Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Culmina la entrega de los bienes a Aragón tras 25 años de litigio

El Museo de Lérida ha traslado a Barbastro en un camión las últimas 41 piezas. El transporte se ha adelantado para no coincidir con la concentración de protesta en la ciudad catalana.

El 10 de marzo de 2021 se ha convertido en una fecha histórica para el arte aragonés emigrado. La operación de entrega de los 111 bienes de las parroquias aragonesas ha culminado por fin este miércoles con el traslado de los últimos 41, que han viajado en un camión desde el Museo de Lérida al de Barbastro-Monzón. Su estancia en Cataluña ha durado más de un siglo y ha habido que esperar 25 años de un largo y agotador litigio que solo se desbloqueó cuando el obispo Ángel Pérez presentó una demanda contra su homólogo de Lérida. 

El transporte especial con los frontales de altar, retablos y esculturas del románico y el gótico que llevan más de un siglo en Cataluña ha hecho su entrada en el patio del museo barbastrense en torno a las 11.45. Venía escoltado por la Guardia Civil, que ha tomado el relevo a los Mossos d'Esquadra en el límite provincial. En el entorno del edificio se ha desplegado un amplio dispositivo formado por media docena de patrullas de guardias civiles y agentes también de la Unidad Adscrita de la Policía Nacional que han cortado los accesos.  

La previsión era salir a las 11.00 de la ciudad catalana para recorrer los apenas 65 kilómetros que la separan de Barbastro, pero la coincidencia a esa hora con una concentración convocada por el Círculo de Amigos del Museo de Lérida para protestar por la salida de las obras ha aconsejado adelantar el viaje para evitar cualquier incidente, de forma que a las 10.45 ha partido el convoy.

El Museo de Lérida ha traslado a Barbastro en un camión las últimas 41 piezas. El transporte se ha adelantado para no coincidir con la concentración de protesta en la ciudad catalana.

Ha sido el cuarto y último viaje, después de los realizados el 15 y 22 de febrero y el 5 de marzo con objetos de menor valor, en cumplimiento de la orden judicial de ejecución provisional de la sentencia. Esta no es firme, se recurrió ante la Audiencia de Huesca, pero el juzgado de Barbastro atendió la petición de hacerla efectiva mientras se resuelve la apelación.

En el camión han viajado las piezas más valiosas de la colección emigrada propiedad de casi 50 parroquias, entre ellas una veintena declaradas Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Aragón, como el frontal de San Hilario de Buira, la talla de la Piedad de Ardanué y el cuenco y el sagrario de Benavente de Aragón, la arqueta de Buira, la talla de Santa Ana de Capella, la tabla de San Martín de Lascuarre, el retablo de San Antonio Abad de Monzón, el retablo de San Cristóbal de Santaliestra, la tabla del Calvario de Tamarite de Litera, el frontal de San Vicente de Treserra, las tablas del Nacimiento y la Epifanía, la Ascensión y Pentecostés de Binaced o el retablo de la Virgen de Portaspana (Graus).

Se completa así la llegada a Aragón de los 111 bienes eclesiásticos que la justicia había ordenado que volvieran a la Diócesis de Barbastro-Monzón.

En Barbastro esperaba el equipo del museo, junto a algunos párrocos de las iglesias de donde salieron los bienes desde finales del siglo XIX, así como el consejero de Educación y Cultura, Felipe Faci; la directora general de Patrimonio, Marisancho Menjón; y los letrados que han intervenido en la demanda de parte de la diócesis y la DGA, Joaquín Guerrero y Alberto Gimeno, respectivamente, que han contado con el apoyo jurídico de Jorge Español, letrado del litigio de Sijena. La ausencia destacada es la del obispo Ángel Pérez, de ejercicios espirituales en Almería.  

La operación de traslado culmina 83 días después de la orden de entrega emitida por el juzgado número 1 de Barbastro el 17 de diciembre de 2020. Lérida ha superado en algo más de tres semanas el plazo límite dado por el magistrado Carlos Lobón, que se cumplió el 15 de febrero. Al magistrado lo relevó una juez sustituta, Pilar Juste, quien en un reciente auto confirmó que continuara la entrega y demoró la decisión sobre posibles multas por el retraso.

Frente a la plaza trasera del museo se han concentrado una treintena de curiosos, que han arrancado a aplaudir cuando han visto al camión enfilar la calle: algunos vecinos de la zona, concejales de Barbastro y miembros de la Plataforma Sijena Sí, que han entonado su himno. Agustín Carrera, de Roda de Isábena, la localidad con más bienes emigrados, deseaba que algunos puedan verse en su catedral. “Todos no se pondrá, pero estaría bien que pudiéramos ver algunos ya que se ha actuado en la catedral”, señalaba con satisfacción.

La entrega por etapas ha reducido la expectación, pero no han faltado las muestras de alegría para celebrar que las obras de las parroquias regresan después de estar más de un siglo en Cataluña.   .   

Etiquetas
    Comentarios
    Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión