Despliega el menú
Huesca

aragón

Piriescape, el escape room del Pirineo que triunfa en Saravillo

En agosto de 2019, Cristina Escribano y Andrea Castillo, dos amigas asiduas a participar en este tipo de juegos, abrieron su propia sala en su pueblo.

Cristina Escribano es una de las impulsoras del escape room de Saravillo.
Cristina Escribano es una de las impulsoras del escape room de Saravillo.
Laura Uranga

Cuando Andrea le propuso a su amiga Cristina, entre vinos y un poco de broma, crear su propio escape room no pensó que la idea terminaría haciéndose realidad. Estas amigas, aficionadas a este tipo de juegos de escape, son las culpables de que desde hace un año y medio la localidad de Saravillo tenga su propia sala.

Situado en pleno valle de Chistau, el municipio se encuentra muy próximo a la Basa de la Mora, también conocido como ibón de Plan. Como no podía ser de otra forma, en Piriescape, quienes se atreven con el reto, viven una experiencia relacionada con una leyenda de la zona.

Se cuenta que, en la noche de San Juan, una princesa mora quedó atrapada aquí para siempre. En el escape, los jugadores se meten en el papel de unos excursionistas que se resguardan en una cuadra porque les pilla la lluvia”, explica Cristina Escribano, una de las impulsoras de esta idea. De hecho, el local donde se desarrolla el juego es una vieja cuadra que entre ella y Andrea Castillo, con ayuda de otros amigos, se encargaron de limpiar y adaptar para su nuevo uso.

Para quienes no estén puestos en la materia, un juego escape room consiste en resolver una serie de acertijos y enigmas para conseguir salir de una sala en la que el grupo está encerrado. Además, el tiempo es limitado, generalmente, a 60 minutos.

El ingenio, el trabajo en equipo y la imaginación son fundamentales para ir superando las pruebas. A veces, según cómo se vaya desarrollando el juego, el 'game master', en este caso Andrea o Cristina, puede dar pistas que orienten a los jugadores. “Solemos ser generosas, especialmente con grupos de principiantes que no han hecho ningún escape room previamente”, comenta Andrea.

La sala está ambientada y situada en una antigua cuadra de 34 metros.
La sala está ambientada y situada en una antigua cuadra de 34 metros.
Heraldo

Este es un perfil muy común en el juego de escape de Saravillo ya que muchos de quienes han pasado por allí son vecinos de la zona que querían saber en qué consistía aquello. “Casi todo el pueblo lo ha hecho. Todos salen muy contentos y están deseando que abramos otra sala”, reconocen.

Muchos de ellos tienen hoteles o restaurantes en la zona y haber vivido la experiencia les ayuda a poder después promocionarla entre sus clientes. “Cuando nos decidimos a lanzar el escape también fue para ofrecer una alternativa de ocio diferente”, explican. Así, el plan de Piriescape es perfecto para cuando sale un día malo y no se pueden hacer actividades en el exterior o, por qué no, para probar cosas nuevas aunque se esté en la montaña.

Aunque es complicado medir el éxito que ha tenido su iniciativa, ya que se abrió a finales del verano de 2019, Cristina y Andrea están contentas por ver su proyecto materializado. Confiesan que no han experimentado un claro impacto de la covid en su clientela, pese a notar claramente la práctica ausencia de reservas cuando la ciudad de Huesca está cerrada. “Desde octubre no habíamos tenido a nadie, pero en cuanto abrieron la capital hace unos días ha empezado a venir gente”, dice Cristina.

Por suerte, para estas dos amigas de Saravillo (Cristina es de Zaragoza pero vive allí desde hace tiempo) el escape room no es su principal fuente de ingresos, sino un extra. “No tenemos apenas gastos, ya que pagamos muy poco de alquiler por el local y tampoco hay nadie contratado, nos arreglamos entre nosotras”, explican.

De la mano con Cat2heroy

Aunque fue Cristina quien más movió el tema una vez lanzada la propuesta por su amiga, quien tenía la historia ya montada en su cabeza era Andrea. Pero para el lanzamiento de la sala fue crucial contar con la ayuda de Cat2heroy, una empresa experta en materializar este tipo de juegos. “Teníamos claro cuál queríamos que fuera el principio y el final. Les contamos la idea y los elementos que incluiríamos, todos relacionados con el entorno, y ellos nos ayudaron a hilar todo”, explica Andrea.

También se encargaron de diseñar los esquemas de los juegos que, después, Cristina y su pareja construirían a mano y de forma artesanal. Otros son eléctricos y fueron comprados. Una vez que tuvieron todos los elementos listos, faltaba colocarlo todo en su sitio y empezar a testear el juego con los chicos de Cat2heroy y con varios grupos de amigos.

La ambientación es parte fundamental en este tipo de salas y la de Piriescape, cuya aventura se llama ‘La nuet mágica’, hace que el jugador se adentre en una cuadra real. Tras unas puertas de madera antiguas, el juego comienza en una sala con herraduras, cencerros y otros objetos con los que los excursionistas perdidos deberán jugar para conseguir salir.

Hasta la fecha, unas 150 personas han pasado ya por este escape room del Pirineo que, junto con varios de Jaca y otros tantos de Huesca son los únicos que existen en la provincia. A diferencia de las salas de las grandes ciudades, a las que acuden generalmente grupos de amigos expertos, el público de Piriescape son más familias o grupos de turistas que aprovechan para hacer algo diferente.

Este tipo de juegos son de un solo uso por lo que Cristina y Andrea ya están pensando en crear nuevas aventuras, quizás una infantil y otra para adultos. Pero sus planes se vieron truncados por la pandemia así que los escapistas del Pirineo tendrán que esperar.

Por el momento, quienes no hayan pasado todavía por Piriescape pueden realizar su reserva por teléfono (645782652) o correo electrónico, así como a través de redes sociales. Se puede participar en pareja o en grupos de hasta cinco personas. Hasta nueva orden, junto al ingenio y la imaginación, el jugador deberá llevar la mascarilla para vivir la experiencia de forma segura.

Etiquetas
Comentarios