Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

El rodaje de 'Sauerdogs' mantiene el idilio del Valle de Benasque con el cine

El rodaje de este mediometraje dirigido por Guillermo Oliveira se está realizando en la zona del Plan de la Besurta y el entorno del Forau de Aigualluts, a los pies del Aneto, dos espacios impresionantes y majestuosos pero que tienen unos accesos complicados.

Rodaje de 'Sauerdogs' en Benasque
Rodaje de 'Sauerdogs' en Benasque
Facebook/Guillermo Oliveira

Si en los años sesenta del pasado siglo Almería se convirtió en el gran plató del cine español y europeo -y no solo por los populares 'spaguetti western' rodados en esa época en las tierras almerienses- el valle de Benasque lleva el camino de tomar el relevo como la nueva meca cinematográfica nacional en este arranque de 2001.

Los parajes naturales y las localidades del Valle han sido especiales protagonistas durante los dos primeros meses del año del rodaje de sendas películas, la más intimista 'La cima' y la –para los cánones del cine patrio- superproducción 'A mil kilómetros de la Navidad', que aspiran a convertirse en grandes éxitos de taquilla en los próximos meses.

Y ahora, recién partida la troupe de casi cien personas que ha acompañado el rodaje de la segunda, con el comienzo de marzo llega el turno para un nuevo proyecto, 'Sauerdogs', que se ha presentado en la zona casi de puntillas, inadvertidamente, pero que sigue la senda de las dos películas anteriores en su simbiosis con el Valle de Benasque y sus escenarios nevados.

Un mediometraje trufado de romanticismo

La nueva producción no es exactamente un largometraje sino más bien un mediometraje trufado de romanticismo en su concepción y en su propia realización ya que se está rodando en 35 milímetros y cliché anamórfico a cuatro perforaciones, obviando el soporte digital ahora prácticamente imprescindible. Al frente del proyecto figura el interesante director Guillermo Oliveira quien cuenta con los actores August Diehl (Malditos Bastardos, A Hidden Life, Los falsificadores…) y Jonathan D. Mellor (“Remember me”) como protagonistas de una historia que remite a los títulos del cine de aventuras ambientados a finales del XIX o principios del XX en los territorios blancos del norte de Estados Unidos y se mira en el espejo de clásicos como 'Colmillo blanco'.

Espectaculares escenarios y acceso con trineos de perros

El rodaje en el Valle de Benasque se está realizando en la zona del Plan de la Besurta y el entorno del Forau de Aigualluts, a los pies del Aneto, dos espacios impresionantes y majestuosos como requiere la trama de la película pero que tienen unos accesos complicados que han obligado a la productora a contratar los servicios de la Compañía Senderos Ordesa para que les abran caminos en la nieve y poder llegar hasta el set de rodaje con el material necesario. Material que, por cierto, tiene que ser transportado a mano ya que los vehículos no pueden salvar algunos de los empinados tramos de acceso a las áreas de rodaje. Por ello, los trineos de perros que forman parte de la acción se han revelado como perfectos complementos de transporte en estos parajes que recuerdan los agrestes espacios de Alaska.

Y aunque se está rodando en formato de mediometraje, no se descarta que la historia acabe convertida en un largometraje sobre las andanzas de Bill y Hans, dos fracasados buscadores de oro que se han encontrado con que el invierno se ha adelantado e intentan regresar a casa en un maltrecho trineo de perros. En un inhóspito valle nevado, exhaustos y con las manos vacías, su margen para el error se ha agotado. Por eso, cuando uno de los perros no puede continuar y la comida empieza a escasear, los cimientos de su lealtad y amistad empiezan a resquebrajarse.

Detrás de este proyecto se encuentra un Guillermo Oliveira que en 2018, siendo un completo desconocido, sorprendió con su producción independiente “Desenterrando Sad Hill“, que se convirtió en el documental revelación de la temporada. En él contaba cómo un grupo de fans deciden recuperar el Cementerio de Sad Hill construido en 1966 para la escena final de la película “El bueno, el feo y el malo”. Ahora vuelve a recuperar el universo del western y sus epígonos en esta nueva producción que ha encontrado un perfecto escenario en el Valle de Benasque.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión