Despliega el menú
Huesca

Investigado un ganadero en Huesca por dejar morir de hambre a 43 ovejas y cabras

El Seprona lo descubrió al observar que una bandada de buitres sobrevolaba la granja. El implicado es un vecino de Huesca de 36 años.

Imagen de uno de los animales muertos.
Imagen de uno de los animales muertos.
Guardia Civil

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de Huesca ha investigado a un hombre como supuesto autor de un delito de maltrato animal, tras localizar en una granja de su propiedad un total de 43 cadáveres entre ovejas y cabras. Según la Comandancia, la instalación ganadera se encontraba completamente desatendida y los animales no disponían de alimento ni agua, además de tener amontonados gran cantidad de excrementos distribuidos por toda la superficie donde sobrevivían 100 animales. Los veterinarios del Gobierno de Aragón certificaron las deplorables condiciones en las que se encontraban los animales que todavía quedaban con vida, con desnutrición y falta de higiene.

El Seprona lo descubrió en los controles habituales que realiza en las explotaciones ganaderas. Fue el pasado 31 de enero, en la Comarca de la Hoya de Huesca, a raíz de la observación de gran cantidad de buitres concentrados en las inmediaciones de una granja, por lo que procedieron a realizar una inspección de la misma.

Al llegar a la explotación observaron que la misma presentaba grandes desperfectos en las puertas de acceso ya que estaban rotas y abiertas, localizando a un total de 43 animales muertos entre ovejas y cabras distribuidas por toda la granja, donde compartían espacio con los animales que todavía quedaban vivos.

La instalación se encontraba completamente desatendida, los animales no disponían de comida ni de agua, acumulándose gran cantidad de excrementos, solicitándose la colaboración de los veterinarios del Gobierno de Aragón a fin de que se certificara el estado que presentaban las 100 cabezas de ganado ovino y caprino que sobrevivían, los veterinarios corroboraron que su estado era deplorable.

Desde ese momento el Seprona de la Guardia Civil comenzó las gestiones necesarias para dar con el titular de la explotación ganadera, siendo localizado el pasado día 3 de febrero, procediendo a su investigación como presunto autor de un delito de maltrato animal, tratándose de un varón de 36 años vecino de Huesca.

Por parte del Seprona se continúan realizando inspecciones periódicas a la granja con el fin de verificar que se han restituido las condiciones mínimas de salud y bienestar animal de los ejemplares que continúan con vida en la misma.

Las diligencias instruídas han sido remitidas al Juzgado de Instrucción número 4 de Huesca, quedando el investigado con la obligación de personarse ante el Juzgado cuando sea requerido para ello por la Autoridad Judicial.

Etiquetas
Comentarios