Despliega el menú
Huesca

Las ayudas sociales de urgencia se disparan en el Pirineo con cientos de familias sin ingresos

Buena parte de los solicitantes son personas que nunca habían utilizado estos recursos.

Manifestantes en la movilización celebrada en Sabiñánigo.
Manifestantes en la movilización celebrada en Sabiñánigo.
Laura Zamboraín

El parón del sector turístico en los valles del Pirineo está provocando un aumento de las ayudas sociales de urgencia debido a la falta de ingresos de cientos de familias que dependían de los contratos de temporada (en diciembre cayeron de las 2.408 del 2019 a 344 del 2020). El Gobierno de Aragón presentó esta semana el plan de empleo Remonta para los trabajadores afectados por el cierre de las estaciones, aunque los empresarios lo consideran "insuficiente", mientras ayuntamientos y comarcas exigen un plan urgente de rescate.

Lourdes Arruebo, presidenta de la comarca del Alto Gállego, asegura que las ayudas de urgencia se han duplicado. Las peticiones están empezando a aflorar ahora, "sobre todo en Biescas, Panticosa y Sallent de Gállego". Los demandantes son personas que nunca habían acudido a los Servicios Sociales porque trabajan en temporadas de invierno y de verano, y en esta campaña no se han incorporado. "Algunas se han podido acoger a un ERTE, pero todavía no lo han cobrado y llevan meses sin ingresos. En muchos casos viven de alquiler, y en la parte alta del valle son más elevados. Tienen igualmente deudas en las facturas de luz, gas... incluso algunos ni siquiera disponen de dinero para comer", añade. Pero otras muchas, por las condiciones del mercado laboral en el sector, con contratos temporales que no han arrancado, ni siquiera tienen derecho al ERTE.

En 2020 se tramitaron 352 ayudas, frente a 163 en 2019. En alimentación se concedieron 75.000 euros; para facturas de energía, 6.000; y en alquileres, 15.000. Este enero se observa un aumento de solicitudes, sobre todo en los municipios del valle de Tena.

La Comarca de la Jacetania las multiplico por cuatro el año pasado, con 556 concedidas (hubo 732 solicitudes). Las peticiones se dispararon sobre todo de marzo hasta junio (en este mes empezó la desescalada y se pudo empezar a abrir el sector turístico), apunta Victoria Mora, responsable del Área de Acción Social. En 2019 se destinaron 43.762,94 euros y en 2020, 143.306,63. Destacan sobre todo las de alimentación y necesidades básicas (372) y vivienda (137). 

"Al principio de la pandemia comenzamos a atender por teléfono, y era un drama tras otro, ya que llamaba gente que se había quedado sin trabajo y no tenía para comer o pagar su casa, o se había quedado en ERTE pero no había cobrado", subraya la responsable del área. Y esta situación no ha cesado en estos últimos meses. En abril hubo semanas en las que se recibieron unas 10 solicitudes diarias de media. Son fundamentalmente de Jaca, y muchas relacionadas con hostelería, comercio y servicios, así como con las estaciones de esquí.

La presidenta de la Comarca de la Jacetania, Montse Castán, explica que se va a abrir una nueva vía de ayudas de urgencia para llegar a pequeños empresarios que en ocasiones no pueden pagar el alquiler o la luz. De esta manera podrán optar quienes "no cobran paro de autónomo y que sería justo que lo recibieran". Este tipo de ayudas se va a extender a todas las comarcas pirenaicas. La Diputación de Huesca también se ha comprometido a colaborar en la financiación de la atención social.

El triple de expedientes

Por su parte, la Comarca de La Ribagorza ha triplicado prácticamente el número de expedientes, de 40 en 2019 a 140 el año pasado, según la coordinadora del servicio, María José Gil. De ellos, 38 están directamente relacionados con personas que trabajan en el sector turístico "y es una tónica que va in crescendo porque estos últimos días están llegando nuevas solicitudes de personas afectadas por el colapso del sector". El volumen mayoritario de las demandas se están realizando en los municipios adscritos a las oficinas de Castejón de Sos, en la parte alta del territorio, cuya economía depende más del sector turístico. Un 46% son de alimentación, un 29% de alquiler de la vivienda y un 18 % de agua, luz o calefacción.

El presidente de la Comarca, Marcel Iglesias, reconoce estar "muy preocupado" por la crisis económica que está generando en el Pirineo el parón de la actividad. "Es especialmente grave en la zona norte por su especial dependencia de este sector, y a corto plazo no parece que se pueda reactivar dada la situación sanitaria".

Sobrarbe no es un territorio de nieve, pero el cierre de los establecimientos turísticos a partir de octubre ha dejado al sector sin puentes festivos ni vacaciones de Navidad. "El verano fue bueno, pero desde entonces apenas ha habido trabajo", señala la responsable de los Servicios Sociales, Raquel Soler, y esto ha tenido una traducción en las ayudas. "Hay muchos contratos fijos discontinuos, que se han reducido, o aplicado ERTE".

En Aínsa funciona un sistema de reparto de alimentos proporcionados de manera altruista por los productores de aceite, miel, huevos o patatas, que los ponen a disposición de familias necesitadas. Se inició en primavera, en verano bajó la demanda "y a partir de noviembre y diciembre ha vuelto a subir, por el parón del turismo", comenta el alcalde, Enrique Pueyo.

Etiquetas
Comentarios