Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

huesca

El Museo de Lérida pone fecha al envío de las 83 piezas restantes de Barbastro

El traslado se hará en dos tandas el 5 y el 10 de marzo a cargo de la empresa SIT Expedición Arte y Seguridad. El obispado altoaragonés solicitará un pronunciamiento judicial que confirme las fechas de entrega. 

Llegada del camión con las cinco obras en medio de un amplio dispositivo de seguridad.
Llegada a Barbastro del camión con el segundo envío de obras realizado por el Museo de Lérida. 
Rafael Gobantes

El Juzgado número 1 de Barbastro tiene por fin encima de la mesa el plan del Museo de Lérida para la entrega de las 83 piezas de la colección de obras de arte de las parroquias altoaragonesas que todavía tiene pendientes de devolver por mandato judicial al Obispado de Barbastro-Monzón. El traslado se llevará a cabo en dos tandas los días 5 y 10 de marzo por parte de la empresa especializada SIT Expedición Arte y Seguridad, que ha resultado adjudicataria del concurso por 25.385,80 euros. No obstante, el Consorcio leridano ha puesto como condición a la jueza que antes resuelva los recursos contra la ejecución provisional ya que si finalmente no se ratifica la sentencia, considera que podrían vulnerarse derechos fundamentales. 

El abogado del Obispado de Barbastro-Monzón, Joaquín Guerrero, ha celebrado el compromiso del Museo de Lérida valorando "este cambio de actitud con gran agrado", aunque ha recordado también que tanto el Consorcio como la Generalitat siguen manteniendo escritos de oposición ante el Juzgado de Barbastro. 

El director del Museo Diocesano de Barbastro y delegado de Patrimonio, Ángel Noguero, considera que es una noticia importante, dentro del proceso de devolución instado por el Juzgado de Barbastro que, cuando se complete, será “la culminación de 25 años de esfuerzo, trabajos, desánimos y, también, algunos ánimos. Será más alegría cuando estén aquí”.

El letrado ha solicitado a la jueza sustituta, Pilar Juste, que emita una orden judicial dando validez a esas fechas de entrega para dar formalismo legal a esta declaración de intenciones. “Nos parece perfecto y estamos encantados de que quieran entregar esos bienes en esas fechas, pero si incumplen no tienen ninguna responsabilidad. Por eso queremos que sea el Juzgado, quien dio la orden de ejecución provisional de la sentencia, el que dirija los tiempos. No hay ningún inconveniente en que sean esos días pero no porque lo digan desde Lérida si no porque haya una orden judicial que en caso de incumplimiento conlleve responsabilidades”, ha recalcado Guerrero. Tanto él como su homólogo del Gobierno de Aragón, Alberto Gimeno, han pedido ya esta mañana a la jueza “que no se deje arrebatar la dirección del caso”.

El propio presidente Javier Lambán también ha reaccionado al anuncio de Lérida a travñes de las redes sociales valorando que "el empeño insobornable del Obispado de Barbastro-Monzón y del Gobierno de Aragón ha dado resultado. El Estado de Derecho ha funcionado". No obstante, también espera "que nuestros vecinos no nos reserven alguna sorpresa de última hora", ha indicado.

Mientras, el director del Museo Diocesano de Barbastro y delegado de Patrimonio, Ángel Noguero, considera que es una noticia "muy importante y posiblemente definitiva porque será la culminación de 25 años de esfuerzo, trabajos, desánimos y, también, algunos ánimos. Será más alegría cuando estén aquí”.

Mientras, el director de la Oficina de Comunicación de la Iglesia en Aragón, José María Albalad, se ha felicitado porque "el retorno soñado de los bienes a Aragón está cada vez más cerca".  Con todo, ha advertido también de que "el Obispado de Barbastro-Monzón ha esperado pacientemente el plan prometido por el Consorcio del Museo de Lérida para la devolución inmediata de las obras pendientes y no va a doblegar esfuerzos hasta que las 83 obras que faltan descansen en el Museo Diocesano". Ha recordado, además, que el Obispado actúa "en nombre de las 44 parroquias”. 

Tanto el obispado altoaragonés como la DGA, que actúa como parte coadyuvante en el litigio, solicitaron que al haber superado la fecha límite de entrega del 15 de febrero sin que se hubieran devuelto todas las piezas, se impusiera al Obispado de Lérida y al Consorcio del Museo Diocesano de Lérida multas diarias de 500 euros, a cada uno, durante un plazo máximo de cinco días para que entregaran la totalidad de la colección, y que se les apercibiera de posibles responsabilidades penales. Tras ello, la jueza solicitó una tasación de las 83 piezas que faltaban por entregar para establecer las posibles sanciones en base a ello ya que la Ley de Enjuiciamiento Criminal indica que las multas coercitivas pueden llegar hasta el 20% del valor de lo ejecutado

Cataluña devuelve los bienes "con indignación y un disgusto profundo"

De hecho, la consejera catalana de Cultura, Angels Ponsa, ha reconocido este jueves que devolverán los bienes "con indignación y un disgusto profundo", pero que no tienen otra alternativa por las "amenazas penales y económicas". 

Hasta ahora, el Museo de Lérida solo ha entregado 28 de las 111 piezas, las de menor valor. Las 23 del primer envío estaban tasadas en apenas 13.000 euros y las del segundo, en 39.000, cuando la colección completa está valorada en casi 8 millones. Estas 28 son las que el propio obispado leridano reconoció que eran propiedad aragonesa durante el juicio. Pero en las salas de exposición del centro continúan colgadas a la vista del público las de mayor valor: tablas, retablos, esculturas o una cruz procesional.

Así se hará el traslado

Según fijaba el pliego de condiciones del contrato de traslado, los 83 bienes restantes (algunos compuestos por varios elementos) viajarán en cajas de madera contrachapada, con refuerzo y aislamiento térmico y de impacto. Los embalajes serán individuales para los objetos grandes, como las tablas policromadas, y de conjunto para los pequeños, como la orfebrería y el textil.

El transporte será directo, sin descargas, paradas, aparcamientos en almacenes o cambios de vehículo hasta el destino final. No se permite a los conductores dejarlo solo en ningún momento y serán como mínimo dos para garantizar la conducción y la vigilancia simultáneamente. Si tienen que parar, se quedarán al lado del camión, que debe disponer de suspensión neumática, carrocería de seguridad, sistema de seguridad antirobo, de alarma y antiincendios.

Los objetos se embalarán a una temperatura estable de 20-22 grados y con una humedad relativa de 50-55%. Y una vez realizada la descarga deberán pasar 10 días, por el protocolo anticovid, para abrir los embalajes, un tiempo que coincide con la aclimatación al nuevo ambiente.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión