomina de las Miguelas, nombre por el que se conoce al convento de las Carmelitas Calzadas de San Miguel, junto al viaducto.

Según la memoria técnica, se considera "relativamente urgente" acometer la reparación y refuerzo de su estructura, dado el "avanzado estado de deterioro de esta y debido a la importancia del puente desde el punto de vista del patrimonio histórico, no solo de la capital oscense sino a nivel nacional".

Aunque la seguridad estructural es "aceptable", no se podría garantizar la durabilidad a medio y largo plazo. El deterioro más destacable está relacionado con los refuerzos inferiores, de chapas de acero, añadidos en 1988 y que están parcialmente desprendidos. Deberán sustituirse por bandas de fibra de carbono, aunque esto no cambiará la fisonomía del puente. Asimismo, será necesario limpiar el hormigón y sanearlo en las zonas deterioradas, aplicar inhibidores de corrosión, reparar las fisuras localizadas, restaurar los elementos arquitectónicos, sellar y prolongar los elementos de drenaje.

La empresa que redacte el proyecto de obras deberá presentar también un plan de tráfico, ya que el puente es utilizado no solo por los vehículos que se dirigen hacia Sabiñanigo sino que facilita la salida hacia el paseo Lucas Mallada y la avenida Doctor Artero. 

El autor del proyecto patentó el diseño tras construir el puente.
El autor del proyecto patentó el diseño tras construir el puente.
Rafael Gobantes

Un hito de la ingeniería en España

El puente de San Miguel marcó un hito al ser el primero construido con la tipología de arcos de hormigón armado articulados en España, según recoge Centro de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo (Cehopu). Se inauguró en 1912, como parte de las obras de circunvalación de la ciudad y de la nueva carretera de Huesca a Sabiñánigo (N-330 a) y sustituyó al viaducto anterior ubicado junto al convento de las Miguelas. 

Pese a su reducido tamaño, "se trata de una esmerada obra de ingeniería, que destaca por ser el primer puente español de hormigón armado en el que se emplea el arco articulado". "Su diseño combina un funcional y novedoso sistema constructivo, que fue patentado por su autor, con una interesante ornamentación modernista acorde con su carácter urbano", señala su declaración como BIC.

Emilio Monterde, al frente delas obras de la carretera, encargó el proyecto a Gabriel Rebollo. Curiosamente, en la orden para aprobar la protección del puente que el BOA publicó en 2006 se confundió la autoría, que fue corregida en 2013. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión