Despliega el menú
Huesca

huesca

Multan a 29 personas por asistir a fiestas ilegales de Carnaval en pisos de Huesca

La Policía Nacional comprobó que incumplían las medidas de distancia social, el número de personas que se reunían, así como el uso obligatorio de la mascarilla. Se enfrentan a multas de hasta 60.000 euros.

La Policía Nacional reforzó los controles durante el fin de semana para evitar fiestas ilegales de Carnaval en Huesca.
La Policía Nacional reforzó los controles durante el fin de semana para evitar fiestas ilegales de Carnaval en Huesca.
Rafael Gobantes

Agentes de la Policía Nacional han propuesto para sanción administrativa a 29 personas que fueron sorprendidas en cuatro fiestas ilegales celebradas la semana pasada en la ciudad de Huesca, coincidiendo con la festividad de Carnaval. Ahora se enfrentan a multas de hasta 60.000 euros.

Según han informado fuentes de la comisaría oscense, los asistentes incumplían las medidas restrictivas establecidas por las autoridades sanitarias para luchar contra la pandemia de la covid-19, como la distancia social, el número de personas que se reunían, así como el uso obligatorio de la mascarilla, siendo todos ellos propuestos para sanción por los agentes ante el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón.

Con ocasión de los Carnavales, la Policía Nacional había reforzado el despliegue de agentes en la ciudad para evitar aglomeraciones e incumplimientos de las medidas sanitarias. Todas las fiestas ilegales se estaban celebrando en domicilios particulares, sin que se detectara la presencia de ningún menor en ellas. Uno de los asistentes a estas fiestas trató de huir sin éxito de la Policía trepando por el enrejado del portal del inmueble.

El pasado mes de noviembre, la Policía Nacional de Huesca también propuso para una sanción administrativa a nueve personas, de entre 30 y 40 años, que realizaban una fiesta ilegal en una finca de una zona próxima a la calle Balsas de Chirín. Una dotación policial observó de madrugada una gran cantidad de vehículos junto a ese lugar, en el camino del Molino Bajo de Huesca, así como música a gran volumen, gritos y voces que procedían del interior de una casa de campo. 

Llamaron en repetidas ocasiones a la puerta de entrada del inmueble y abrió la propietaria, la cual en principio negó que se estuviera celebrando una fiesta, argumentando que en su interior solo había cuatro personas. Entonces, se les requirió para que salieran fuera y los agentes pudieron comprobar que en realidad eran nueve, no convivientes, celebrando una fiesta en horario de toque de queda.

Etiquetas
Comentarios