Despliega el menú
Huesca

Así será el traslado de Lérida a Barbastro: 9 horas de trabajo, sin paradas y con cuarentena anticovid

La licitación de un contrato para el transporte indica que el Museo ilerdense cumplirá la orden de juez, pero otra cosa es la fecha de entrega.

Ángel Noguero y María Puértolas, director y la subdirectora del museo Barbastro-Monzón, donde todo está preparado para recibir los bienes.
Ángel Noguero y María Puértolas, director y la subdirectora del museo Barbastro-Monzón, donde todo está preparado para recibir los bienes.
Ascen Lardiés

Técnicos del Gobierno de Aragón viajaron hace 3 años al Museo de Lérida, con una orden judicial en la mano, para recoger los bienes del monasterio de Sijena, ante la reiterada negativa a entregarlos (el plazo para la devolución voluntaria expiró el 31 de agosto de 2017 y el operativo para traerlos se realizó el 11 de diciembre). Esta vez quizá no haya que recurrir al auxilio de la Guardia Civil. "No parece que las vayan a devolver en el plazo de entrega marcado por el juez del 15 de febrero, pero al menos es positivo que hayan dado el paso de iniciar la contratación de la empresa que debe transportarlos hasta Barbastro", señala el abogado de la diócesis de Barbastro-Monzón, Joaquín Guerrero, refiriéndose a la licitación del contrato para el traslado de las 111 obras incluidas en la sentencia.

Lérida no llegará al 15 de febrero. Según el pliego de condiciones, las ofertas pueden presentarse hasta el día 9, y luego habrá que resolver el concurso, que fija como límite para ejecutar el encargo el 31 de marzo. No obstante, el propio museo advierte de que la fecha "vendrá condicionada por las exigencias judiciales", y exige a la empresa "la máxima diligencia". El contrato está valorado en 34.500 euros.

En el camión viajarán 147 objetos (son 111 obras de arte pero algunas con varios elementos) en cajas de madera contrachapada, con refuerzo y aislamiento térmico y de impacto. Los embalajes serán individuales para los objetos grandes, como las tablas policromadas, y de conjunto para los pequeños, como la orfebrería y el textil.

El operativo se prolongará nueve horas: cuatro para la carga, cuatro para la descarga y una para el viaje, con cuatro técnicos. Para minimizar posibles accidentes en los objetos, se podría considerar hacerlo en dos días, transfiriendo la mitad en cada uno.

El transporte será directo, sin descargas, paradas, aparcamientos en almacenes o cambios de vehículo hasta el destino final. No se permite a los conductores dejarlo solo en ningún momento y serán como mínimo dos para garantizar la conducción y la vigilancia simultáneamente. Si tienen que parar, se quedarán al lado del camión, que debe disponer de suspensión neumática, carrocería de seguridad, sistema de seguridad antirobo, de alarma y antiincendios.

Los objetos se embalarán a una temperatura estable de 20-22 grados y con una humedad relativa de 50-55%. Y una vez realizada la descarga deberán pasar 10 días, por el protocolo anticovid, para abrir los embalajes, un tiempo que coincide con la aclimatación al nuevo ambiente.

Etiquetas
Comentarios