Huesca
Suscríbete

Educación

Las familias del IES Pirámide de Huesca reclaman en la calle un transporte escolar "digno" tras los recortes del servicio

Padre y alumnos se concentran para exigir que se restablezcan las condiciones existentes hasta enero, cuando la flota pasó de 17 a siete autobuses y algunos alumnos tienen que esperar hasta 40 minutos para volver a casa. 

Las familias del IES Pirámide se han concentrado delante de la delegación del Gobierno de Aragón.
Las familias del IES Pirámide se han concentrado delante de la delegación del Gobierno de Aragón.
Rafael Gobantes

Las familias del IES Pirámide de Huesca han salido este viernes a la calle para denunciar los recortes sufrido en el transporte escolar a la vuelta de la vacaciones de Navidad, cuando el servicio pasó de movilizar de 17 a 7 autobuses para llevar y traer a los alumnos desde la capital oscense hasta el centro, situado a 4 kilómetros de la ciudad. A la vez reclaman que se restablezca el servicio en las condiciones en las cuales se prestaba hasta el 7 de enero. Hay cerca de 600 escolares afectados.

La reducción de la flota ha obligado a establecer dos turnos de viaje y a que los estudiantes que van en la segunda tanda lleguen al instituto 10 minutos después del inicio de las clases y vuelvan a sus casas tras esperar 40 en el recinto escolar. Los de la primera deben esperar entre 10 y 20 minutos, En este tiempo solo pueden permanecer en las aulas en caso de que llueva.         

En la concentración han participado padres y alumnos, desde 1º de ESO hasta 2ª de bachillerato. Han sido estos quienes han portado la pancarta reivindicado un transporte "digno" y quienes han leído el manifiesto explicando que la situación actual "afecta al descanso de los estudiantes y sus familias, al acceso a la educación, a la igualdad de oportunidades y a equidad de trato en comparación con el alumnado de otros centros de la capital".

Roberto Capuz, presidente de la APA del IES Pirámide, ha indicado que, tal y como están las cosas, "no nos ha quedado otro remedio que hacer esta concentración". Según ha explicado, hasta ahora el servicio de autobús escolar era apropiado, ya que por ley, la administración tiene que proporcionar un transporte adecuado. El 9  de enero, las familias se reunieron con la directora provincial de Educación, Olga Alastruey, para que explicara el porqué de los cambios. "Nos dijo que era el transporte que había, lo que había conseguido", ha indicado el portavoz de los  padres. 

También fue interpelado en las Cortes, por parte de Cs, el consejero de Educación, Felipe Faci. "Dijo que era un grave problema y que lo iban a intentar solucionar, pero le hemos mandado una carta y no nos ha dado ninguna explicación", ha señalado Capuz. 

Situación "sobrevenida"

A la pregunta de Cs, el consejero explicó que esta modificación se debe a una "situación sobrevenida" ya que que la empresa que presta el servicio, Alosa, se negó a prorrogar el contrato y por tanto "nos hemos visto limitados a sus decisiones, que han sido poner solo siete autobuses, y no hay otra alternativa porque no existe ninguna empresa que pueda prestar ese servicio", recalcó. 

Ante la negativa de la prórroga, el departamento de Educación negoció con la empresa la contratación del servicio de autobús escolar con la modalidad de 'reserva de billete', que consiste en contratar determinadas plazas en una ruta de transporte regular. En este caso, es la que va desde Huesca a Tardienta y Robres. El consejero reconoció que no tenían "otra alternativa porque si no hubiéramos firmado este contrato, no tendríamos ni siquiera transporte escolar".  No hay más autobuses porque a la empresa no le resultaría rentable la ruta. 

"Había un protocolo por el cual se asignaba a cada alumno un autobús y un asiento, que tenía que utilizar durante todo el curso. Ahora, se ha roto por completo" 

A esta situación se añade la circunstancia de la pandemia. Según ha destacado Capuz, el IES Pirámide tenía un protocolo por el cual se le asignaba a cada alumno un autobús y un asiento para todo el curso. "Ahora, ese protocolo se ha roto por completo y, por supuesto, los vehículos viajan con todas las plazas ocupadas y sin desinfección, porque no les da tiempo", ha apuntado el presidente de la APA.

Padre y alumnos se concentran para exigir que se restablezcan las condiciones existentes hasta enero, cuando la flota pasó de 17 a siete autobuses y algunos alumnos tienen que esperar hasta 40 minutos para volver a casa.

Los padres han mostrado su preocupación por la compatibilidad de estos cambios en el transporte escolar con las medidas de prevención frente la pandemia, ya que además de quedar sin efecto el protocolo del inicio de curso, los alumnos "no tienen la supervisión necesaria en los tiempos de espera".

Sujetando la pancarta, Hugo Ramos, de 3º de ESO, ha comentado que "cuando terminamos las clases tenemos que esperar 40 minutos hasta que vengan los autobuses porque hay dos turnos de viaje". Su compañera, Julia Puyuelo, ha indicado que "hay veces que este rato se hace ameno pero es un poco pesado". "Podemos jugar al bádminton los días que llevamos la raqueta y al principio sí estábamos dentro, pero luego nos echaron de clase y hay que estar en el recreo, aunque  cuando llueve podemos estar en el aula", ha añadido. 

La APA considera que esta modificación del transporte "es intolerable y solicitamos que se vuelva a los horarios anteriores de forma inmediata y que de ninguna manera se cronifique para cursos posteriores". Es por ello que no descartan nuevas movilizaciones. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión